Rosas y espinas

Charlie Hebdo y Facu, o el rapto de la risa

facuEl humorista Facu Díaz, de La Tuerka, ha sido citado al banquillo de los acusados, el próximo día 15, por humillar y ofender a las víctimas de ETA. El juez de la Audiencia Nacional que lleva el caso es Javier Gómez Bermúdez, a quien todos conocemos por su instrucción de los atentados islamistas de Atocha en 2004. Lo traigo a colación porque ambas son causas de muy grande envergadura, y enaltecen al juez.

El delito de Facu Díaz es haber emitido un chiste por televisión en el que un encapuchado lee un manifiesto, en nombre del PP, anunciando "el cese de la actividad armada [del partido en el Gobierno] y la entrega de las armas".

JuezgomezbermudezurResulta que, por el hecho de que un humorista se coloque un pasamontañas, la asociación de víctimas de ETA Dignidad y Justicia se siente agredida emocionalmente. Y lo denuncia. Y nuestra sabia justicia cursa la tal denuncia.

Casi nadie en esta amalgama de países y sensibilidades llamada a España niega a las víctimas de ETA su derecho a la justicia y a la dignidad, ni el respeto y el auxilio. Pero que nos obliguen a cogérnosla con pasamontañas de fumar ya nos parece un exceso. A este paso, cualquier día nos van a exigir guillotina para los montañeros, pues usan la misma prenda. O cadena perpetua para los soldadores, que también se encapuchan con un paño o apaño parecido. O garrote vil para las Unidades de Intervención Policial, a las que da mucho pudor aporrear a yayoflautas y desempleados y se cubren la cabeza con las mismas lanas de cordero negro.

El problema, creo que es obvio y hay que decirlo, es que Facu Díaz comparte emisora con Pablo Iglesias y se estaba riendo del PP. "Por otra parte, y para completar el proceso de desmantelamiento de la banda, exigimos el acercamiento de los presos y presas populares a Andorra, y la entrega inmediata de las cuentas suizas, dentro de un proceso verificado por un comité independiente", recita el humorista.

Ahora que cada letra que escribimos nos sale enrojecida por la sangre irracionalmente derramada de los humoristas de Charlie Hebdo, el pasamontañas de Facu Díaz nos parece alta costura. Y sus palabras, fineza, como gustaba decir el también humorista Francisco de Quevedo. En estos días en que la risa llora tanto, la denuncia de Dignidad y Justicia no sobrevuela la altura de la suela de un mal chiste de José María Aznar (que no me asombraría como musa de este asunto).

columnaEl encapuchado Facu Díaz también exige: "La inmediata puesta en libertad de nuestro ideólogo Luis Bárcenas, considerando que ser consecuente con esas patillas y esas pintas de mangante no es ningún delito. Y la reconversión de la sede de la calle Génova en una clínica abortista para mujeres de derechas que desean toda la discreción del mundo".

No atisbo yo en estas palabras, por mucho que esfuerce mi magro muslamen intelectual, alusión alguna a las víctimas de ETA. Y, menos, desprecio. Pero como periodista me he pasado diez años yendo y viniendo por Euskadi a cubrir atentados y conozco a las víctimas. Y comprendo –cómo no comprenderla—su hiperestesia. A veces muy políticamente manipulada.

charlie-hebdo-publisher-charbPero no comprendo la citación de Gómez Bermúdez a Facu Díaz por este vídeo. Es como si los familiares de las víctimas del Spanair de Barajas se querellaran contra los productores de Aterriza como puedas.

La absurdez de la denuncia de Dignidad y Justicia es palmaria con solo ver el video del tal Facu. Pero la idocia del togado que admite la denuncia es aun mucho mayor, y me hace cuestionarme mucho la cordura de nuestros jueces y fiscales, en teoría garantes de nuestra libertad de expresión. Yo pensaba que tenían más elevados asuntos con los que ganarse los millones. Y gastarse los nuestros. Los jueces locos solo quedan bien en las películas de John Huston y John Ford.

Entre el asalto a Charlie Hebdo y este ridículo juicio contra Facu Díaz, a uno le da por pensar que hay una conspiración internacional para arrebatarnos la risa. Para despojarnos del humor y el amor, que suenan y son tan parecidos, hoy, como dos gotas de lágrima.

Ríete de la noche,

del día, de la luna,

ríete de las calles

torcidas de la isla,

ríete de este torpe

muchacho que te quiere,

pero cuando yo abro

los ojos y los cierro,

cuando mis pasos van,

cuando vuelven mis pasos,

niégame el pan, el aire,

la luz, la primavera,

pero tu risa nunca

porque me moriría.

(Neruda, por supuesto)