Opinion · El repartidor de periódicos

A Tertsch se le ahogan los «turistas» del Mediterráneo

La starlet mediática del Tony 2, Hermann Tertsch, ha descubierto que algunos de los ahogados del Mediterráneo vienen poco menos que de vacaciones. Lo contaba este miércoles en las piadosas páginas del ABC (La isla y los balseros). No quiero adjetivar al presunto periodista por estas palabras: “En las terribles bodegas de esos barcos se juntan fugitivos de la guerra siria con emigrantes de Bangladesh y el África negra. Pero no son los pobres sino los que pueden pagar”. Quizá sea que las tremendas imágenes difundidas esta semana en TV con los tratantes de carne golpeando con una vara las espaldas de los balseros morosos no han sido emitidas por Telemadrid y Hermann se ha despistado. “Devolverlos a las costas solo sube el precio de volver a intentarlo”. Y, cristianamente, añade: “Intervenir militarmente en Libia es otra opción […]. Hay que estar dispuesto a mancharse las manos en Libia y traerse cadáveres propios y, para los delicados estómagos europeos, eso es algo aun más difícil de digerir que mil muertos ahogados a la semana”. Que venga dios y lo lea.

 

abc.200Trillo salva la honorabilidad de Rato

La baraka de Rodrigo Rato es innegable. En plena vorágine de su escándalo de lavativas suizas y otras grandezas, aparece Federico Trillo y a tomar vientos. Hoy mismo El Mundo dedica al ex vice solo una columna en página perdida anunciando que el juez del caso Bankia no le retirará el pasaporte, y El País amanece sin novedad en el frente sobre el caso. Se acabó el circo. Editorializan nuestras dos grandes cabeceras de celulosa con el asunto Trillo (embajador de España en la pérfida Albión) y Vicente Martínez Pujalte (diputado popular), que cobraron respectivamente 354.560 y 75.000 euros por asesorar, dicen ellos, a la constructora que después resultó adjudicataria de los parques eólicos de Castilla y León, cuna del despegue de José María Aznar hacia el Parnaso de los grandes estadistas. “El pagador de Trillo y Pujalte ha intentado corroborar la versión de los diputados cobradores: el asesoramiento era verbal, no se les pedía nada por escrito, bastaba con verse en hoteles de vez en cuando. Pero la coartada pretendida para justificar los pagos a ambos políticos no tiene un pase. El ex diputado Federico Trillo, actual embajador en Reino Unido, está obligado a explicar en qué consistió la asesoría que le valía un sueldo de 9.000 euros mensuales, lo mismo que el diputado Pujalte, retribuido con 5.000 euros cada mes. Y el Partido Popular debería tomar medidas, porque la realidad es que ya no puede endosar más escándalos”, editorializa El País bajo un telegramático La coartada no vale. Y El Mundo tampoco intenta detener el disparo con mano blanda, como otrora acostumbraba ante cualquier escandalera popular: “Las expectativas del PP se hunden hasta extremos inéditos en las arenas movedizas de la corrupción y la formación se comporta como si hubiese dejado de creer en sí misma, conmocionada por la altura de los protagonistas, desnortada e incapaz de reaccionar, atada de pies y manos con el pasado por la renuncia contumaz a renovar su liderazgo y su modelo de partido, y a la vez descoordinada y distanciada del Ejecutivo, que también aparece ante la opinión pública como débil y dividido. En ese contexto de desaliento, las imágenes de la vicepresidenta bailando por sevillanas han podido ser inoportunas […]”. Ítem más: “No hay constancia de que Trillo y Martínez Pujalte tengan la más mínima experiencia en el sector de las energías renovables o en la reestructuración de empresas como para percibir tan espléndidos honorarios sólo por transmitir sus consejos. No es creíble”. Albert Rivera, y no Soraya, es el que se está soltando verdaderamente por sevillanas. Qué campaña le está montando el PP de Rajoy. Esto sí que es posar desnudo, y no aquel cartel inaugural de los Ciutadans, hoy Ciudadanos, de Rivera.

