Opinion · Rosas y espinas

Títeres gora-éticos en el Madrid-Arena

568f9258bec5fSe están juzgando estos días dos presuntos delitos de extrema gravedad cometidos por el Ayuntamiento de Madrid. Un proceso es contra dos titiriteros (encarcelados) y el otro contra gestores y subcontratados municipales (libres) que provocaron la muerte de cinco niñas en aquel Halloween-2012 del Madrid Arena.

índiceObservando la relevancia que los medios estamos otorgando a uno y otro caso, da la impresión de que el asunto de los titiriteros preocupa más a los españoles que el posible homicidio botellero y botellonero de las cinco adolescentes. Manuela Carmena debería ir tramitando reserva en algún lujoso spa lisboeta para salir de foco unos días, en plan Ana Botella, si no quiere que la sigan capiroteando.

índiceLa Justicia española también parece considerar más crucial el asunto de los títeres que las cinco muertes, pues por el Madrid-Arena solo fue detenido, seis meses más tarde, el promotor de la carnicería, Miguel Ángel Flores. Lo esposaron el 9 de mayo de 2013, y fue puesto en libertad el día 10 de mayo. Los titiriteros aun roncan en la trena. Les pueden pedir cuatro años y medio de prisión por exaltación de terrorismo, lo mismo que le piden al Flores de las cinco niñas muertas. Muy ecuánimemente ponderado.

Luis_de_Guindos_2012_(cropped)Todas estas peculiaridades de la sociedad, la prensa y la justicia españolas llaman poderosamente la atención. Se convierte en más criminalizable un espectáculo de títeres más o menos afortunado (yo ahora creo que más), que la muerte de cinco niñas de entre 17 y 20 años por la codicia de unos enchufados del ayuntamiento (el imputado ex concejal Antonio de Guindos es hermano del, entonces y ahora, ministro de Economía Luis de Guindos). EEUU, Rajoy y Aznar, tan amigos de bombardear pueblos por el bien de la libertad y el pensamiento cristiano, deberían de plantearse la napalmización del Ministerio de Justicia (no os preocupéis por mí: si incito al terrorismo de derechas, nadie me imputará por apología).

5693f43dd4b7aCon ánimo muy manipulador, os invito a pensar en la diferencia que existe entre las secuelas que puedan sufrir unos niños que han asistido a un espectáculo de guiñoles para ellos ininteligible, y las secuelas que están sufriendo las cinco niñas muertas y sus amigas y amigos y familiares. Ningún gobierno de Podemos podrá volver a intentar corromper con guiñoles las mentes de los hijos de Rocío Oña, Cristina Arce, Katia Esteban, Belén Langdon y María Teresa Alonso, las cinco niñas muertas. Creo que esta es una secuela bastante importante. Según mi muy torticera opinión, estudiando estos datos debería ser menor delito gritar ¡Gora ETA! que proclamar ¡Viva Ana Botella!

barcenasLos etarras fueron unos hijos de puta de muy honda inquina, pero al menos reconocían su condición de asesinos al decirse grupo armado. Pero no veo yo mucha diferencia entre alguien que asesina por una patria y alguien que pone en riesgo la vida, y mata, a gente inocente solo por codicia. Por ahorrar en medidas de seguridad mientras Rodrigo Rato, Mariano Rajoy (usad bárcenamente como sinónimo de presuntamente), Jaume Matas, Bárcenas, Fabra, Granados, etcétera se lo llevaban tan crudo como la carne cruda de las cinco niñas muertas. Disculpad que escriba crudo, pero en mi falta de talento no encuentro otra manera de adjetivar toda esta barbarie.

La convivencia social y mediática de estos dos asuntos consistoriales matritenses nos demuestra a los españoles y a los madrileños lo que consentimos o no consentimos según sean los colores de nuestros gobiernos. Madrid no se echa a la calle para pedir que encarcelen o pidan responsabilidad política a los asesinos del Madrid Arena, y Madrid tampoco se echa a la calle porque un juez que teme a una muñeca haya 56b87b7b43eeadecretado prisión incondicional para dos titiriteros por un espectáculo de guiñol. Todo parece normal. Seguimos levantándonos a las siete de la mañana y yendo a trabajar o a trapichear vergüenza y miedo por el INEM como si nada. La alcaldesa Manuela Carmena se disculpa por los guiñoles como la ex alcaldesa Ana Botella defendió su spa de Lisboa mientras autopsiaban a las cinco niñas muertas del Arena. Con naturalidad.

índiceLo estamos haciendo muy bien. Si lo seguimos haciéndolo tan bien, pronto Valle-Inclán acabará siendo estudiado (en Francia, aquí estará prohibido) como un precursor del naturalismo español del XXI. Personalmente, creo que no es mal momento para volver a la Puerta del Sol. Los últimos años nos han demostrado que lo que se consigue en la calle no lo encuentras bajo techos mejor aclimatados. ¡Oh, queridos cráneos privilegiados!