El repartidor de periódicos

'El Mundo' de IDA

Portada de 'El Mundo'.

Pues, coño. Resulta que la España que madruga no es la de Santiago Abascal y sus centuriones. El primer gallo que canta al amanecer es Isabel Díaz Ayuso. Según nos relataba ayer Juanma Lamet en El Mundo, "entre las 9.30 y las 10 horas [del jueves], Ayuso decidió escribirle a Feijóo para pedirle que suspendiese las negociaciones" que parecían desencallar la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Que Juanma Lamet es un buen periodista con prosa más que elegante lo sabíamos todos los que lo conocimos cuando, hace ya más de una década, inició sus cabalgares en esta quijotesca profesión. Pero conocer las horas a las que wasapea Ayuso me parece ya de premio Pulitzer. Le faltó contarnos que IDA había desayunado antes centollos sin pelar mojados en café con aguardiente (estaba en Galicia).

El Mundo ya había sido el órgano de difusión dilecto de Esperanza Aguirre cuando Ayuso se encargaba del tuit del perro Pecas de la condesa consorte. Ahora que Pecas ha ascendido al limbo canino, y Aguirre descendido a las charcas batracias, IDA mantiene esa entente cordial con el periódico de la bola. Es su boletín de guerra. Y esta vez lo ha utilizado para ridiculizar en público a Alberto Núñez-Fakejóo, que ya se ridiculizaba él solito en privado con sus merluzas caníbales, sus primas de riesgo por parte de madre y su incultura orwelliana.

La feroz feracidad tuitera ya había intuido el jueves por la mañana que el ala dura del PP le iba a poner imposible a Fakejóo vestirse de hombre de Estado y pactar con Sánchez el CGPJ, como planeaba. "El PP teme la reacción de la derecha política, judicial y mediática", clamaba la portada del periódico que dirige ahora Joaquín Manso. Como Fakejóo parece de poco leer, esa misma mañana tempranera Ayuso le clarificó el mensaje en un escueto tuit, para que no se le cansaran la mente ni la vista. Juanma Lamet, error imperdonable, olvidó especificar si la nueva lideresa había añadido algún emoticono.

Todo recuerda demasiado al fallido intento de la maestra Aguirre por descabalgar a Mariano Rajoy, otro gallego poco afecto a las artes y las letras. Filtraciones evidentes a los medios que desnudaban las carencias del pontevedrés venían evidentemente del entorno de Aguirre, sin que ella se preocupara en disimularlo. Rajoy ganó aquella batalla, pero las ranas de Espe acabaron con él en el lodazal de la censura, con lo lavadito que siempre iba.

Portada de 'El Mundo'.

Ayuso es más perra (lo digo por Pecas, no se considere insulto, por favor). Ya mordió hondo cuando Pablo Casado denunció que su hermano ayusito se había llevado comisiones de la CAM traficando con mascarillas mientras ella dejaba morir a los ancianos en las residencias. Espe ladraba mucho, pero Ayuso muerde más. Y no se le ve a Fakejóo más empaque que a Casado (que ya es decir). Y nuestra prensa de derechas está casi unánimemente deseosa de que la pizpireta y saturnal IDA desbanque de la poltrona al sosísimo gallego.

Hoy el mundo pone colofón a la maniobra de IDA con un inequívoco editorial que atenta contra la constitución española y la división de poderes. "El problema fundamental sigue siendo el que era. No se trata de que Sánchez sea un interlocutor ilegítimo. El problema es la dependencia del presidente respecto a los partidos independentistas y su vocación de satisfacer sus demandas casi a cualquier precio", escriben sin pudor. No entro ya en lo golpista que suena la constante ilegitimación del presidente elegido por los españoles. El Mundo justifica el emputecimiento de nuestro sistema judicial en su afán de aniquilar el nacionalismo, cual si los partidos nacionalistas no fueran tan dignos (al menos) como esa caterva de corruptos en que se ha convertido el PP. El titular de portada de hoy es inequívoco: "Moncloa se negó a garantizar al PP que ERC no entraría en el Tribunal Constitucional". ¿Me puede decir algún demócrata por qué ERC no puede entrar en el TC? Orwell no escribió 1984 en 1984, como cree Fakejóo. Lo está escribiendo ahora.