Opinion · Rosas y espinas

La corrupción honrada del PSOE

Me hace mucha gracia todo el énfasis que se está poniendo en repetir que los dirigentes del PSOE condenados por los ERE no se llenaron los bolsillos, a diferencia de los Bárcenas, Correas, Granados, unos cuantos González y los Emepunto. Vaya tontería. La corrupción puede llenar mucho un bolsillo o un poquito muchos bolsillos, pero sigue siendo corrupción. No hay honorabilidad ni siquiera cuando se practica con buenas intenciones.

La única diferencia entre la corrupción gurteliana del PP y esta del PSOE es que la derecha se corrompe neoliberalmente, beneficiando solo a unos pocos, y el socialismo español se corrompe socio-liberalmente, beneficiando a unos cuantos más. En todo caso, los damnificados son los mismos. Los pardillos de siempre. Las clases bajas.

Porque cuando se roba o desorienta dinero público quien pierde son las clases bajas. Las clases altas gozan de mecanismos de compensación para que esa corrupción les parezca, incluso, confortable. No necesitan un colegio o un hospital público, por ejemplo. No sé cuántas rentas básicas se podrían haber repartido en Andalucía con los 679 millones volanderos de los ERE. Rentas que quizá hubieran ayudado a la reinserción laboral de unos cuantos miles de personas. Que a su vez hubieran contribuido con sus impuestos a pagar más colegios y hospitales públicos, de esos que no necesitan las clases altas… Da un poco de pudor escribir este cuento de la lechera y dirigirlo a un público mayor de siete años. Pero es que, a veces, leyendo los análisis más eximios y sesudos, parece que nadie crea que existan los españoles mayores de siete años. No sé si me entendéis.

El PSOE en Andalucía (no solo el PSOE de Andalucía) creó una red clientelar, y eso significa que había clientes y había vendedores. Quizá los vendedores del PSOE no se lucraran con dinero. Tampoco Shylock. Se conformó con una libra de carne. De la propia carne del deudor. Una libra de carne de dinero público. Una libra de carne de democracia. ¿A quién le han cortado la libra de carne de los ERE? ¿Quizás a ti? A mí, seguro. Que nadie me vuelva a decir que José Antonio Griñán es un hombre honrado, aunque viva de una modesta pensión y sin ahorros, como no se cansan de insistir sus apolojetas (sin sic).

Parece que estamos a punto de acuñar el neoconcepto de corrupción honrada, esa que no hace ricos a los griñanes ni a los chaves ni financia el partido. El neoconcepto de corrupción honrada a mí me recuerda al eximente de que la mató por amor. No existe el asesinato por amor, como no existe la corrupción honrada. Ambos dejan los mismos cadáveres (y no es una metáfora: cualquier clase de corrupción mata gente).

Esto no quiere decir que ande yo exigiendo la dimisión de Pedro Sánchez por la sentencia de los ERE, como haría cualquier piernas que se ha quedado solo con diez diputados. Solo planteo una discusión semántica y algo frívola sobre las distintas artes de matar, de corromper y de ser corrompido (estas dos últimas emulsionan en el sinónimo corrupto, maravillas del idioma).

Ahora que muchos estáis súper emocionados con la posibilidad de un gobierno progresista, o sea guay, volvemos a caer en la vieja tentación de distinguir entre corruptos buenos y corruptos malos. Yo no perdería un minuto ni una neurona en cavilar dónde está la diferencia. A otros asuntos colaterales sí les daría un par de vueltas epistemológicas. Quizá, si además de las condenas personales se le exigiera a los partidos responder económicamente de sus desfalcos, incluso en cómodos plazos, la libra de carne que nos ha amputado Shylock nos dolería un poco menos. Quizá.