Rosas y espinas

Españoles, Rajoy no ha muerto

rajoyEzpañolez: Ante la cruenta insidia judeo-masónica que anda diciendo por los infectos periódicos que me he llevado un pastizal, ilegalmente, complementando hace años mis ingresos como ministro con unos cuantos millones en dinero negro, he de decir que la bandera de España ondea alta, que los vientos de Dios alientan el espíritu reformista y nos conducirán a buen puerto, y que nuestra prioridad es la lucha contra el terrorismo informativo, razón por la cual ya he mandado bombardear las sedes de El País, de El Mundo y de Soto del Real, los tres medios de comunicación comunistas más importantes infiltrados en el sacrosanto Estado español.

Jamás la honorabilidad de un presidente del Gobierno se había puesto más en duda, pues cobrar sobresueldos, como yo hice de joven ministro imberbe, es mucho menos grave que cobrar chantajes, que es lo que en este momento me están haciendo a mí.

barcenasTodos juntos, españoles, elevados en una misma sintonía palpitante, hemos de combatir los ataques de la insidia, la sinrazón y el odio que llevan a los hijos de Satán a cuestionar un sistema donde el dinero negro se reparte en cajas de puros, cuando todo el mundo sabe que las cajas de puros llenas de dinero provocan menos cáncer que las cajas de puros llenas de puros: eso es constatable científicamente. Que se lo pregunten a los científicos españoles que están investigando en Groenlandia, que aquí no tengo ningún científico a mano, y no sé por qué.

Si por algo acepté ese dinero negro fue por mi país, ya que la pobre gente estaba viviendo por encima de sus posibilidades, y alguien con discernimiento tenía que guardarle a esa pobre gente sus ahorros. Fue patriotismo lo que me condujo a embolsarme esos millones, no codicia, pues no hay peor codicia que la del que quiere repartir y convertir la avaricia en algo socializable, que socialismo es corromper a todo el mundo, y no solo a unos pocos. Si solo unos pocos nos hacemos cargo de la riqueza, el resto se preocupará solo de la supervivencia, y no de la avaricia, y habremos erradicado un gran pecado capital.

franciscoUn fenómeno apocalíptico está sucediendo, y ya lo he hablado con el Papa Fracisco, y es que la ciencia, concretamente la física cuántica, ha vuelto a enviar a Judas al presente con su heliocentrismo y su partícula de Dios. A las pruebas me remito. Como pueden constatar historiadores tales que César Vidal o el tonto ese del Grapo, hoy neofascista, que no sé ni cómo se llama, si se realiza un canje entre las treinta moneda de Judas y la pasta que hoy guardaba el Judas Bárcenas en los bancos suizos: ¡resulta una cantidad exacta! Treinta monedas de entonces coinciden exactamente con los cuarenta y muchos millones de euros de Suiza. ¡Oh, milagro! Quien no vea la relación exacta, que las cantidades coinciden religiosamente, jamás será un empírico de la fe. Nadie puede negar una evidencia tan como Dios manda. Yo soy el Mesías sacrificado en la cruz, y Bárcenas el apóstol rana.

Por eso, ezpañolez, como presidente del Gobierno os pido que no os desviéis del recto camino, de la sacrosanta senda del creer. No escuchéis las voces de quienes os quieren hacer pasar por tontos o desinformados. Aquí no ha pasado nada. Solo los milagros normales. Hemos convertido vuestro agua en nuestro vino, que era lo que se venía haciendo desde siempre. Y cuando no se hizo, ya veis qué desgracia, hubo una guerra. Y os moristeis todos. Que no vuelva a suceder algo así, Virgen María. Nadie sabe lo cansado que es matar a tanta gente.

Elevemos nuestro himno español al cielo, olvidemos papeles y contabilidades para dedicarnos a lo que realmente necesita España. Que es un gobierno como Dios manda y el silencio. Os prometo, una vez más, no haberos prometido todo lo que os prometí. Y no haberos robado todo lo que os robé. Porque yo nunca he robado. Sencillamente el dinero estaba ahí. Lo que pasa es que vosotros no os habías dado cuenta de que el dinero estaba ahí. Y por eso yo, y no vosotros, soy el presidente del Gobierno, ezpañolez.