Rosas y espinas

Oro, incienso y núcleos irradiadores

Y al final el errejonismo era esto: "Y al entrar en el portal, los magos vieron al niño José Luis Martínez Almeida con su madre María, y, postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron regalos: oro, incienso y núcleos irradiadores". O sea, el apoyo de Más Madrid a los presupuestos del zangolotino y negacio-ecologista alcalde de Madrid. La iluminación navideña de Madrid alumbró la tierna estampa de Íñigo Errejón postrado ante Almeida, aunque Rita Maestre fue la única con suficiente sensibilidad como para correr a colocarla encima del televisior. Pero tampoco salió bien: nadie puede equilibrar ninguna estampita en los lomos de un plasma.

Se anuncia una travesía en la que Íñigo Errejón y su mermado equipo van a tener que centrar todos sus esfuerzos en pelear contra la irrelevancia. Si Ciudadanos nació como el Podemos de derechas que había que inventar, Errejón, entre chupito de transversalidad y parrafito de Gramsci, quiso inventarse el Ciudadanos de izquierdas. Y ahora pretende ejercer como tal pactando a diestras y siniestras cual metrónomo glotón. Desde que se retiró Albert Rivera, las veletas de las torres de nuestras iglesias quedaron huérfanas de referentes. Ahora parece que ese papel lo desea asumir Errejón. Que le vaya bonito.

Los analistas catódicos han querido minimizar el daño heho por Errejón a la izquierda española contando votos, que no dañaron demasiado, concluyen, las perspectivas de Podemos. Discutible. Los resultados electorales hacen sospechar que Más País distribuyó adormidera abstencionista entre muchos votantes de Podemos, desanimados por el divorcio de los inseparables Epi y Blas. Con programas idénticos, soluciones idénticas, discurso idéntico y solo carteles diferentes, Podemos y Más País enfatizaban como nunca la pertinaz disgregación de la izquierda, su ingobernabilidad  suicida.

Ahora que Errejón le quiso regalar a Almeida su apoyo a unos presupuestos con recortes sociales, sanitarios, educativos, de libertades y de respirabilidad, ya sabemos la radiactividad que puede desprender esta escisión del núcleo, que para algo era irradiador.

Errejón, tan modernuqui que se ha puesto de look y de principios, creía que la simpatía catódica que despierta entre las grandes cadenas sería suficiente para camelar señoras, jóvenes y armadillos. Como es hombre de feraz inteligencia, tenía también que ser consciente de que su ascenso a los carteles iba a aportar un arma arrojadiza más, a los grandes y miedosos medios, contra Pablo Iglesias. El plan saldría primoroso si el votante de izquierdas fuera imbécil.

Ahora, con su insignificancia parlamentaria, el futuro de Más País depende de cuánto tiempo tarden las televisiones en cansarse de Errejón. La jugada de apoyar a Almeida a cambio de que el PP madrileño se libere de Vox no es más que un brindis histriónico, ruidoso e inane. Un movimiento en el tablero ingenioso pero fútil. Un titular que se diluyó en borrón a la siguiente mañana lluviosa.

Como todo el auge y domesticación de Podemos ha sido televisado en directo en plan Gran Hermano, nos queda a los votantes como un poso de nostalgia telenovelera que nos hace añorar aquella pareja tan bonita y dulce que formaban Pablo e Íñigo, ahora convertidos en dioscuros, irreconciliables, desidealizados de sí mismos.

Observar cómo un referente del 15-M, un fundador de Podemos, un agitador de la España ya casi eterna del 78, se nos echa en brazos de un tipo como Almeida, caricatura de la derecha menos leída, provoca una melancolía enorme. Aquello que nació con la esperanza de rejuvenecer el régimen, se nos ha envejecido de repente, como esos pobres niños afectados de progeria que se convierten en ancianos antes de aprender a hablar.

A los que os guste la tele os quedará, más temprano que tarde, un consuelo: la izquierda ha perdido un gran político, pero ha ganado un solvente tertuliano. Menos política, más periodismo, o sea.