Pato confinado

Receta de helado de cerezas casero

Helado de cerezas.
Helado de cerezas. Foto: Stefan Schweihofer/ Pixabay.

Los helados más saludables son siempre los caseros. Hablamos de los artesanales de verdad, pues entonces tienes un conocimiento exacto de los ingredientes que añades, y sin aditivos extraños o grasas originarias de lugares lejanos que buscan multiplicar el sabor tomando en secuestro a tus arterias.

Existen muchos tipos de recetas para hacer nuestro helado casero, partiendo usualmente de la leche, el yogur, o algún tipo de lácteo afín (como nata, la leche condensada, o el queso). También llevan azúcar, por lo que siempre será mejor echar la menor cantidad posible. Se hacen con todo tipo de frutas; con las cerezas, debido a que es un alimento dulce y gustoso, el helado sale espectacular.

Tienes que deshuesar los frutos con paciencia, y después hacer una mezcla (con yogur y nata para montar). La receta es una de las más sencillas para preparar el helado. Su dificultad está en saber montar la nata. Bátela al principio con suavidad y ve incrementando la fuerza a medida que espesa (lo ideal es hacerlo con unas varillas eléctricas). Algunos cocineros la preparan en un bol previamente enfriado en la nevera, pues facilita el proceso.

Receta de helado de cerezas casero

Ingredientes 4 personas: 

  • Medio kilo de cerezas deshuesadas.
  • 2 yogures griegos.
  • Medio litro de nata para montar.
  • 150 gr. de azúcar (aproximados).

1. Monta la nata con el azúcar:

Lava y deshuesa las cerezas. Ponlas en un bol. En otro recipiente, con unas varillas, monta la nata con el azúcar. Tiene que ser un cuenco redondo y profundo (ponlo en la nevera hasta que esté muy frío, así se montará mejor). Hazlo con una batidora de varillas (más sencillo) o a mano. Tiene que salir una nata espesa.

2. Haz el helado de cerezas:

Añade el yogur a las cerezas y bátelo.  Mezcla el yogur y las cerezas con la nata montada. Remueve hasta que se integren los elementos. Introdúcelo en el congelador, y cada media hora o una hora, sácalo y remuévelo de manera manual, para que no se formen cristales. Espera a que se endurezca y tendrás listo el helado.