Opinion · Recuperar el presente

“Emerge” algo nuevo en la izquierda


 

Manolo Monereo entrevistado por Héctor Juanatey

Visita la tienda

Marià de Delàs
Periodista

Horacio era su nombre en la clandestinidad.

Manolo Monereo es una de las muchísimas personas que se vieron obligadas en su día a moverse políticamente con un nombre ficticio, un “nombre de guerra”, por razones “de seguridad”. Como él, miles y miles de militantes comunistas, del PCE y de otras organizaciones clandestinas, gentes socialmente comprometidas, activistas en la política prohibida y colectivamente disciplinadas de la mañana a la noche los 365 días del año.

Alguien debería dedicar tiempo, más temprano que tarde, al estudio y al relato de este aspecto casi silenciado y relativamente reciente de la historia de España.

Algo se encuentra escrito sobre todo ello en un apreciable trabajo periodístico, editado por Icaria, dedicado en su mayor parte al pensamiento y los proyectos políticos en los que se implicó y se implica actualmente Manolo Monereo.

“Manolo cuenta en esta entrevista, hábilmente conducida por Héctor Juanatey, que aparecer señalado como precursor de Podemos le produjo no pocas enemistades y odios en la organización a la que ha dedicado gran parte de su vida”, escribe Pablo Iglesias en el prólogo del libro.

“El PCE ha sido siempre mi partido y lo seguirá siendo”, dice en esa larga conversación, en la que asume al mismo tiempo, “con resignación ante lo inevitable”, que ese partido, que tuvo “una fuerza enorme”, “ya no responde a la realidad histórica”.

Un libro en el que dice de sí mismo que siempre fue un “prosoviético realista”, pero que sus viajes a la URSS le sirvieron para darse cuenta de que esa posición “tenía los pies de barro”.

Habla Monereo sobre el poder que llegó a tener Santiago Carrillo, sobre los carrillistas, los debates internos, reflexiones, abandonos y reconciliaciones, rupturas y lealtades. Recuerda, por ejemplo, que no votó la Constitución del 78, porque le parecía “terrible”. Destaca la figura de Julio Anguita, del que dice que “fue algo que hoy casi nadie es capaz de imaginar”, “un antecedente de Pablo Iglesias”, porque no quiso ser “muleta del PSOE” y “rompió las reglas del juego”.

“Mi vida cambió en América Latina”, asegura en un capítulo en el que explica el tiempo en el que allí trabajó y en el que tuvo que enfrentar el fenómeno del populismo, un concepto que maneja “un grupo de jóvenes audaces que quieren traducir la experiencia latinoamericana a la experiencia española”. En esos términos se refiere a personas que ya conocía y que, como él, tuvieron la oportunidad de trabajar como asesores cerca de gobernantes que rompían con las políticas neoliberales. Jóvenes que se convirtieron en artífices de Podemos.

El populismo, considera, “puede ser una de las caras posibles del socialismo”. “Populismo de izquierdas”, que desde su punto de vista “comunista y marxista”, debe “combinar el sentido de clase con lo democrático popular, en un solo movimiento y una sola estrategia”.

Monereo reconoce que en un momento dado se dio cuenta de la existencia de una contradicción entre dos partes de Izquierda Unida: “la que encabezaba Cayo Lara y la que se identificaba con Alberto Garzón”. Garzón que, en su opinión, “tiene una cosa que solamente tiene otro político español, que se parece a él: Pablo Iglesias”.

Está convencido, sin embargo, de que tanto el PCE como Izquierda Unida “están amortizadas de cara al futuro”. “Hay que iniciar un proceso constituyente de la izquierda, es necesario reconstruirla, refundarla”. Piensa y explica en este libro que en este momento lo que emerge, lo que está en el orden del día es la construcción de un partido, una fuerza de masas democrática, republicana, federalista y socialista.

«Si IU era capaz de autotransformarse, podía haber sido el gran Podemos»

Extracto de la entrevista entre del periodista Héctor Juanatey a Manolo Monereo

—Retomemos. Estábamos en la etapa de Cayo Lara frente a Alberto Garzón y tu retorno con la gente del ceps. ¿Cuál es tu posición en ese momento?

Mi posición se interpreta como muy ambigua cuando aparece Podemos. Para una parte de la dirección de iu me convierto en un traidor.

Un podemita.

No, la palabra podemita vino después. En ese momento la palabra era más fuerte, me llamaron traidor. Decían que yo había inventado Podemos y que, por tanto, trabajaba para Podemos, y mi política de alianzas en iu con Garzón la hacía para llevarle también a Podemos. Así me veían. Entonces apareció Pablo. Pablo siempre ha tenido diversas relaciones con iu, militara o no militara, siempre tuvo relaciones positivas y militantes con iu. El Pablo que yo conozco es un militante leal de iu, en cierto momento de los más leales. Pablo, al que yo frecuentaba mucho en su programa Fort Apache, una noche me dijo: «Manolo, estoy hasta las narices de las ambigüedades de Alberto y de Enrique Santiago. Si siguen por ese camino, me presento yo.» Me quedé blanco.

