Pato confinado

Receta de salsa de chile dulce tailandesa

Salsa de chile dulce tailandesa.
Salsa de chile dulce tailandesa.

Es una de las salsas principales de la cocina tailandesa, una gastronomía que destaca por mezclar el dulce con el picante. Un estilo que no suele dejar indiferente: o te enamora o huyes de esta cocina oriental. La salsa de chile dulce tailandesa se vende ya preparada en muchas tiendas. Tiene un sabor picante medio, alejado de la potencia de las mezclas mexicanas, y es muy sabrosa y dulzona.

De un color rojo suave y espesa, con copos de guindilla y pepitas en su interior. Sirve para acompañar tallarines, arroces o guisos, también con carnes y pescados o rollitos. Nace de hervir las guindillas frescas con azúcar, agua y vinagre. Normalmente le ponen azúcar de palma, pero puedes usar perfectamente el blanco o moreno. Sírvela al modo tradicional, en un platillo, y que los comensales puedan usarla a su gusto.

Receta de salsa de chile dulce tailandesa

Ingredientes 4 personas:

  • Dos guindillas rojas frescas (si te parece muy picante, puedes sustituir una guindilla por un trozo de pimiento rojo).
  • 100 gr. de azúcar.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 ml. de vinagre de arroz.
  • 100 ml. de agua.

1. Machaca los elementos y cuece los ingredientes:

En un mortero machaca las guindillas frescas y los ajos pelados. Reserva. Pon el agua en una olla y añade el azúcar, el vinagre y la sal. Cuécelo hasta que se disuelvan los elementos. Echa las guindillas y los ajos majados. Remueve, y llévalo a ebullición a fuego fuerte. Cuando rompa a hervir, tenlo cinco minutos y apaga el fuego. Ve removiendo con el calor residual. Deja que repose y que se enfríe, verás como espesa. Puedes poner la salsa de chile dulce en un tarro de cristal hermético para que se conserve durante más tiempo. Sírvela junto a unas empanadillas, unos tallarines, o un arroz tipo tres delicias.

➥ Seguimos con una receta de curry verde tailandesa.