El repartidor de periódicos

Periodismo torero

Yo no sé si esta estrategia bufandera y aporéllica le está saliendo bien a los grandes medios papeleros. Mirando los datos de ventas de nuestros grandes periódicos, parece evidente que no, pero ya sabéis que, en estos tiempos líquidos de cañas y humores de antiguos amantes no reencontrados, el dato ha perdido vigencia como valor periodístico. ¿Quién quiere un dato pudiendo disfrutar de una soflama?

En la televisión y en las radios, sin embargo, parece que el bufandismo político y el jolgorio hormonal sí captan mucha audiencia. También en las redes sociales, donde los cotidianos bulos de OK Diario eclipsan con su estridencia cualquier verdad susurrada por los periodistas auténticos, los que susurran (David Beriain).

Lo cierto es que con pandereta y cacerola informativas no se captan lectores, dicen los procelosos datos, y sin embargo los grandes medios papeleros persisten en su estrategia vocinglera. Ya solo les falta poner entre triple admiración los titulares.

Se montó cierto revuelo esta semana en redes sociales por la portada del ABC de este jueves. Por poner un ejemplo. Titulaba el torcuatiano diario, sin duda escandalizado: "Los inmigrantes podrán salir de Canarias con solo pedir asilo". No me digáis que no le quedaría cojonudo a este titular un montón de signos de admiración a cada lado. En el subtítulo se advierte de que "la policía teme el efecto llamada ante la avalancha de peticiones". Pena que la portada no llevara también un anuncio de Securitas Direct.

El caso es que, al parecer --ya sabéis que de los datos yo no me fío, como la Ayuso--, en el cayuco con que ABC ilustra sus temores racistas habían muerto 24 personas, entre ellos dos niños.

Tal que hoy,  distinguido periódico dedica el mismo espacio de portada  al abandono que sufren los picadores, banderilleros y mozos de espada que no tienen curro porque no hay corridas de toros. Tragedia en la fiesta nacional.  Los toros se han convertido en el pensamiento más arraigado en nuestra derecha. Como si no tuvieran otra cosa en qué cavilar. Ayuso celebra el dos de mayo con una corrida de toros en Las Ventas. Ayuso es cada día más goyesca. Goya la habría pintado devorando a quien fuera. La Razón saca también los toros de Ayuso en portada: "Libertad por la puerta grande". No creo que necesitéis mi comentario.

No digo yo que los problemas de los banderilleros no deban ser tratados por los periódicos, pues son trabajadores y merecen atención y respeto, aunque no lo merezca su trabajo. Pero observo una sutil diferencia de trato entre el picador abandonado y el migrante muerto en estas portadas de ABC. Y es una insensibilidad que yo, frecuentador de todo tipo de tugurios de la peor y mejor calaña, no observo en la sociedad. En resumen, que me ofusco por los cerros: que no observo en nuestra sociedad ni tanta simpatía por los toros, ni tanta antipatía por los migrantes, ni tanto belicismo como pintan las portadas del ABC y de nuestros otros periódicos sensacionalistas.

Los periódicos pierden lectores porque a la gente no le gusta leer en los periódicos realidades paralelas catastrofistas y estúpidas. Para eso ya tienen Netflix.

Quizá la degradación de la verdad periodística de nuestra ya no joven democracia la comenzó El País, cuando derramó su prestigio silenciando sistemáticamente toda la información sobre los crímenes de Estado cometidos bajo la presidencia de Felipe González.

Que El País callase los GAL le hizo perder lectores, muchos, que se abrazaron a El Mundo, que en aquel momento se parecía más a la sociedad española que el prematuramente momificado diario de Prisa.

Después El Mundo tomaría el relevo y protagonizaría la más sucia degradación de la profesión periodística que hemos vivido en democracia: la teoría de la conspiración en los atentados del 11-M.

Pero mi manipulación preferida la hizo Marhuenda en La Razón, cuando acusó a Manuela Carmena (con foto idílica) de haber robado una flor prohibida en un jardín protegido. Si me manipulan, que me manipule un poeta.

A nuestros viejos periódicos, en su competencia contra medios como OK Diario, les pasa como a Ciudadanos con Vox: las mentirijilas siempre son aplastadas por las grandes mentiras. Inda siempre arrollará a Zarzalejos. Los viejos periódicos pierden a sus viejos lectores porque, para leer fanzines, ya tienen gratis OK Diario. Contra el periodismo torero no se puede competir.