Opinion · El repartidor de periódicos

Ser periodista en ‘El País’

elpais-200Rubén Amón, periodista de El País al que Juan Luis Cebrián prohibió hace un par de meses seguir colaborando con La Sexta, ha escrito este jueves sobre la algarada de la Autónoma. «Los radicales desplazados a la Universidad, espoleados atmosféricamente por Podemos, han emprendido su propia ley mordaza» impidiendo una conferencia del propio Cebrián y de Felipe González, ese jarrón chino de apariencia inofensiva que explota cuando se tropieza uno con él en el pasillo de las marquesas.

El censurado, Rubén Amón, se convierte en azote de censores, exceptuando a los que lo censuran a él, a sus jefes, a sus cebrianes, a los ‘censores buenos’, a la izquierda centrocivilizada de los elegantes ultraliberales de El País. Yo no sé qué es peor: que los estudiantes censuren a Cebrián, o que Cebrián censure a sus periodistas: acaba de echar de Prisa a Manuel Rico, a Fernando Berlín, a Javier Aroca, a Ignacio Escolar… Y ha impedido a todos sus trabajadores colaborar con los medios –Eldiario.es, Elconfidencial.com, La Sexta– que desvelaron sus negocios con una petrolera en un país en guerra como Sudán del Sur, y airearon que amarteló cuentas fiscalmente paradisiacas en Panamá. Una información veraz, que tuvo como respuesta la censura, la castración como opinadores de sus propios periodistas.

abc-200Rubén Amón, el autor de este texto, era hasta hace nada colaborador habitual de La Sexta. Hasta que Cebrián le prohibió seguir trabajando en un programa que, sencillamente, se había hecho eco de una información nunca desmentida sobre negocietes panameños.

Los censores se quejan de que los censuran.

España es un oxímoron que se muerde la cola.

Andan todos los periódicos diciendo que esto de impedir una conferencia de Cebrián y Felipe es cosa muy poco democrática. Sobre todo en la universidad. Donde el jardín de las delicias del saber debe permitir libar a todas las abejas con ganas de decir algo.

larazon-200Olvidan recordar que Cebrián y Felipe andan apoyando un gobierno del PP que ha desalojado a 127.000 alumnos de esas mismas aulas. Cortándoles los medios. Había 127.000 alumnos en la Autónoma que no estaban protestando. Que no podían protestar. Que estaban en sus casas o sirviendo de camareros en Tombuctú. Desde que Rajoy llegó al poder, ese a quien hoy apoyan Cebrián y Felipe, las matriculaciones universitarias han descendido un 10%. ¿Le parece raro a alguien que no permitan a esta morralla iletrada entrar en la universidad? Son los genocidas de la raza universitaria española, y no me extraña que los pocos aborígenes que quedan no les dejen penetrar en su amazonas.

La universidad es un lugar de debate, por supuesto. A mí me hubiera encantado que Felipe y Cebrián pudieran contarnos sus cosas, y, si yo hubiera estado allí, los hubiera defendido. Me hubiera enfrentado a los de las caretas, con mis puños, con mis dientes y con mis ganas de abrazar. Pero nadie se enfrentó a los de las caretas. Nadie, ningún alumno, protegió a Cebrián y a Felipe. Había más gente deseando que se fueran que intelectuales luchando porque se quedaran. Eso de que nadie defendiera a Cebrián y a Felipe, ningún alumno, a mí me deja pensando un rato. ¿Qué han hecho Cebrián y Felipe para que nadie defienda su libertad de expresión en una universidad? Eran unos pocos violentos contra ningún espectador, que diría un crítico teatral pelota. Sin matizar que los pocos violentos no ejercieron acto alguno de violencia.

Por último. Si yo fuera Felipe o Cebrián, millonarios, con una veintena de guardaespaldas cada uno, hubiera entrado. La vergüenza no es para los que impidieron su entrada, sino para los que no entraron. Si tuvieran algo importante que decir en esa universidad, hubieran entrado a pesar de las protestas con peligrosas caretas de cartón. ¿No son hombres de Estado? Pero se fueron. Lejos. Al amparo de los periódicos de papel. Que es con lo que se cubren de su frío millonario los cobardes.

Dice Rubén Amón, estupendo reportero con el que tengo el gustazo de haber trabajado, que «los radicales desplazados a la Universidad, espoleados atmosféricamente por Podemos, han emprendido su propia ley mordaza«. Yo no sé cómo se espolea atmosféricamente a 200 estudiantes. Aun siendo Pablo Iglesias. Solo sé que hoy día debe ser muy complicado ser periodista de orden en El País. Incluso atmosféricamente.

PD: Coño, Rubén. Deberías de explicarle a la gente cómo Podemos puede espolear atmosféricamente. Yo comprendo que espoleen. Pero, ¿atmosféricamente? No sé, compañero. ¿Consultaste el adjetivo con Armstrong, Aldrin, Collins? De verdad que miro al cielo y no me explico cómo espolear con estas nubes. Los de Podemos tienen que ser la hostia.