Opinion · El repartidor de periódicos

Ha fallecido una estrella

 

elmundo.750 (1)Alegres amanecieron el día del trabajador los periódicos conservadores. Alegres y elegíacos, lo que no es poco mérito. La dimisión de Juan Carlos Monedero es la segunda muerte de Hugo Chávez, y a partir de ahora podremos atar a la oposición venezolana con longanizas. La actitud general la resume muy bien Hermann Terstch, que salta de ironía antes de enseñar los dientes: “Este hombre es muy sensible y no aguanta las crueldades y bajezas de la política española”, arranca. Pero es que le puede a Terstch. Es que le puede: “Pocas figuras hay más despreciables que un izquierdista de un país democrático invitado a un país comunista. Lo digo por él y por todos los que le acompañaron a la miserable misión mercenaria de la tiranía […]. Ahora se va Monedero. Para los demás, que no son mejores, él ya es un estorbo porque pierde los nervios con frecuencia. Porque solo es valiente cuando se siente protegido por los poderosos. Entonces mucho. Pero no soporta la política sin los privilegios de la protección de los matones. Se va por cobardía y porque le echan”.

El género periodístico del psicoanálisis/ficción se le da estupendo a Hermann. Su capacidad para introducirse en las neuronas y diástoles de Monedero, en su pensamiento y en su corazón, son más dignas de Ana Rosa que del ABC. Yo realicé el mismo ejercicio de okupar la mente de Hermann como él okupó la de Monedero y me salió un silencio hosco. Algunas mentes son impenetrables.

Para El Mundo, en el día de la extraña salida de Casimiro García Abadillo de la dirección, “la ruptura notoria de la cúpula de Podemos […] es la consecuencia natural del abrupto vaivén ideológico con el que el partido, cegado por el brillo de las encuestas y embebido de una desbocada ambición de poder, está intentando travestir sus orígenes, procedentes del socialismo bolivariano, en una versión naïf de la socialdemocracia nórdica”. Analizar los campos semánticos del editorial de El Mundo también es un ejercicio de psicología: abrupto, vaivén, cegado, embebido, desmedida ambición, travestir, naïf… Sin embargo, noblesse obligue, al final del texto ofrece a Pablo Iglesias la posibilidad de entrar en el redil lampedusiano “y escapar del populismo de brocha gorda y de las propuestas gaseosas, y de redactar, en cambio, un programa concreto que le permita contribuir a la regeneración de las instituciones desde sus convicciones pero con una vocación constructiva”.

elpais.200La fuga de Monedero le permite a El Mundo instalarse en un tono sermoneador muy poco pedrojotero (tan lejanos ya sus tirantes), y suena la voz editorial meliflua y curil, hasta el punto de que solo le falta prescribirle a Pablo Iglesias dos salves, tres padrenuestros y cinco avemarías. Entre psicoanalistas y confesores, no es de extrañar que Podemos baje tanto en las encuestas.

Por Venezuela, por supuesto, no pasa el periódico solo de vacaciones: “Podemos intenta liberarse del estigma que lo relaciona con el régimen corrupto de Venezuela”. Lo del “régimen corrupto”, que lo será, escrito desde España, suena bastante gracioso. Quizá los editorialistas de El Mundo no leen su periódico, o sea.

Unas páginas más adelante, mi querida paisana Victoria Prego se pone tremebunda y anuncia la dilución del joven partido: “A ver si al final va a tener que resucitar IU para, a continuación, invitar a los supervivientes de Podemos a que se vayan incorporando a sus filas. Pero para ese viaje no habríamos venido”. Muy importante tiene que haber sido el Monedero este para alterar tanta portada e inspirar tanto devaneo neuronal habiendo ejercido apenas de número tres de un partido sin representación parlamentaria. Ha fallecido, sin duda, una estrella

A ABC le gustan las devoluciones en caliente

Se suelta el periódico de los Luca de Tena este miércoles con una de racismo a cara quitada. En el editorial La seguridad empieza en Melilla el periódico borbónico deja claro que ya no se acuerda de los muertos del Tarajal, asesinados con pelotas de goma y gases lacrimógenos en el estrecho por guardias civiles enloquecidos. Ahora resulta que no. Que los violentos son los migrantes desarmados y nadadores y los guardias civiles fronterizos constituyen una dulce ONG empeñada en recibir hostias humanitarias. “Varios mandos y números de la Guardia Civil han sido imputados por el juez Emilio Lamo de Espinosa por la devolución en caliente de un inmigrante que fue reducido por la fuerza después de amenazar a los agentes con un garfio […]. Los agentes de la GC no reciben una resistencia pacífica, sino insultos, amenazas, orines, salivazos, agresiones, entre gritos de ébola”.

Añade el editorial que los interrogatorios de Emilio Lamo “no son los de un juez imparcial […], son los interrogatorios de un acusador, que busca incriminar a toda costa”. Y añade que la devolución en caliente “ya está legalizada con la Ley de Protección Ciudadana”. Cierto con matices: incumplen las normativas europeas sobre derechos humanos, han sido consideradas ilegales por un informe redactado por 16 jueces y el Comité de Derechos Humanos de la ONU le ha pedido explicaciones al gobierno español por permitirlas. Somos el único país europeo que las ha legislado. Mientras, continúan muy muertos los 15 ahogados del Tarajal.

Y dale con ETA, Edurne

Estos días el juzgado de instrucción número 42 de Madrid ha admitido a trámite la querella de Podemos por injurias y calumnias contra nuestra condesa consorte y alcaldable Esperanza Aguirre, que vinculó a Podemos con ETA. El recurso de criminalizarlo todo vinculándolo con ETA, otrora tan socorrido para nuestra derecha, se va convirtiendo en chascarrillo, como esas expresiones facilonas e iterativas con las que los malos humoristas intentan hacernos reír. Edurne Uriarte, ex socialista, profesora y esplendente columnista de ABC es una de las más eximias Chiquitas de la Caltxale y sigue dale que te pego con la cosa, recordando, incluso, que una vez existió en España un tal José Luis Rodríguez Zapatero. Aprovecha Edurne las negociaciones colombianas con las FARC para arrear al exquisito cadáver socialista este martes en la columna ETA, FARC y la manoseada paz: “Cuando un gobierno se pone a negociar con un grupo de asesinos, hay normalmente dos tipos de causas, [y una es el] deseo de pasar a la historia como el estadista de la paz cuando la ideología del grupo terrorista no le repugna completamente, caso de Zapatero”. No necesita el lector de Edurne Uriarte explicaciones de por qué su referente ideológico/halterofílico/sentimental, o sea, José María Aznar, también negoció con ETA –y dio más concesiones a los presos de la banda que ningún otro chamarilero–, estando en su gobernete trincón nuestro amado líder Mariano Rajoy. ¿Tampoco la ideología del grupo terrorista le repugnaba completamente al PP? Oh, Edurne: cuántos silencios son necesarios para preservar la objetividad periodística. Si se lo dices a Pablo Iglesias, lo mismo te demanda.