Opinion · El repartidor de periódicos

La polka del cementerio

elmundo.750Un pequeño pueblo manchego se ha convertido en protagonista informativo de esta semana. Villar de Cañas está en Cuenca y no tiene ni quinientos habitantes. Allí estaba prevista la construcción de un cementerio nuclear, que con el cambio de gobierno autonómico se ha puesto un poco en entredicho. Las razones son diversas. La primera, que el presupuesto inicial no es demasiado realista, y según los expertos se va a disparar bastante. La segunda, que el terreno es inestable, pues está compuesto de arcillas expansivas, esto es, arenilla que se contrae y expande y cambia de forma y condición según las lluvias y tal. Lo dice el Colegio de Geólogos. Lo de los sobrecostes es cosa denunciada por la empresa norteamericana de ingeniería URS, que elaboró el informe por encargo del Consejo de Seguridad Nuclear.

Pero en este guerracivilero país eso de los estudios y tal nos lo pasamos por el forro. Aquí lo que nos va es la sambita ideológica. En resumen, que la derecha política y mediática quiere el cementerio y la izquierda no. Desde la derecha, lo explica muy bien hoy en El Mundo el siempre brillante Jorge Bustos, que ha sabido vestirle tono lúdico al habitual mal gesto de la prensa conservadora. «Todo el mundo sabe que la energía nuclear es de derechas, como los toros, el petróleo y los ministerios de defensa. Así que a nadie le puede extrañar que la ola de ternurismo roussoniano que bate España se proponga devolver al contribuyente al estado de naturaleza, edén previo a la explotación capitalista en la teología de Marx […]. Se ventila aquí una derivada graciosamente literal del adanismo de la izquierda, que ya no sólo cree haber venido a estrenar una democracia sino un ecosistema completo.
– ¡Pero si todo el pueblo quiere el ATC!–, se desespera el alcalde, que sería el primer mutante en caso de accidente.
La democracia es fetén cuando se ejerce en la plaza Sintagma, pero cuando se ejerce en Villar de Cañas es un puto engorro. Calle, hombre, no se ponga escrupuloso. ¿Qué puede importar la democracia cuando se trata de salvar el planeta? La democracia es fetén cuando se ejerce en la plaza Sintagma, pero cuando se ejerce en Villar de Cañas es un puto engorro. Vas a comparar un poblachón manchego -éste sí- con el romántico glamour de la Acrópolis».

Hombre, Jorge. Suena un poco excesivo que defiendas que un cementerio nuclear se pueda ubicar en tal o cual paraje por decisión democrática de las gentes del pueblo. Los geólogos y los ingenieros están para hacernos mirar esas incongruencias, que pueden ser muy peligrosas en un terreno de arenas movedizas como el que nos desvela. El desastre natural, además, es posible que también alcance al pueblo de al lado, por lo que quizá también habríamos de tener en cuenta el sufragio de los vecinos de Zafra de Záncara o Villarejo de Fuentes, tan ilustrados en estos temas de seguridad nuclear como el cartero de Villar de Cañas. Pues eso: que un fukushima no te estropee una gracieta, chaval. Lo mismo te contrata de jefe de prensa José Manuel Soria o el primo de Mariano Rajoy, aquel tan sabio que negaba con sólidos argumentos este cambio climático que hoy nos mata.

elpais.750El adánico El País, en su editorial del jueves El almacén de la discordia, se lo explica un poco a Bustos: «De entrada, el Gobierno tomó probablemente una decisión técnica equivocada al decidir el emplazamiento en Villar de Cañas, de entre los previamente seleccionados por el anterior Ejecutivo. Los análisis geológicos indican que el terreno no es idóneo para acoger un ATC, salvo que se hagan obras de modificación que implicarán sobrecostes aún desconocidos. El proyecto ha estado políticamente muerto desde 2011. Estos cuatro años debieron aprovecharse para consolidar un consenso y tranquilizar a las localidades vecinas, que corren, por decirlo así, el riesgo de la instalación sin acceder a los beneficios que obtendrá Villar de Cañas. Cuatro años es tiempo suficiente para cerciorarse de las condiciones geológicas de la zona, establecer las obras de consolidación necesarias y calcular los sobrecostes. Nada de esto ocurrió; y lo que se pretende es acelerar en dos meses lo que no se hizo en 40».

abc.750ABC, lisérgico y feliz

Bieito Rubido, director de ABC, está de enhorabuena. Esta semana hemos sabido que las cuentas del centenario periódico casi cuadraron en 2014, lo que es una gran noticia para el papel. Otra cosa es analizar cómo lo viene consiguiendo. La verdad, es que ya llevaba yo un tiempo deseando analizar la marhuendización de las portadas abeceras de unas calendas a esta parte, y la de hoy es claro ejemplo de lo que digo. Se trata de un aparente boletín de notas escolares del alumno/presidente Mariano Rajoy. Con innegable rigor informativo basado en sólidos datos aportados por las musas derechonas que inspiran al monárquico diario, nos damos cuenta de que Rajoy saca sobresaliente en crecimiento económico y prima de riesgo, y suspende en reforma de la ley del aborto. En corrupción y comunicación «necesita mejorar», y el «problema catalán» le ha quedado para septiembre.

estadísticaNunca hubiera imaginado uno que un diario tan circunspecto y enlevitado como ABC acabaría poniéndose tan estupefaciente y lisérgico como el que nos amanece hoy. Cualquier jornada de reflexión de estas nos abren el periódico con una caricatura de Dios diciendo «Votad al PP si queréis salvaros» o algo así. Lo del boletín escolar da un poquito de vergüenza ajena, pero bueno, si así cuadran las cuentas de resultados, no voy a ser yo quien se ponga pejiguero. En todo caso, para portadas así, servidor prefiere comprarse El Jueves, que muchas veces es un poquito más riguroso. El balance de los cuatro años marianos no es tan positivo si las notas las pone el Instituto Nacional de Estadística, por cierto (cuadro superior elaborado por Víctor Arrogante).

larazon.750García Albiol

Busco con lupa en ABC y La Razón la palabra xenofobia en cualquiera de los numerosos artículos dedicados al nuevo candidato del PP a la presidencia de la Generalitat catalana, Xabier García Albiol. No la encuentro. Será que en los otros periódicos he leído mal.

Tampoco mi paisana Victoria Prego está poco delicada al tratar el perfil del candidato y su votante en el artículo del miércoles No tenían otro: «Pero no era ése, de ninguna manera, el perfil que necesitaba el PP para estas elecciones del 27-S. Por la sencilla razón de que el ex alcalde ha sido protagonista reiterado de conflictos y acusaciones de xenofobia y racismo y eso es precisamente lo que se va a utilizar durante la campaña para desacreditar a su partido y al propio candidato. Albiol ha logrado victorias importantes en su pueblo, pero no es el político adecuado para convocar masivamente a unos electores a los que no se les va a plantear el problema de la inmigración masiva ni el de la seguridad en sus calles». Vamos, que las palabras xenófobo y racista no son aplicables a Albiol. Se conoce que ya las han gastado de dedicárselas tanto a los chistes de Guillermo Zapata. Ese sí que era un racista peligroso.