Pato confinado

Receta de canelones fríos de atún y huevo

Canelones fríos de atún y huevo.
Canelones fríos de atún y huevo.

Si decimos canelones a los catalanes seguro que les viene a la cabeza la Navidad, su tradición de tomarlos en el día de Sant Esteve (26 de diciembre). El resto lo asociará seguramente también con una comida de otoño o invierno. Son calientes, proteicos, con grasas... y deliciosos. Comida invernal, en definitiva.

Pero el canelón -en su misma fonética ya se entrevé su cercanía a 'camaleón'- se adapta a cualquier estación. Cambia sus vestidos en verano. Hay recetas frías, con rellenos menos calóricos, que desplazan la carne del cocido por el atún, por ejemplo, y que se asemejan entonces más a una ensaladilla o a un entrante veraniego.

La idea es cocer la pasta e introducir un relleno ligero y fresco, sin echarle la bechamel y gratinarlos en el horno. Consiste en crear unos rollitos bastante saludables, ligeros y refrescantes, cargados de atún, aceitunas, huevos duros, y un poco de mayonesa y salsa de tomate.

Es una forma original, divertida, y muy sabrosa, de disfrutar los canelones en julio o agosto. Puedes rellenarlos con otros ingredientes, con lo tengas a mano en la nevera, o con gambas, guisantes, queso ricotta, espinacas, arroz, maíz o incluso frutas.

Receta de canelones fríos de atún y huevo

Ingredientes 4 personas:

  • Placas de canelones (2-3 por persona, aprox.)
  • 3 o 4 latas de atún en aceite de oliva.
  • 2-3 huevos duros.
  • Mayonesa casera.
  • Salsa de tomate frito casero.
  • Aceitunas verdes (un buen puñado).

1. Cuece las placas y prepara el relleno:

Cuece las placas en agua siguiendo las instrucciones del fabricante, y deja que se templen (pásalas por papel absorbente). Mientras tanto, prepara el relleno. Cuela el atún de su aceite, ponlo en un bol y desmenúzalo. Cuece los huevos en agua durante unos diez minutos. Cuando se enfríen, los rallas y los añades al atún. Agrega varias cucharadas de mayonesa, un poco de salsa de tomate, un pizca de sal, y las aceitunas picadas (que se dejen notar). Remueve hasta que se integren los elementos.

2. Monta los canelones:

En una fuente pon en su base salsa de tomate frito. Monta con cuidado los canelones: añade el relleno (sin pasarte de cantidad para que no salga disparada la masa por las extremidades) y enróllalos. Pon los canelones sobre la fuente y echa sobre su superficie un poco de mayonesa y aceitunas bien picadas. Déjalos unos minutos en la nevera hasta que se refresquen.