Sobre el tapete

La magna obra de Villarejo y el Estado neofranquista

El excomisario José Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares este lunes cuando se reanuda el juicio contra él tras sufrir un accidente cerebro vascular. EFE/ Fernando Villar
El excomisario José Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares este lunes cuando se reanuda el juicio contra él tras sufrir un accidente cerebro vascular. EFE/ Fernando Villar

Una obra de arte excepcional

Como decía en el artículo anterior, Estado-Cloaca, Estado Neofranquista, el ahora excomisario Villarejo, construyó una memorable obra de arte con sus andanzas tan oportunamente grabadas; seguro que sin querer ni saber, previamente, todas sus consecuencias ni su destino final. Y como ocurre con las obras excepcionales, sus lecturas y análisis no se agotan a la primera.

De Goya a Valle Inclán

Si entonces mencionaba La familia de Carlos IV de Goya (traiciones del hijo al padre y del padre al hijo, negocios con poderes extranjeros, cuernos por doquier), también podríamos afirmar que algo hay de valleinclanesco en la obra de Villarejo, un recorrido por la Corte de los Milagros de la Familia Real. Volveremos sobre este asunto, porque contexto no falta.

Un friso clásico

No se agota aún la obra villarejesca. Sus personajes, descritos y desnudados con maestría sinigual, componen una especie de friso clásico, esa faja triangular de un edificio entre la cornisa y el arquitrabe en la que se pretendía grabar en piedra una historia inolvidable. La jerarquía de los protagonistas queda reflejada según la posición que ocupa cada cual, más central y de mayor volumen, más lateral y de tamaño menor. Villarejo los esculpe y los sitúa.

La matrioshka

Una perspectiva complementaria que ofrece el análisis de la obra que aquí nos ocupa, remite a esta muñeca rusa tradicional que está hueca para guardar/esconder a otra más pequeña, y esta a otra y así sucesivamente hasta llegar, en nuestro caso, a la verdadera naturaleza del Estado que nació un 18 de julio.

Dará hasta para una película. Al tiempo.

Como ustedes saben perfectamente, la lucha contra los villanos de hoy (Podemos e independentistas) justifica cualquier canallada. Además, si de paso se pueden hacer buenos negocios, miel sobre hojuelas ¿Y cómo empezó todo?

Patricia López, una Periodista acosada y amenazada de muerte

Patricia López, junto a Carlos E. Bayo, ha estado siete años investigando al excomisario Villarejo y a sus cómplices para informar en Público de sus andanzas. Sin su trabajo ingente, su tenacidad y su valor, tal vez Villarejo nunca habría sido juzgado y no sabríamos de la misa la mitad. Pero nada ha salido gratis. La han acosado con querellas, ha sido vetada en tertulias en las que participaba (Espejo Público), hubo un intento de detención y ha recibido brutales amenazas de muerte.

Siete exclusivas publicadas durante 2015 en Público dieron a conocer una serie de hechos que casi tres años más tarde, en noviembre de 2017, llevarían finalmente a que la Fiscalía y la Audiencia detuvieran a Villarejo y que decretaran su ingreso en prisión incondicional. Se le acusaba de cohecho, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal; una organización que tenía como principal objetivo la reintroducción en España y otros países de la Unión Europea de fondos procedentes de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción internacional en los negocios. Un punto más a favor de aquellas exclusivas fue la sentencia judicial del 8 de enero de 2018 que las reconocía como ciertas y desestimaba la querella que interpuso el excomisario Villarejo contra Patricia López y Público. Habían destapado uno de los mayores escándalos del Régimen.

La reaparición del policía que ha cambiado la historia de España

En la primera de estas exclusivas de Patricia López, se relaciona al pequeño Nicolás (Francisco Nicolás Gómez Iglesias con José Manuel Villarejo. Según la versión del primero de ellos, habrían participado en una reunión (grabada) en agosto de 2014 con el polémico abogado y financiero Javier de la Rosa que proporcionó la información que tenía sobre la familia Pujol. Quedaron pendientes de entregarle 200.000 euros del CNI, cantidad que complementaría los 200.000 ya cobrados. Villarejo y de la Rosa lo negaron a Público.

De este modo, reaparece Villarejo después de su intervención en el informe Veritas (1994-1995) contra el entonces juez Baltasar Garzón que investigaba los casos del GAL y el de los Fondos Reservados del Ministerio del Interior. Según el excomisario el encargo fue de Margarita Robles, en aquellos días secretaria de Estado de Interior dependiente del superministro Juan Alberto Belloch. Su posible objetivo, desacreditar y amedrentar al magistrado, relacionándolo con orgías y narcotraficantes, y frenar sus investigaciones sobre los crímenes de Estado del Régimen. Otros sospechan que el informe, burdo en exceso, es una farsa que serviría de vacuna...

