Rosas y espinas

Abre la puerta de un avión para suicidarse

masMe entero por un artículo de mi viejo amigo Ricardo F. Colmenero (El Mundo) de que un pasajero del vuelo Palma-Ibiza intentó suicidarse estos días abriendo la puerta del avión en marcha cual Altazor, el azor fulminado por la altura de Vicente Huidobro. En principio me extrañó que dicha noticia fuera enjaulada en la sección de sucesos, y no en la de política nacional o autonómica. Pues, tras la orgía electoral que nos han pegado en 2015, con el pueblo como gogó desnuda dentro de una tarta, entre nuestra casta política no percibo más que a señores abriendo la portezuela de nuestro vuelo en marcha para suicidarse y suicidarnos. Ya me empiezan a aburrir tantas emociones, votaciones, negociaciones, intermediaciones, casinos políticos en Torrelodones y todo lo que rime con tocarnos los ovarios.

BraveheartEl primero que ha abierto la puerta del avión, quizá por cercanía geográfica con el alterado pasajero mediterráneo, es Artur Mas, que no acepta un procés independentista si no se concluye bajo la teñida estelada de su lacadísimo tupé. Mas quiere ser Braveheart pero vestir y cobrar como Jordi Pujol, sin darse cuenta de que Mel Gibson solo está guapo cuando lo visten con harapos, le pegan cinco cuchilladas y cabalga por las campiñas de Falkirk sin un duro en el bolsillo del taparrabos y acompañado de indigentes.

Si ya ni siquiera nos creemos demasiado las revoluciones de los coletas, a ver cómo vamos a tragar con una revolución que antes de tomar La Bastilla acude a comprar las corbatas a Emidio Tucci y se sienta un par de horas en la peluquería de Llongueras para salir guapo en los cuadros de Delacroix. Y después, quizá con el 3% de mordidas de Convergencia, le compra el cuadro a Delacroix.

cupEs raro que un proceso independentista dependa tanto de un señor independiente, de un particular con cartera (llena), del hijo político de un comisionista off-shore cual es el ex molt honorable. No comprendo a Oriol Junqueras ni a Joan Tardá cuando permanecen impasibles en sus asientos mientras Artur Mas abre la puerta del avión catalán con todos los catalanes dentro. Ambos hablan de lealtad (aunque los dos, ayer, de una manera más o menos explícita, rogaron al candidato que tirara de la cadena desde dentro). Pero no vale como argumento democrático. La lealtad no es al candidato, chicos. Es al votante. Y el votante ha decidido que no sea solo Junts pel Mas quien arbitre el procés. Incluyendo la elección del molt honorable, los electores han exigido poner un árbitro a la mayoría. Y Junts pel Mas son los que han elegido a la CUP para tan proceloso viraje.

Yo, de ser anti-independentista, estaría muy tranquilo: los políticos catalanes demuestran ser más carpetovetónicos que nadie: son capaces de pelearse incluso cuando están totalmente de acuerdo. Eso solo lo consigue un español de pura piel de toro goyesca. En sus manos, la unidad del jarrón español (que siempre se cae pero nunca se rompe) está segura. Adieu, procés. O hasta luego. Nos volveremos a ver las caras, pero espero que con otras caras.

rajoyParadójicamente, hoy se puede considerar al PP el principal partido catalanista de España. Cada vez que gobierna, el independentismo catalán empieza a atar sus perros con butifarras. Solo por citar a ERC, pasó de 260.000 a 600.000 votos en estos cuatro años de consignas católico-españolistas, a pesar de la intercesión del ángel de la guarda Marcelo, el que guía a nuestro ministro de Interior cuando aparca. Buen trabajo, Mariano.

5630fa632050bRajoy se aferra a la excusa de los paracaidistas Podemos y Ciudadanos para justificar el mayor fracaso popular desde Manuel Fraga, y Pedro Sánchez nos inculca la misma falacia para embellecer los peores resultados socialistas desde antes del 23-F. Ninguno de los dos medita sobre qué, o quién, ha llevado a este país a buscar una nueva izquierda y una nueva derecha. Con la disculpa de los paracaidistas (ya es casualidad semántica), ambos están también dispuestos a abrir la portezuela del avión en marcha con los españoles dentro. A ninguno se le ha pasado por la cabeza dimitir, quizá porque el descalabro afecta prioritariamente a la cabeza.

índiceY así volamos los españoles, con un montón de líderes pirados de egolatría y dispuestos a abrir la portezuela del avión para suicidarse. Una vez terminado un año de agotamiento electoral, creo que ya no es tiempo de más urnas, sino de más partidos. Y no hablo en cuantitativo, sino en cualitativo. Los votantes catalanes y españoles han pedido regeneración democrática, y con su dispersión de voto han exigido que esa regeneración empiece en los partidos de puertas adentro y con tutelas centrífugas. Los viejos regenerando su autismo, y los nuevos no llorando en su bautismo. Por eso han sobrevivido PP y PSOE. Y por eso ni P´s ni C´s han asaltado los cielos. Que alguien aparte a estos tres tíos de las puertas del avión, que lo único que quiere la gente, después de un largo viaje, es volver a la rutina, al trabajo y a casa. Teniendo una rutina, un trabajo y una casa. No conozco a mucha gente que hoy pida más. Queridos reyes magos.