Sobre el tapete

Los simios aporreadores y ya estamos al cabo de la calle

Fue gracias a él que pude atar rabos; los rabos de aporreadores y perritos, claro está. En efecto, las claves profundas me las proporcionó el amigo y celebérrimo profesor Popoff, un sabio nacido, criado y, a lo mejor incluso, educado en el madrileño barrio de Tetuán de las Victorias, a la altura del metro de Alvarado, cogiendo a la derecha (mirando a Plaza Castilla), donde también tiene su morada el ínclito profesor, economista y ateniense Jpunto Mpunto, relativamente cerca de donde habita el afamado matemático gallego, Cpunto Lpunto, un as de las mediciones.

En efecto, ya se sabía que el sentido del olfato de los perros es extraordinario. Se sabía que oliendo el pis dejado por otros congéneres identifican su sexo, edad y si son fértiles o no. Según el estudio que me envió Popoff, los perros también detectan con sus narices la radiación térmica; o sea, el calor corporal que desprenden sus presas. Hasta ahora, se pensaba que solo algunos escarabajos, serpientes y murciélagos tienen esta capacidad.

En consecuencia, estamos en condiciones de formular la tercera ley de los simios aporreadores:

Los simios aporreadores olisquean el pis, y lo que haga falta, para, además de satisfacer sus bajos instintos, identificar el sexo, la edad, el calor corporal y otras características de sus presas, sin renunciar, y siempre para cumplir con su deber, al más desenfrenado de los hurgamientos si fuere conveniente.

Por cierto, nada que ver con los caballos, animales capaces de detectar emociones humanas. Esto explica la utilidad de terapías asistidas por caballos para abordar patologías físicas, psíquicas y sociales y que los terapeutas puedan contarnos experiencias conmovedoras. La empatía de los equinos les sitúa, en el árbol de la vida, en el extremo opuesto al que ocupan los simios aporreadores.

Si bien para un aporreador la pérdida del olfato es un auténtico desastre profesional (que se suele compensar mediante una jubilación anticipada con sobresaliente cum laude, triple paga y medallas a tutiplén), tampoco debe ser un plato de gusto disfrutar de una hiperosmia desatada (como la del protagonista ucraniano de The Sniffer) porque tiene que andar por todas partes y todo el tiempo con las narices taponadas. ¡Qué cruz!

Y hablando de cruces, hay aporreadores que no necesitan el olfato ni para su oficio ni para el día a día. Ni falta que les hace. Deben ser muy pocos, o al menos no los hay que vayan dando cuartos al pregonero. Conocemos uno que reconoce tener un sentido inusual; sobrenatural, añadiría yo. Y (todavía) no está en un Frenopático. Conexión directa e inalámbrica con el Jefe Máximo; o con sus lugartenientes, que para el caso es casi lo mismo. Ya nos había contado que Marcelo, su ángel de la guarda, además de darle conversación, le busca plaza de aparcamiento para que no tenga que dar vueltas con el coche por ahí como un pringado, como todo hijo de vecino.

Hace unas semanas, en un fascículo anterior, ya tuve ocasión de loar su gestión como ministro de la porra y cabecilla de la policía patriótica (por ejemplo, repartiendo medallas, incluso a la Virgen), pero no sabíamos entonces que las instrucciones las había recibido directísimamente del Papa Benedicto XVI: "El diablo quiere destruir España". Escucho y obedezco, respondió Jpunto Fpunto Dpunto. Y se puso a ello. Díjole mucho más el Santo Padre al sublime aporreador, pero eso lo podrán oír de viva voce si pinchan aquí.

Oyendo sus declaraciones en este video experimenté una cálida y embriagadora sensación de seguridad, algo así como un alivio infinito al saber que estamos en tan buenas y beatíficas manos. ¡Nos está quedando un patio precioso!

Sin duda alguna, muchos aporreadores, al saber lo del asunto del diablo, deben haber sentido una sana envidia; sus olfateos no dan para tanto. No se preocupen. En su auxilio vienen llegando las nuevas tecnologías y la nueva ingeniería legislativa. "El futuro está cerca. La edad de la piedra aporreadora pronto será pasado". "Del olisqueo a la cibervigilancia". Eran los eslóganes de un estand muy concurrido en la fiesta de la Cabra y sus hijuelos, los cabritos. Frente a él, una larga cola delataba el enorme interés profesional existente entre los asistentes.