Posibles blanqueos de capitales, la familia Obiang, el CNI, presuntas incompatibilidades, agentes encubiertos y mucho más

La segunda exclusiva trataba de las actividades empresariales de Villarejo presuntamente incompatibles con su cargo de alto funcionario policial, una de las causas principales de su posterior ingreso en prisión. En la tercera se profundizaba más en esa cuestión por sus cargos en diferentes sociedades, lo que demostraría que llevaba más de 20 años trabajando en lo público y lo privado. Estas fueron las informaciones objeto de la demanda del comisario, desestimada por la Justicia.

Caza de brujas en la policía, grabaciones perdidas y Villarejo por todas partes

En la cuarta y quinta entregas, Patricia López daba nuevas informaciones. Entre las más notorias:

- Guerra abierta entre los altos mandos del Cuerpo Nacional de Policía. Villarejo pasa a la Unidad de Recursos Humanos, mientras su enemigo, Martin Blas, es destituido por el ministro Fernández Diaz, personaje que se irá revelando como clave en todas las operaciones de guerra sucia. (Recientemente Público ha dado a conocer las muchas teclas importantes que se tocaron en esta caza de brujas).

- José Luis Corcuera, el ministro socialista del Interior de la patada a la puerta y los regalos con los Fondos Reservados, y también tertuliano de la 13 TV desde 2017, ideó un cuerpo de inteligencia policial no oficializado y permitió que algunos agentes tuvieran actividades privadas.

- Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, denunció que Villarejo y el también comisario Enrique García Castaño lo extorsionaron. (En una conversación de 2011, grabada y filtrada pasados unos pocos años, aparecen los policías y el político hablando de las sociedades pantalla que le habrían permitido comprar, entre otros, el lujoso ático de Estepona).

- La doctora Elisa Pinto denunció que el consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, contrató los servicios de José Manuel Villarejo para amenazarla e, incluso, que llegó a apuñalarla delante de su hijo de 10 años.

- La Dirección Adjunta Operativa de la Policía (DAO) destituye, entre otros que también investigaban al policía y ya millonario José Manuel Villarejo, al comisario Jaime Barrado, coincidiendo en el tiempo con actuaciones del juzgado de instrucción que investiga las acusaciones de Elisa Pinto contra Javier López Madrid. Había sido el comisario Barrado quien al enseñarle a la doctora unas imágenes de Villarejo, había permitido su identificación como responsable de los acosos, amenazas de muerte y apuñalamientos.

- El mismo juzgado solicitó información sobre por qué desaparecieron las grabaciones de la hora exacta en la que Pinto fue apuñalada delante de su hijo por una persona finalmente identificada como Villarejo. Al principio, la Guardia Civil envió las grabaciones de un horario diferente al de los hechos y cuando se les volvió a requerir ya habían desaparecido las de esa hora.

Oligarcas, marqueses y compi yoguis

Se da el caso que OHL es una empresa internacional de construcción de Villar Mir, fruto de la unión de Obrascon (comprada por 1 peseta por Villar Mir a Altos Hornos de Vizcaya), Huarte y Laín. Villar Mir, cuya única hija está casada con López Madrid, estuvo afiliado al Movimiento Nacional, ocupó distintos cargos en la Administración franquista y fue vicepresidente tercero de Asuntos Económicos y ministro de Hacienda con Carlos Arias Navarro (1975-1976). El rey Juan Carlos I le concedió el título de marqués de Villar Mir. Entre otros reconocimientos posee la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar concedida en 1968.

Juan Miguel Villar ha estado investigado en numerosas causas de corrupción relacionadas con el Partido Popular ("Papeles de Bárcenas", "Lezo" y "Púnica"), sin que hasta ahora haya sido condenado en ninguna de ellas. Villarejo relacionó en sus agendas a Villar Mir con un pago de 100 millones a Juan Carlos I por una obra en Qatar, sin que por ello haya sucedido nada. No obstante, su empresa OHL sí que es una de las sancionadas por alterar durante 25 años miles de licitaciones públicas destinadas a la edificación y obra civil de infraestructuras. Villar Mir fue candidato a la presidencia del Real Madrid (y a gestionar su palco), enfrentándose al que fuera vencedor, Florentino Pérez; parece que en el palco del Madrid se llevan a cabo suculentos negocios. Lo cuenta Fonsi Loaiza en su libro recién publicado "Florentino Pérez, el poder del palco".

Para conocer mejor al personaje López Madrid, el compi yogui íntimo de los reyes, es aconsejable leer el artículo que le dedicó en estas páginas Ana Pardo de Vera en julio del año pasado y del que destaco unas pocas líneas: "Es el prototipo de la generación compi yogui en España, es decir, hijos e hijas de una élite empresarial amamantada por la teta ponzoñosa de la dictadura y que, lejos de ser conscientes de esos privilegios injustos e injustificables, se abrazan a ellos con fuerza para seguir medrando junto a otros como ellos gracias a una "democracia plena" que no solo no ha puesto en su sitio a sus padres y madres, que alternan grandes empresas con títulos nobiliarios y grandes explotaciones de terreno, sino que se somete a ellos como parte del poder fáctico que conforman; esto es, los que mandan sin haber sido elegidos en las urnas".

