Opinion · Rosas y espinas

IU cabrea a Podemos

podemosSe está montando un gran pollo estos días con que si Podemos está enfadado con Izquierda Unida, o Izquierda Unida está enfadada con Podemos, por un quítame allá las pajas de un vicepresidente europeo de menos o de más. Transcribo la noticia de ayer de este mismo periódico, a ver si nos enteramos: «Desde Podemos han acusado a IU de haber vetado la vicepresidencia a la que le habían propuesto en el Grupo de la Izquierda Europea. Según explica Pablo Bustinduy, uno de los responsables de la formación en Bruselas, hubo unas negociaciones para repartirse entre las distintas formaciones las tres vicepresidencias del grupo. La propuesta de consenso era entregar una a la izquierda nórdica, otra a los comunistas encabezados por Chipre y respaldados por IU, y otra para los nuevos movimientos que han irrumpido en la Eurocámara en las últimas elecciones«.

reyA mí me parece saludable que la izquierda se cabree por ideas, se divida por ideas, se pelee con pensamientos, se parta la cara por utopías. Pero encolerizarse por una vicepresidencencia europea me suena tan vulgar como enfurecerse con tu tesorero por 50 milloncejos suizos, que es lo que le ha sucedido al PP. O con las Corinnas y los elefantes de tu padre, que es lo que le ha pasado a Felipe VI. O enamorarse de Letizia Ortiz, que es lo que le ha acaecido a Rubalcaba el día del voto a favor de la ley de abdicación. A mí, un partido republicano como el PSOE que vota a un rey, la verdad, me suena escasamente cool. O derrotista. O vasallo.

reyesMe cae bastante bien Antonio Miguel Carmona, miembro del Comité Federal del PSOE, pero relata estos disensos íntimos entre su Jeckyll y su Hyde en un reciente artículo de elplural.com. Hablan por sí solos. Como toda la mala prosa: «El PSOE es una organización republicana que entiende que la república es el mejor medio para alcanzar el socialismo (…). El PSOE es una organización republicana, sin duda, pero ni más ni menos que otras (…). Pero el PSOE es también una organización democrática y, como tal, respeta la opinión de la mayoría de los españoles (….). De este modo, si la mayoría piensa que el Jefe del Estado debe ser el actual Príncipe Felipe, el partido socialista no deberá imponer su voluntad por encima de esa mayoría, sino que deberá seguir construyendo el socialismo desde una monarquía constitucional (como hasta ahora)».

La palabra mayoría, ay Carmona, la has escrito hasta tres veces, y no me suena que haya habido referéndum. Tres veces, como en la traición bíblica. Y no sé yo esa mayoría de dónde coño la sacas (perdona por hablarte así, compañero).

Lo aclaro por si mis ínfimos lectores creéis no haber votado a favor o contra Felipe VI por olvido. No hubo referéndum, aunque quizás ando mal informado. Y Carmona publicó eso de «la mayoría de los españoles» pocos días antes de que muchos miembros del PSOE acudieran a una fiesta de coronación en la que estaban prohibidos los símbolos republicanos. Por seguridad, por supuesto, nacional. No por censura y represión de complicidad socialista. Ay, Carmona. Ay, Carmona. Ante un rey, un socialista se presenta vestido de republicano o desnudo, como ya demostró Ágatha.

Pues o sea, viendo el republicanismo monárquico del PSOE y el cabreo del PP con su contable, sostengo que las diferencias entre Podemos e IU por una vicepresidencia europea son una minucia. Entre otras razones, porque IU y Podemos no tienen nada que ver. Es imposible enfadar a dos que nunca han sido socios, amigos, pareja, enemigos, amantes o coalición. Lo que pasa es que buscan cosas distintas, por mucho que se puedan parecer sus programas (que, si eres listo, no se parecen).

Cada vez que la izquierda se divide o se cabrea, a mí me da un alegrón intelectual, pues soy hombre de izquierdas. Disentir es pensar. Cuando muchos hombres y mujeres piensan lo mismo es que no han pensado (socialdemocracia). O que con ese no pensar están ganando unos euritos (neoliberales).

pulpSi Podemos e IU llegan a un acuerdo escenificarán la famosa historia del Señor Lobo en Pulp Fiction. Os la recuerdo. Por un descuido epistemológico, John Travolta y Samuel L. Jackson le han reventado la cabeza a un negro dentro de un coche. Está mal que se dejen pillar por una patrulla, pues los policías son muy sensibles cuando ven sesos desparramados. Se refugian en la casa de Quentin Tarantino y este llama al Señor Lobo, solucionador de Problemas. Lo primero que hace Lobo es sacar el cadáver y ordenar a Travolta y a Jackson que limpien el coche de sesos. Varias horas después, cuando comprueba que el coche está desinfectado de sesos, el Señor Lobo dice:
–Buen trabajo, caballeros. Tal vez salgamos de esta.
–No me puedo creer que sea el mismo coche –dice Tarantino al ver que ya no le salpican restos de neuronas y sangre.
–Bueno, pero no empecemos a chuparnos las pollas todavía –replica el Señor Lobo antes de ponerse otra vez a borrar pruebas.

En resumen. Que si algún día IU y Podemos se ponen de acuerdo en algo antes de disentir sin borrar pruebas, habrán empezado a chuparse las pollas. Y eso sí que ya sería el fin de nuestra izquierda. La izquierda española, por historia, está acostumbrada a lamerse las heridas. Pero no debe consentir que le hagan lamer nada más. Ni siquiera entre ellos. Las grandes empresas explotadoras gustan mucho de montar brainstormings, y los periódicos de papel dicen que qué fabuloso y modernuqui. Cuando la izquierda monta una brainstorming, la acusan de estar dividida. Pues eso. Pasando de panfletos. Mucha tormenta de ideas. No paréis nunca de disentir, camaradas. Que, si dejáis de disentir, ellos no ladran y los del pueblo tampoco cabalgamos.

——————–

P.S. de Mario Benedetti

HAGAMOS UN TRATO

Compañera
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.