Entre los comerciales que vendían los más modernos productos aporreadores, se paseaba un notable ejemplar de la especie con varios asistentes, cada uno con su respectivo garrote anunciando sus más preciados objetivos y éxitos. Uno estaba dedicado al Tibet, otro a Taiwan, el tercero a Honk Kong y el cuarto a Xinjiang (Publico del 8 de julio de 2009). El quinto estaba dedicado al mercado interior y otro era para el mercado internacional.

Y es que, como no cerremos la muralla a tiempo, para aporrear ya no van a necesitar husmear ni hurgar. Les bastarán las nuevas tecnologías y las nuevas leyes represivas: las cámaras sobre cada una de nuestras cabezas, los programas de reconocimiento facial (IBM abandona el proyecto por racista), la identificación de nuestra posición en cada instante a través de los móviles, las bases de datos interconectadas, los decretos digitales (como el aprobado en España hace poco más de medio año para censurar Internet, imitando a Turquía), las leyes de seguridad nacional (las modernas leyes mordaza, en España, China, Turquía…), las leyes de Secretos Oficiales más endurecidas, la policía usando gafas para reconocer personas, los carnets de buen ciudadano, los chips implantados, la eliminación de los pagos en efectivo (PSOE, más control, menos libertad)…; y acabarán con conexiones directas a las neuronas de cada cual. Corren malos tiempos para la lírica.

Inasequible al desaliento, una de mis colaboradoras más entusiastas, Cpunto Cpunto, me informa que la Audiencia de Barcelona ha condenado a dos años y cuatro meses de cárcel y suspensión de cargo público a un inspector de los Mossos d’Esquadra por las cargas, con unas espectaculares imágenes del exceso policial que dieron la vuelta al mundo, en la acampada de indignados en la plaza de Catalunya de Barcelona, el 27 de mayo de 2011. Nueve años… ¡A dónde vamos a llegar! Ahora se supone que se aplicará el Manual de Atención a los Aporreados (paso cuarto o quinto según venga al caso).

También me han llegado peticiones para que el público en general pueda apreciar la técnica y el arrojo demostradas en las intervenciones de las fuerzas del orden el 1 de octubre de 2017 en Catalunya, acreedoras de tantos elogios, medallas y ascensos habidos. Con razón. Las imágenes que podemos ver a continuación formaban parte del material didáctico constituido por el audiovisual "Los Grandes Aporreamientos del Siglo XXI" y que los aporreadores pudieron disfrutar en directo en la fiesta de la Cabra.

¡Menos mal que estamos en el Reino de España, la democracia más avanzada del sistema solar!

Hablando del 1-O, a lo mejor ya se saben aquel que diu: "Va un escribidor famosillo, postulante al premio Cervantes (de esta se lo dan) y agradecido premio Planeta 2019, muy demócrata de estirpe falangista y anti-independentista de raza, Jpunto Cpunto Mpunto, y en una entrevista afirma que le afectó más el otoño del 2017 (o sea, los más de dos millones de catalanes votando en el Referéndum y la declaración de independencia de la República Catalana) que la actual crisis (o sea, los centenares de miles de muertes por la Covid-19 en todo el mundo)".

Otro que tiene un par. Y van los cuatro desalmados de siempre y le ponen a caldo. ¡Qué culpa tiene este desdichado aporreador de tener las cercas en el DNI y las empalizadas dentro del cráneo!

Claro que después, como el Sumo Hacedor los cría y ellos se juntan, va el filósofo del PSC, autor de sus Obras Completas en cero tomos, Mpunto Ipunto, y jalea con su tuit amplificador:

Por cierto, uno de estos desalmados que no se corta un pelo, el actor Wpunto Tpunto (al que envían a los tribunales porque se lleva mal con una virgen), dice la suya y puntualiza:

Un momento. Estoy recibiendo una llamada telepática. (Las utilizamos para impedir interferencias aporreantes). Es de un colaborador habitualmente muy bien informado. Sí. ¡Nooo! No me lo puedo creer… Me asegura que el fiscal sueco encargado del caso del entonces primer ministro socialdemócrata Olof Palme, asesinado en 1986, ha identificado al culpable, un exmilitar. Su política reformista le granjeó muchos enemigos enfurecidos en el interior y su política exterior con su implicación en las luchas por la paz, la igualdad y los derechos humanos le creó también peligrosos enemigos fuera de Suecia. El Reino de España no se libró de sus críticas y en septiembre de 1975, Palme llamó "esos malditos asesinos" a los fascistas españoles (Régimen, jerarcas y sicarios) que acababan de fusilar a militantes del FRAP y de ETA.

