El repartidor de periódicos

'El Mundo' se derrumba y nosotros nos enamoramos

elmundo.200"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos", le decía Elsa a Rick en uno de los momentos más sutiles de Casablanca. David Jiménez, director del diario fundado hace ya 26 años por Pedro Jota Ramírez, lloró cuando los trabajadores del periódico rodearon su despacho y le pidieron explicaciones por los 13 redactores despedidos esta semana. La sangría no va a terminar aquí. La empresa ha anunciado un recorte adicional de cinco millones de euros que hará ondear más pañuelos adioseros desde los ventanales de la Avenida de San Luis.

Desde 2007, Unidad Editorial ha reducido su plantilla de 2.300 a 1.400 curritos, con el consiguiente descenso en calidad de todas sus cabeceras. Este año ya acumulaba en septiembre 2,3 millones de pérdidas y un descenso en ventas del 12,9%. Los datos del fin de ejercicio amenazan glaciación. Andan más que inquietos los dinosaurios.

A veces me llaman de las facultades de Ciencias de la Información para dar alguna charla, y el asunto de la caída de los gigantes de nuestra prensa es tema recurrente en las preguntas de los estudiantes. Los profesores (periodistas) se me suelen cabrear cuando contesto que los profesionales de este gremio somos los responsables fundamentales del hundimiento. Durante los años de bonanza, observamos con indiferencia cómo nuestras cabeceras iban siendo controladas cada vez más por gestores y no por informadores. Cómo se habilitaban edificios tan grandes como la redacción para albergar a publicistas sobrevalorados cuya idea de cómo vender un periódico no era difundir noticias, sino regalar películas comerciales y exprimidores de naranjas por piezas. Hubo hasta periodistas que se hicieron millonarios, que cobraban sobresueldos anuales con muchos ceros a la derecha (hablo de El Mundo, a cuyo comité de empresa pertenecí). Un periodista millonario no es periodista. Ya es otra cosa. Permitimos que los mercaderes se hicieran dueños del templo, y ya sabemos que lo primero que se les ocurre a los mercaderes al entrar en el templo es poner una máquina de cocacolas y otra de condones tapando La coronación de la Virgen de Velázquez.

Comprendo las lágrimas de David Jiménez ante sus redactores. Siempre fue un reportero honesto y currante, que se jugaba la vida en geografías ignotas para articular reportajes hermosos y justos. Cuando lo nombraron director en sustitución de Casimiro García Abadillo, pensé que el destino le había concedido un castigo incoherente. Los mercaderes no se conformaban con convertir el templo en un parque temático: ahora querían también vestir a los santos de putas para atraer público. Qué pena de lágrimas, David. Con lo bien que llorabas tú antes.

larazon.200Los millones de César Vidal

Nos acabamos de enterar de que el periodista e historiador César Vidal, otrora estrella de la Cope y hogaño columnista de La Razón, le debe 2,5 millones de euros a Hacienda. Yo no sé de dónde saca tanto como destaca. Denostado por otros historiadores por inventarse citas, amañar traducciones o reescribir hemerotecas, lo que no se le puede negar a este honrado caballero es su beatitud. Este miércoles, nos regalaba en el planetario diario un artículo sobre la Navidad digno de segundo accésit de redacción de primero de la ESO: "Si Jesús no hubiera nacido, […] millones de personas no habrían sabido a lo largo de estos dos milenios lo que es la paz de corazón ni conocido la esperanza en medio de las dificultades […]. Esa es la luz de la Navidad". ¿De verdad alguien concibe que escribiendo esto se pueda haber reunido suficiente fortuna para deber 2,5 millones a Hacienda? Los designios del Señor no son inescrutables. Son algo mucho peor.

PD: Por cierto, en los ambientes literarios se rumorea que César Vidal sería un hombre muy culto si hubiera leído todos los libros que ha escrito.

abc.750La gente buena de Bieito Rubido

El director de ABC, Bieito Rubido, echa mucho de menos a los poderes fácticos de antaño y su valoración de los recientes resultados electorales. Se queja en su billete de ayer de El silencio de la gente buena. A saber lo que es la gente buena para Rubido: "Ya fue significativo el silencio de los obispos. Ahora tampoco hablan los empresarios, ni los sindicatos, ni la vieja guardia política, ni los intelectuales, ni los escritores…". La cosa tiene su aquel, pues en la página 22 del mismo ejemplar titula ABC a cinco que Las grandes empresas y la CE esperan un gran acuerdo entre Rajoy y Sánchez; y en la revista Vida Nueva, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, señalaba que "una abstención en un momento oportuno es una forma preciosa de colaboración". Por supuesto, no es necesario que ilustre al esforzado lector sobre el beneficiario de la abstención que pide Blázquez. Para ser silencios, querido Bieito, suenan bastante ruidosos.