Todavía no existía Podemos.

No. Pasa el tiempo y empieza a verse que Willy Meyer iba a ser el candidato a las europeas. En ese momento, una serie de personas damos la batalla para que Willy no fuese el candidato de ninguna manera. Queríamos que fuera directamente Alberto, pero él dice que no. Le convencen los de siempre, el grupo andaluz. Le convencen diciéndole que eso sería como dar una patada hacia arriba, que si se va a Bruselas desaparecería del mapa político. Él cae en la trampa y dice que no quiere encabezar la lista para las europeas. Tanto Pablo como Enrique Santiago y yo estábamos de acuerdo en que fuera Alberto, pero no pudo ser, perdimos la batalla. Luego se habló de Marina Albiol, etc., pero finalmente fue Willy Meyer. Entonces Pablo me preguntó: «¿De verdad vais a poner a Willy Meyer de cabeza? Si lo hacéis, me presento.» Al poco tiempo me llama y me pregunta si le puedo ofrecer mi casa para mantener una reunión. Le dije que mi casa es suya y mía desde siempre. «Quiero hacer una reunión contigo y diez personas más que he invitado», me dice. No digo a quién invitó pero sí quiénes estuvimos finalmente: mi compañera Araceli, un servidor, Enrique Santiago y Jorge García Castaño. Y Pablo Iglesias, claro. De los diez que citó, seis personas no vinieron. Algunos argumentaron su ausencia, otros… Otros sabrán por qué no quisieron venir. Esa reunión fue muy importante, todos tendrían que haber estado. ¿Por qué? Porque Pablo nos llamó para decirnos que finalmente se iba a presentar. El único que se opuso a que lo hiciera fui yo. Me enfrenté a él porque sabía que si lo hacía el problema que se le venía encima a iu era muy serio.

Fue a deciros con total certeza que se iba a presentar con otra formación, otra lista.

Sí, iba a hacerlo y quería decírnoslo primero. Nos dijo: «Quiero presentarme y quiero que lo sepáis antes que nadie.» Yo me di cuenta de que si eso sucedía se iba a dividir de verdad el espacio de iu entre dos fuerzas. Nunca pensé que Podemos sacaría tantos diputados. Nunca. Pero siempre tuve en la cabeza que dos o tres iban a sacar y, claro, se los iban a quitar a iu. Hice lo posible para que no lo hiciera pero cuando el pce, encabezado por su secretario general, José Luis Centella, hizo de muñidor de una lista encabeza por Willy Meyer, me di cuenta de que iu estaba entrando ya en una situación de muchísima dificultad. Íbamos a tener un resultado ambiguo y el futuro político de la formación iba a ser muy difícil. Eso, tanto Enrique Santiago, Jorge García Castaño y yo, lo supimos desde el primer momento, que por primera vez había una fuerza que disputaba la hegemonía de iu en su propio espacio. Sabíamos que era el principio del fin.

¿Por qué elige invitar a esas personas?

Todos estábamos en ese mismo proyecto. ¿Por qué? Porque para entendernos, Pablo, y digo básicamente Pablo, Enrique Santiago, Jorge García Castaño, Ramón Luque, Yolanda Díaz, Alberto Garzón, sin conspiraciones ni disciplina de grupo, estábamos en la misma área, estábamos luchando por la reforma de iu. Es decir, no era casualidad que en un momento determinado, cuando llego a una sesión de Fort Apache y nos estamos maquillando, me dice Pablo: «Estos están fallando. Alberto y Enrique, si no dan el paso adelante y se presentan, lo doy yo.» Y eso quería decir que Pablo estaba con los nombres que te he dicho, Pablo estaba luchando para que la refundación de iu fuese la construcción de una fuerza alternativa más allá de iu. En ese proceso que antes se había dado con las mesas de unidad, que se habían dado en procesos como el 15M, que se habían dado desde muchos puntos de vista, ese proceso tiene un elemento fundante: las elecciones gallegas. Es muy importante remarcarlas para explicar la presencia de esta gente. ¿Por qué? Porque las elecciones gallegas nos señalan esto que se llama ahora la ventana de oportunidad, las elecciones gallegas nos demuestran que lo que estábamos teorizando era posible. Que si Izquierda Unida era capaz de autotransformarse en eso que llamamos la refundación, pues Izquierda Unida sería, por decirlo así, podía haber sido el gran Podemos. Lo que ahora estamos intentando construir, la unidad de Podemos y iu, la tendría que haber hecho iu en su momento y con Pablo en nuestras listas, y con muchas de las personas que están en Podemos en nuestras propias listas. Entonces, en aquella reunión, Pablo siente, porque Pablo en muchas cosas tiene comportamientos de un chico de Vallecas, y esto muchas veces le puede perjudicar, pero por otro lado a sus amigos nos beneficia mucho, ya que es coherente con la amistad que dice tener, entonces él quería explicarnos a sus amigos por qué iba a construir eso que se llamó Podemos y por eso nos citó. ¿A quién citó? Pues a la gente que llevábamos tiempo hablando de eso. Cuando yo me reincorporo de nuevo a Izquierda Unida, después de la última asamblea, y me reincorporo a la dirección de Izquierda Unida, me reincorporo para este proyecto. ¿Por qué? Porque era lo que se había aprobado en la última asamblea.

