El repartidor de periódicos

Miércoles 'horribilis' mariano

elmundo.750De todos es sabido que, desde que que algunos viejos periódicos de papel se convirtieron en oligarquías mediáticas, los políticos los han utilizado como plataformas publicitarias o electoralistas con cierto impudor. Pues hasta en eso parece que los tiempos han cambiado. Para que después ande la turbamulta diciendo que Mariano Rajoy y su entorno son inmovilistas. El PP ha descubierto esta semana la utilización de los medios afines no para denigrar o destruir al contrario, sino para denigrar y destruirse a sí mismo.

Este miércoles, a dos meses de unas elecciones generales, El Mundo venía con rostro impúdico de bomba de racimo, explosivo que, por cierto, es muy del gusto de nuestro ministro de Defensa, Pedro Morenés, que las vendía desde la empresa Instalaza a pesar de la prohibición internacional a su uso.

Aquel 14 de octubre, amanecía del diario que dirige David Jiménez con una entrevista de Jorge Bustos al risueño ministro Cristóbal Montoro y con una carta incendiaria de Cayetana Álvarez de Toledo a nuestro amado líder llamándole, con bastante poco circunloquio, inepto y cobarde: "No estaré en las listas del PP [...] con este presidente", escribió en larga tribuna la periodista.

La rubia marquesa de Casa Fuerte, uno de los talentos emergentes del tea party español (o quizá del relaxing cup of café con leche party, que es más castizo), arroja su diatriba antimarianista desde los balcones de la FAES, o sea, desde la ONG ideológica erigida por José María Aznar para cantar las alabanzas de José María Aznar y señora. Que la directora del área internacional de FAES se ponga tan brusca solo tiene una lectura: hay una marea popular que sueña incluso con que Mariano Rajoy no sea el candidato del PP en las elecciones generales de diciembre. Yo jamás pensé que podría llegar a estar de acuerdo con FAES, estupefacción que sospecho comparte buena parte del gentío izquierdista español. En el PP ladran hasta los caballos, luego nadie cabalga, amigo Sancho.

larazon.750Jorge Bustos

Pasan los días y me siguen desvelando las razones por las que Cristóbal Montoro eligió a Jorge Bustos para abrir su corazón herido a la opinión pública española: "Hay compañeros míos que se avergüenzan de ser del PP". Bustos es un joven periodista que se formó, ni más ni menos, traduciendo a Virgilio. Después roló por el grupo Intereconomía hasta recabar en El Mundo hace apenas unos meses. Pertenece Bustos a una saga de herederos de Francisco Umbral que disimulan su ultraderechez con buena prosa y no malas maneras. La saga comenzó con aquel Juan Manuel de Prada imberbe que había escrito el ramoniano Coños. Con el tiempo, De Prada abandonó su buen estilo inicial para adentrarse en el sermoneo nacional-católico, en la arenga militarista contra el moro y en un neofalangismo indisimulado que lo hizo persona non grata incluso en los cenáculos neofascistas: en estos tiempos, conviene disimular más. Incluso el padrino Umbral, que en el Parnaso descanse, acabó renegando de él.

De la mano mortal y rosa del mismo maestro emergió David Gistau. Más inteligente y mejor humorado que De Prada, Gistau supo encontrar el adjetivo vivaraz del neoliberalismo, hasta el punto de hacernos amable la justificación de cualquier barbaridad. Eso es talento. Hubo otros herederos, pero Jorge Bustos es, a mi humilde juicio, la ostra con más perla de esta desenfadada caterva. Su prosa es tan barroca como ágil, milagro de talento que pocos alcanzan, y pocas veces. Y quizá Montoro lo eligió por esa razón para entregarnos el scoop del mes: el ministro de Hacienda cree que, a estas alturas, solo le puede entender un fulano que haya traducido a Virgilio. Y vaya si lo entendió. De hecho, ha inventado un nuevo género periodístico en España: la entrevista sincera de un miembro de gobierno. Felicidades, colega. Y gracias.

abc.750 (1)Las reacciones

Asombrado por los citados acontecimientos, me lancé en la mañana del jueves sobre el kiosko para conocer la respuesta de la prensa del régimen a este miércoles horribilis mariano. La Razón no reaccionó hasta el viernes. El jueves ni siquiera se hio eco de la renuncia de la marquesa Cayetana, hasta la fecha uno de los iconos ideólogo-eróticos del diario de Planeta. Imagino que a Francisco Marhuenda le tuvieron que dar las sales aquel miércoles y no se recuperó hasta anoche. Pero lo hizo con enorme creatividad.

En su segundo editorial, abajo, un poco escondido, con el aséptico titular Acertado toque de atención, este diario objetivo e independiente nos ilustra en el hecho de que "no hay que dar más importancia de la que merece a los últimos episodios en el seno del Partido Popular, por muy atractivos que resulten algunos titulares periodísticos". Manda huevos, que diría Federico Trillo.

Sin haber ofrecido a sus lectores más que silencio sobre ambos desertores hasta la fecha, Marhuenda también nos informa de que ya todo el mundo sabía que Cayetana no iba a ir en las listas, y por tanto su carta a Rajoy en El Mundo puede tildarse de "desahogo al que, por supuesto, tiene perfecto derecho". Lo de Arantxa Quiroga, añade La Razón, tampoco ha sorprendido a nadie. Ha sido "relevada del cargo sin sorpresas". Lo de "relevada de cargo" es un sinónimo mariano de dimisión, ya que la dama presentó su renuncia, no la echaron. Con Marhuenda, en resumen, jamás estará en peligro la creatividad periodística.

ABC se mostraba el jueves más correoso, aunque fiel: en su editorial titulado Rajoy debe imponerse en su partido, el diario que dirige Bieito Rubido califica de "desoladora y vergonzante" la imagen ofrecida tras los desahogos mediáticos de Montoro y Cayetana. Acusa al primero de censurar "con crueldad" a sus compañeros de partido, y a la marquesa de Casa Fuerte le afea su "voz ácida". La independencia partidista del texto se refrenda en el arranque del último párrafo, en el cual se sermonea al presidente: "Rajoy no puede permitirse más terremotos que minen su credibilidad. Se lo dijo ABC en mayo, y vuelve a repetirlo hoy, llevado por su responsabilidad y su voluntad de garantizar para España un Ejecutivo sólido". Rajoy se ha ido haciendo tan Tancredo que hasta sus periódicos se ven obligados a gobernarle. Les recomendaría que las próximas cartas se las enviaran a través de Marca, a ver si se entera. Ay que buen vasallo, Bieito, si hubiere buen señor.