Pato confinado

Receta de caldo verde portugués: maravilla para los días nublados

Caldo verde portugués.
Caldo verde portugués.

Seguramente, junto al bacalao, sea uno de los platos más paradigmáticos de Portugal. Un caldo verde, de patatas y col rizada (col gallega o berza), que se sirve junto a unas rodajas de chorizo. A mitad de camino entre la crema y la sopa, es una receta campesina, un reconstituyente, reconfortante, de sabor suave y matiz afrutado.

Fácil de preparar, se cuece la patata y la cebolla, y después se tritura hasta obtener una textura espesa, pero que siga conservando la esencia de una sopa o caldo. Luego se cuece con abundante col, cortada en tiras muy finas, que es la que le da color y nombre.

En la receta tradicional, el chorizo se sirve aparte, como decoración, pero también puede cocerse junto al caldo (o sofreirse) para darle un sabor más fuerte al liberarse los jugos.

Es una receta perfecta para domingos nublados o días de resaca.

Caldo verde portugués

Ingredientes 4 personas:

  • 1 manojo de col rizada (aproximadamente 300 g), lavada y cortada en tiras muy finas
  • 1 chorizo portugués, o ahumado gallego, o linguiça (aproximadamente 200 g), cortado en rodajas
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 4 patatas medianas, peladas y cortadas en gajos
  • 1,5 litros de caldo de pollo o agua (o lo justo para quede entre espeso y líquido)
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta al gusto

Cuece las patatas y la cebolla:

  1. En una olla grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Añade la cebolla y la patata cortada en gajos, los ajos pelados, y rehógalo por unos minutos. Puedes sofreír el chorizo, para que suelte parte de sus jugos y después esté más a punto cuando lo pongas de decoración. Si lo haces así, tras sofreírlo un poco, resérvalo.
  2. Cubre las patatas y la cebolla con caldo de pollo o agua.
  3. Lleva la mezcla a ebullición y luego reduce el fuego a medio-bajo. Cocina hasta que las patatas estén tiernas.

Tritura el caldo verde:

  1. Con una batidora de mano, tritura las patatas y la cebolla en la misma olla hasta obtener una crema líquida. Agrega más agua o caldo si estuviera demasiado espesa.
  2. Agrega la col rizada cortada en tiras finas a la olla y cocina durante unos 5 minutos, hasta que esté tierna pero aún vibrante y verde.
  3. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  4. Sirve caliente, preferiblemente con un chorrito de aceite de oliva por encima, y con varias rodajas de chorizo como decoración (puedes también freír o cocer el chorizo antes, para que saque sus jugos y se expandan por el caldo).

Más Noticias