El repartidor de periódicos

La soledad del facha

Se están quedando solos el trifachito y sus corifeos mediáticos con la murga de los indultos. Y mira que tiene que ser difícil quedarse solos siendo tanta gente, pero es que nuestros salvapatrias tienen mucha querencia al héroe solitario, y por eso hasta se llevan mal entre ellos.

La situación alcanzaba visos cómicos este viernes en el editorial de El Mundo sobre el tema. Alarmante apoyo de la patronal al independentismo, titulaba su reflexión el periódico de la bola.

"De manera inopinada, el presidente de la CEOE decidió ayer brindar su apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez en la antijurídica pretensión de perdonar los delitos de sedición a los golpistas del procés, una decisión no justificada salvo por el interés personal de Sánchez", arrancaba el texto. No osa El Mundo llamar social-comunistas a los miembros de nuestra cúpula empresarial, pues no es elegante morder la mano de quien te da de comer publicidad. Sin embargo, se nota el dolor por el golpe recibido: nuestros empresarios, al parecer, van entendiendo que la política del 'a por ellos' no es buena para la pela ni para nadie (por este orden), y se desmarcan nada sutilmente de la cerrazón pepera, voxera y ciudadana.

Además de la CEOE, también los responsables del Círculo de Economía y de Foment del Treball reniegan de la univocidad de los tricolonitas y demandan los indultos para "normalizar" las relaciones entre gobiernos catalán y español.

"Habría que preguntarse qué entienden los representantes de la burguesía catalana --embiste El Mundo-- por normalizar las relaciones con unos líderes políticos que han reconocido que no se arrepienten del golpe institucional del 1-O". Prisión permanente no revisable, les falta exigir.

Tras la deserción de empresarios y burguesía catalana, el sofoco mediático se ha multiplicado por el hecho de que el president de la Generalitat, Pere Aragonès, haya tenido la caradura de saludar y dejarse fotografiar con nuestro rey menos emérito, o sea Felipe VI, a quien el trifachito sugiere que se salte sus deberes constitucionales y no firme los indultos. O sea, que le están diciendo al rey que dé un golpe de Estado y reniegue del gobierno. Esta gente solo tiene una solución multiusos para todo conflicto: suspender la democracia.

Aun caben en el editorial de El Mundo más lamentos y rechinar de dientes: "Sorprendió también ayer el respaldo de la Iglesia catalana a los indultos. En un comunicado de las diez diócesis de Cataluña, los obispos defienden que para resolver 'las situaciones de conflicto' se 'necesita algo más que la aplicación de la ley', por lo que piden 'avanzar teniendo sentimientos de misericordia y perdón sinceros". Cuando la curia se pone a repartir hostias, golpea como nadie: misericordia, perdón, sinceridad... Estos curas no se cansan de pedir.

Empresarios, burgueses, borbones y hasta la iglesia. Ya solo le faltaba a nuestra rancia y abolénguica prensa de derechas que la cabra de la Legión también se pronunciara a favor de los indultos.

ABC también se queja de las soledades nacionales en el editorial Un show contra la democracia. "Los indultos serán también su forma [la de Pedro Sánchez] de señalar como involucionistas, antidemócratas y rencorosos a la inmensa mayoría de españoles que los rechazan", nos advierten con tono apocalíptico. Y no se explica uno de donde saca esta gente tiempo para interlocutar con "la inmensa mayoría de españoles". Dudas epistemológicas que uno tiene.

Mientras los agentes sociales, políticos, económicos y hasta divinos van plegándose a la necesidad de renunciar a este eterno enfrentamiento a goyescos garrotazos, nuestras viejas derechas genovesa, pelaya y mediática continúan "impasible el ademán", como en el Cara al sol (faltaría). Nunca se vio tan sola a la derecha española. Despiertan incluso ternura. Hasta que recuerdas que, por muy solos que los veas, pueden ganar las elecciones. Esto es España. La imprevisible.