Aquí esto (decir estas cosas) no podría pasar porque en el Reino de España, la democracia más avanzada de la galaxia, por hacer unos tuits con chistes sobre el presidente de la dictadura fascista española te envían al trullo. El escándalo por la sentencia de un año de prisión dictada por la Audiencia Nacional (antes Tribunal de Orden Público) fue mayúsculo y el Tribunal Supremo tuvo que resolver su absolución; pero para entonces mucho daño ya le habían hecho a Cassandra.

No obstante, esos malditos asesinos inspiraban mucho y enseñaban el camino. La CIA acaba de desclasificar documentos hasta ahora secretos. En ellos se cita a ATE (Anti Terrorismo ETA), a la Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) y al Batallón Vasco Español como antecedentes de la operación del muy demócrata, muy socialista, muy antifascista y muy español, Felipe González, acordando "la formación de un grupo de mercenarios, controlado por el Ejército, para combatir fuera de la ley a los terroristas". La misión del GAL, con la colaboración de altos funcionarios del Ministerio del Interior, "era asesinar a los líderes de ETA en España y Francia". Siempre cumpliendo con el deber, tirando la piedra y escondiendo la mano. Lo típico de una democracia muy avanzada.

Regresando por unos instantes a aquel pasado, creo que los saharauis se merecen que la democracia española atienda la petición de la activista Aminetu Haidar cuando se cumplen 50 años de la desaparición del líder Bassiri y de los crímenes de la Intifada de Zemia de 1970 (sobre los que la democracia más avanzada de todas las galaxias sigue sin determinar las responsabilidades de las instituciones y de los individuos), y cuando se cumplen 45 años de la entrega a Marruecos de decenas de miles de saharauis con un DNI tan español como el de Felipe González (que usó primero a los saharauis con la intención de reforzar su imagen "progresista", para traicionarlos después cuando llegó al poder). Los aporreadores siempre cumpliendo con su deber.

Miren ustedes, es que en el Reino de España tenemos la democracia que nos dan. De tal manera que en mayo de 2019 (no de 1939), la Fiscal General del Estado distribuye una circular con pautas para interpretar el delito de odio que regula el artículo 510 del Código Penal y en la que se cita al "nazismo como ideología política merecedora de protección". Cuidadín, cuidadín y miren este video:

Al llegar el nuevo día y aunque, desgraciadamente, queda muchísima tela por cortar, todos los que hemos participado en estos fascículos, el profesor Popoff, Sherezade, Elemental Watson, nuestros otros colaboradores y yo mismo, nos despedimos con un hasta luego. Más o menos, nos desconfinamos. Queremos rendir un homenaje a todos los pueblos y a todas las personas que luchan por la libertad y por la vida, y muy especialmente, a Kpunto  Bpunto Jpunto, con el Coro de los Esclavos Hebreos (Va, pensiero) de la ópera Nabucco de Giuseppe Verdi:

En italiano

Va, pensiero, sull'ali dorate;
va, ti posa sui clivi, sui colli,
ove olezzano tepide e molli
l'aure dolci del suolo natal!
Del Giordano le rive saluta,
di Sionne le torri atterrate...
Oh mia patria sì bella e perduta!
Oh membranza sì cara e fatal!
Arpa d'or dei fatidici vati,
perché muta dal salice pendi?
Le memorie nel petto raccendi,
ci favella del tempo che fu!
O simile di Solima2​ ai fati
traggi un suono di crudo lamento,
o t'ispiri il Signore un concento
che ne infonda al patire virtù.
che ne infonda al patire virtù
che ne infonda al patire virtù
al patire virtù!.

En español

¡Vuela, pensamiento, con alas doradas,
pósate en las praderas y en las cimas
donde exhala su suave fragancia
el dulce aire de la tierra natal!
¡Saluda las orillas del Jordán
y las destruidas torres de Sion!
¡Oh, mi patria, tan bella y perdida!
¡Oh, recuerdo tan querido y fatal!
Arpa de oro de fatídicos vates,
¿por qué cuelgas muda del sauce?
Revive en nuestros pechos el recuerdo.
¡Que hable del tiempo que fue!
Al igual que el destino de Sólima,
Canta un aire de crudo lamento
o que te inspire el Señor una melodía
que infunda valor a nuestro padecimiento,
que infunda valor a nuestro padecimiento,
que infunda valor a nuestro padecimiento,
al padecer, valor!

No lo olvidemos nunca. CIERRA LA MURALLA.