Sí, en la X Asamblea de iu.

Es decir, en la décima asamblea, lo más trágico para iu, la tragedia que hemos vivido los hombres y mujeres de iu, es que ganamos un Congreso y perdimos una política. Ganamos un Congreso pero lo ganamos sin necesidad de gran esfuerzo. Era mayoritario, pero nos dimos cuenta de que los que estaban haciendo la política no creían en eso. Y así se crearon las condiciones para el surgimiento de Podemos.

Y al final Pablo Iglesias decide presentarse. ¿En qué situación quedaste?

Cuando terminamos la reunión, me quedé con mi compañera, Araceli, y nos preguntamos: qué hacemos. Porque Pablo es nuestro amigo. Y decidimos que lo mejor era esperar a ver qué pasaba en iu. Cuando vimos que sí, que iba a ser Willy Meyer el resultante de todo aquello lo supimos, supimos que nuestra situación en iu empezaba a ser ya muy complicada. Porque nosotros con Pablo siempre hemos tenido una relación de cariño y de afecto. Ha sido una de las personas más capaces de las que hemos conocido. Igual me pasa con Iñigo Errejón, Luis Alegre, Carolina Bescansa, Santiago Alba Rico, Carlos Fernández Liria… Todo ese mundo que luego fue podemita era el mundo que nosotros siempre habíamos tenido como referente, aparte, claro, de los mundos de iu, en toda su complejidad. Nos quedamos muy tristes. Y en gran parte en fuera de juego.

Llegó el nacimiento de Podemos, ¿y tú a quién apoyaste?

Hice lo que pude para que iu estuviera a la altura de las circunstancias y entonces llegó el resultado electoral, que yo no me lo esperaba. El domingo, antes de las elecciones, Ramón Luque me dijo que Podemos ya estaba en tres posibles eurodiputados y que la última semana iba a ser su semana, que podían superar los tres. Yo mismo me sorprendí porque no les daba más. Luego me di cuenta de que si la campaña hubiese durado una semana más nos habrían ganado por goleada. En ese momento yo hago una estupidez, de las que más me arrepiento en mi vida, que es pedirle una entrevista a Cayo Lara y contarle durante una mañana entera qué es Podemos y quién era el ceps. Se lo cuento y eso se convierte en un problema para mí. Con la lealtad que yo le tenía a Cayo Lara, le digo que es el momento de que se entere de quiénes son los que están detrás de Podemos, y le explico que detrás está uno de los equipos electorales más sofisticados de la historia de España. Le cuento cómo nace ceps, su evolución… Cuando terminé esa conversación, que él apuntó entera, me di cuenta de que me había equivocado. Le acaba de dar todos los argumentos a Cayo Lara contra mí. Y yo lo hice con lealtad. Le dije: oye, estos no son imbéciles, son personas de izquierdas de verdad, gente seria, formada, han asesorado a presidentes… Por favor, no los tomes como cuatro oportunistas o como un invento del imperialismo, que es lo que él decía, porque significará que no te has enterado de nada. Le expliqué todo, con afecto y con cariño. Cómo no lo voy a hacer, si son mis amigos. Cuando terminó todo aquello noté que mis relaciones con él habían acabado. Le dijeron rápidamente que Pablo Iglesias había dicho en un libro que…

Podemos se ha inventado en casa de Manolo Monereo.

Eso. Y a partir de ahí me encuentro con que para él soy el jefe de los podemitas, solo y aislado durante más de un año, frente a un equipo de Cayo Lara unido en alianza estratégica con iu Madrid, con Ángel Pérez, Montse Muñoz, con Gregorio Gordo y todo el equipo de Madrid, acusándome a mí e indirectamente a Alberto Garzón de ser podemitas y de ser agentes de un enemigo externo capaz de destruir iu. He tenido que soportar durante más de un año todo tipo de acusaciones. Era increíble la situación. No ser querido en la organización en la que estás y ser querido y valorado en la organización en la que no estás.