Rato, el sobrexpuesto

El enfado de ABC por cómo se ha sobrexpuesto mediáticamente al mejor gestor económico (sobre todo en lo doméstico suyo) de la democracia, lleva al columnista Jaime González a delirios vengativos contra los otros, contra quien sea, porque para los hooligans del PP «los otros» somos todos aquellos que no son ellos. Nosotros somos el camarote de los hermanos de Karl Marx. Escribía este miércoles en su columna Con flores a María: “No había preferentistas en la puerta del Tribunal Supremo […] en el momento en que la ex consejera de Presidencia de Andalucía, Mar Moreno, llegaba a declarar ante el magistrado que instruye el caso de los ERE”. Quizá sea porque los ERE no tienen nada que ver con las preferentes, amigo Jaime. Lo que extraña es que la columna no se haya titulado Y tú más. Se inventa además el periodista el concepto de “cándido golfo”, que es una cariñosa manera de tratar a “nuestros chorizos”, pues son de cantimpalo: “Como los del PP, amén de golfos por sentencia mediática, son de una candidez insuperable, atizan el fuego para que los bajos instintos del pueblo alcancen su máximo grado de combustión durante un Rato largo”. Olvida el columnista que en la intimidad se comportan mucho mejor los cándidos golfos del PP: “Luis, sé fuerte”.
En el mismo periódico, David Gistau, siempre elocuente, es de los que no se cortan a la hora de apuntar quién es el culpable de haber metido a Don Rodrigo en la ratonera catódica: “El ministro de Hacienda desata una operación de evidentes repercusiones mediáticas”. También acusa al siempre sonriente interfecto aludido de usar “su propia policía, puenteando a Anticorrupción” [no contempla que quizá fueron los mismos inspectores los que tomaron tal decisión porque Anticorrupción pueda estar corrupta]. Cristóbal Montoro tiene los días contados. Como el otro Don Rodrigo, también Rato cabalga después de muerto, aunque sea a lomos de rocinantes y no de Babieca.
Y en la misma página Ignacio Camacho [La repera, se titula el texto] insulta al prefinado con fineza quevedesca: “El ministro más antipático del Gobierno […] siempre es el de Hacienda por naturaleza y en este gabinete Montoro lo es además por vocación”. Además de hurgamandera, apaleada, que se dice. A las orejas de Montoro no les va a sentar nada bien tanto tirón.

 

La razon PodemosMarhuenda, el tapado de Podemos

Era martes y La Razón dedicaba su portada a las afirmaciones de la oposición venezolana, de tournée por estos lares, respecto a las vinculaciones de Podemos con Nicolás Maduro, que como todo el mundo sabe es el demonio con acento de telenovela. La saga continuaba el miércoles: “La Razón ha detallado las estrechísimas vinculaciones de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), germen político de Podemos, con el régimen bolivariano. Entre otros servicios prestados, CEPS orquestó la radicalización del discurso de Nicolás Maduro contra la oposición democrática en Venezuela a finales de 2014, que derivó en una brutal persecución y en el encarcelamiento de muchos de sus integrantes”, nos resumía en su página 5.
En la información de la página 14, tras la editorializada invectiva, se añade un ínfimo y descolorido matiz: “Tanto CEPS como Podemos niegan cualquier relación orgánica entre ellos”. Siendo La Razón el máximo órgano propagandístico de las huestes del malvado Pablo Iglesias, no se entiende que no concedan el mismo trato de favor a las tropas del arcangélico Mariano Rajoy, recordando que presos políticos del régimen español como Luis Bárcenas, Francisco Granados y Jaume Matas “en un momento u otro” formaron parte del PP, como se dice de Iglesias, Errejón, Monedero, Bescansa y Alegre respecto a CEPS. Aunque todos sabemos que Francisco Marhuenda es un tapado de Podemos, debería disimularlo un poco más si no desea que la gleba ignara pueda sospechar que La Razón no es un periódico objetivo.
abc garzonJueces de toda laya en ABC

El diario nacional-monárquico nos descubría este martes que podemos fiarnos del sustituto de Pablo Ruz con el cinco a la espalda de la Audiencia Nacional. José de la Mata, el hombre que tomará las riendas de las investigaciones Gürtel, Bárcenas, Pujol y Neymar jr., Ruiz-Mateos, el genocidio saharaui y los coletazos de Pescanova “nació en Cádiz, ciudad donde forma parte de una cofradía de Semana Santa (en la que ha salido de costalero)”. Imposible que Bieito Rubido no se fíe de hombre de tan espirituosos méritos profesionales. Con el ojo encima de este Gobierno, un poco salpicado en alguno de dichos casos, quizá  De la Mata vaya a necesitar más sus habilidades como costalero que como juez. O sea, justicia divina.
El martes fue el día mundial de los jueces para el ABC. Abría a toda sábana con la primicia de que Baltasar Garzón se fue a cazar con algunos de los imputados en la operación PúnicaFrancisco Granados y David Morjaliza— cuando aun no existía la Púnica, en 2002. El editorial El fango de Garzón y sus compañeros de caza es una oda a la presunción de inocencia cinegética: “[Garzón], el icono de la izquierda [???] podrá explicar qué hacía en 2003 en una cacería con la plana mayor de la red”. ¿Quizás cazar con unos políticos del PP cuyo expediente fraterno-daltoniano aun estaba limpio?

El País se pone patriótico

Dándole a Nicolás Maduro como acostumbra, El País nos editorializó este jueves con una soflama patriótica en defensa de la honorabilidad de nuestros queridos Felipe González y José María Aznar. En La deriva de Maduro señala el diario de Prisa que “Los insultos vertidos contra FG, como contra el ex presidente José María Aznar, son inaceptables”. Quizá no estaría de más que este diario recordara a sus lectores que Aznar fue el primer mandatario mundial que avaló el carmonazo, golpe de Estado fallido que intentó derrocar al electo Hugo Chávez en 2002 y que dejó unos cuantos muertecitos por las calles y plazas. Lo de apoyar a pro-golpistas extranjeros no se olvida fácilmente en ningún país. Y lo de FG viene por extensión. También en Venezuela, quizá, consideran que PP y PSOE son la misma cosa. Se lo ha soplado Pablo Iglesias, nuestro Lenin doméstico, a cambio de un pastizal. Ya nos lo contará la semana que viene La Razón. Seguro.