Opinión · El repartidor de periódicos

La tristeza

Escarbé en la belleza y solo encontré tristeza. Supongo que será culpa mía, pues suelo ser hábil al buscar y torpe cuando toca  encontrar. Me ha causado mucha triste gracia el discurso mediático que decían todos nuestros periódicos antes del 17-A: que no hay que politizar los actos de homenaje a las víctimas de los atentados de hace un año en Catalunya. Quien dice que no hay que politizar, está politizando, pues el silencio también es política. Los actos, los homenajes y las víctimas también son políticas. Como lo serían los actos de exaltación de los terroristas en algún lejano país antiaznariano que considere enemigo a España, y el atentado una estrategia de gloriosa guerra. No hay que olvidar que nosotros también matamos, y no poco.

Hay víctimas medianas que nunca recibimos o damos homenajes ni los queremos. Tú y yo. Soy español, y me consiero terrorista por no haber parado la matanza de unos cuantos cientos o miles de niños el día en que Bush y Aznar bombardearon Irak porque les dieron ganas de mear petróleo. Soy español, y me considero víctima del terrorismo por los asesinatos de Cambrils. ¿Soy español o no soy español? ¿Soy víctima o no soy víctima? ¿Soy un simple asesino o un simple asesinado?

¿Cómo no se va a politizar el asesinato? Matamos porque nos matan y nos matan porque matamos. Nadie elige matar por un gracioso impulso yihadista o franquista o xenófofo o comunista o machista o neonazi u homófobo. Es política y educación. Incluso el asesinato homófobo o machista es político. De hecho, se usa la politica para frenarlo. Leyes e ideas. De momento, tenemos menos leyes que ideas, y más cartuchos que hueco en las cananas.

Voy a explicar muy brevemente las causas de mi tristeza con unas cuantas portadas de nuestros periódicos despolitizados en estos días de despolitización de los muertos.

La Razón: “El Rey da ejemplo y arropa a las víctimas frente a la politización”.

El País: “La política cede a las víctimas el protagonismo en Barcelona”.

ABC: “Con las víctimas”.

El Mundo: “El Rey lidera el tributo del 17-A y Torra fracasa en su desplante”.

Si alguna de vosotras aun estudia gramática a escondidas de las fuerzas de seguridad, se dará cuenta de que en ninguno de estos titulares las víctimas son el sujeto. Las víctimas  siempre son objeto: directo o indirecto, pero objeto. ¿Entendéis la tristeza? Yo no, pero la tengo. Dentro.