El cártel de seis empresas multado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia con un total de 203,6 millones de euros (21,5 para la OHL de Villar Mir y López Madrid), se habría presentado fraudulentamente a concursos de hasta un valor de 52.000 millones. Una penalización del 0,39% para un cártel formado por algunas de las familias más poderosas y ricas del Reino de España, no parece un castigo excesivamente doloroso. Esta resolución del mes de julio de este año 2022 es todavía recurrible ante la Audiencia Nacional. Veremos.

La constructora del cártel más multada es Dragados (grupo ACS), del poderoso empresario Florentino Pérez; el archienemigo de Villar Mir y Sánchez Galán (ambos con conexiones con Villarejo). Pérez, hijo de un empresario del sector de la perfumería, desarrolló una corta pero aprovechada carrera política, la mayor parte en UCD: delegado de Saneamiento y Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid (antes de las primeras elecciones democráticas municipales), subdirector general del Promoción del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Industria y Energía, director General  de Infraestructuras del Transporte del Ministerio de Transportes y presidente del IRYDA del Ministerio de Agricultura. Una etapa que le pudo proporcionar fructíferos contactos de interés para su futuro empresarial en un sector en el que solo las imprescindibles relaciones fluidas con el Estado son garantía de éxito. Lo fueron durante el franquismo (cuna en la que hicieron sus fortunas los grandes magnates de la construcción y obra pública), y también ahora.

En el conglomerado que hoy es ACS, figuran como principales accionistas el propio Florentino Pérez y los Albertos (Alcocer y Cortina). Algunas fuentes incluyen a la familia March, que controlaba varias empresas hoy integradas en ACS; y que es bien conocida por su estrecha vinculación con el franquismo.

FCC (Fomento de Construcciones y Contratas) ha sido multada con 40,4 millones de euros. Su presidenta es Esther Alcocer Koplowitz. Su madre, Esther Koplowitz, es una de las principales accionistas, además de una de las mayores fortunas del Reino. Forbes en 2013 estimaba su riqueza en unos 1.000 millones de dólares.

La siguiente en esta lista de constructoras mafiosas es Ferrovial, sancionada con 38,5 millones de euros. Fue fundada por Rafael del Pino, un empresario que Forbes en 2007 situaba en el puesto 79 de los hombres más ricos del mundo; lo que suponía una fortuna de muchos miles de millones de dólares, acumulados durante el franquismo. Casó con una hermana del político y presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo. El golpista Milans del Bosch era primo segundo suyo. Sus negocios ahora están en manos de su hijo Rafael del Pino Calvo-Sotelo.

A continuación, Acciona, con 29,4 millones de euros de multa. Un grupo que arranca con una empresa fundada a mediados del XIX y que fue prosperando también durante el franquismo. José Manuel Entrecanales Domeq es su actual presidente. La familia Entrecanales es su principal accionista.

Y, por último, Sacyr, multada con 16,7 millones, tiene en la familia Carceller su principal accionista. Demetrio Carceller Coll heredó dos empresas de su padre (las gasolineras DISA y la cervecera Damm) y es accionista de Ebro Foods y Sacyr. En 2016 fue condenado por 13 delitos contra la Hacienda Pública (y su hijo Demetrio por cuatro). Pagó una multa de 92 millones de euros para eludir la cárcel. Su padre, Demetrio Carceller Segura, militante de FET y de las JONS y cinco años ministro de Industria y Comercio en el segundo Gobierno de Franco, hizo su fortuna con el petróleo, en una época en la que solo la sintonía con el Régimen hacía posible ciertos permisos, licencias y negocios.

¿Qué no harán estos oligarcas para mejorar sus cuentas de resultados? La pregunta se justifica porque todo apunta a que, obvia y presuntamente, hay mucha mierda, pero que mucha mierda. La de nuestra Corte de los Milagros, siempre bien protegida por la Ley de Secretos Oficiales.

Una red para construir una causa judicial y política

En la sexta y séptima exclusivas se identifica el momento fundacional de la Operación Hades contra la familia Pujol, con un grupo de personas de confianza del presidente Mariano Rajoy, del ministro Fernández Diaz y del director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Querían actuar por que el presidente Artur Mas asumía el proceso soberanista catalán. Villarejo tendió la red e interpretó diversos papeles (abogado, periodista, agente encubierto, empresario). A lo largo de su ejecución, desfilan numerosos personajes, partidos y asociaciones, como Transparencia y Justicia, creada por el propio comisario para actuar como acusaciones populares cuando conviniera; por ejemplo, contra Pujol. En definitiva, unas exclusivas, las de Público, que no tenían desperdicio y que, siete años después y ahora, sirven para refrescar la memoria.

Villarejo en una de las grabaciones ahora conocidas amenazó a otros coprotagonistas de la Operación Catalunya con seguir con ella o, en caso contrario, levantaría acta notarial de la guerra sucia. Un trabajo del que se sentía orgulloso: "Algún día alguien escribirá porque hemos cambiado la historia de este país". Tal vez han logrado su objetivo, pero a costa de mostrar obscenamente el verdadero estado de la cuestión. El rey está desnudo.

Continuará