Rosas y espinas

¡Alerta, 'furbo'!

Asisto aterrado al despliegue de radios y televisiones previo al partido Barça-Madrid. El apocalipsis era esto. Ni meteoritos armagedónicos ni hostias. El acabose viste pantalón corto. El cóctel molotov ha sido sustituido por un balón de cuero. El Camp Nou es la Bastilla, el nuevo Palacio de Invierno. La Muerte, con mayúsculas, se le cuela a la Humanidad por la escuadra. El verde es un inmenso cementerio.

En esta amplificación casi risible de miedos nacionales, a mí los que mejor y más gustosamente me amedrentan desde la tele son los segurólogos. Los segurólogos son una especie mediática, entre periodística y funeral, que se ha puesto de moda muy recientemente. Aparecen en pantalla muy serios, con los ojos empañados de luto y la voz susurrante de los que saben dónde habita el diablo. Nos abruman con una sopa intragable de esotéricas siglas policiales y acechantes peligros. Y siempre terminan sus letanías apocalípticas con admonitorias alusiones a Los Violentos.

Los Violentos, como los segurólogos, son otro concepto abstracto de nueva creación. No es que antes no se hablara de los violentos. Pero estaban como muy bien perfilados y definidos. Mayormente, eran los de ETA y su entorno. Ahora nos han concedido el honor de incluirnos como posibles Violentos a la práctica totalidad de los ciudadanos. De la sociedad que protesta. Y ahí es donde entran en juego las habilidades de los segurólogos.

Los segurólogos parecen haber nacido para poner la venda antes que la herida. Si uno se pone suspicaz y malmetedor, puede incluso llegar a sospechar que los segurólogos medraron alrededor de las algaradas que rodearon el 1-O y alcanzaron la dignidad global tras las revueltas por la sentencia del procés. Gracias a los segurólogos de los grandes medios, sabemos que la brutalidad policial contra ancianas y niños de estos últimos tiempos está justificada: esas ancianas y niños, como tú y como yo, en cualquier momento podemos ser beneficiados con la entrada gratis en el selecto club de Los Violentos.

Tras el ridículo del gobierno de Mariano Rajoy el 1-O, en el que el ex presidente, con sorna y superioridad, prometió solemnemente que no habría urnas, los grandes medios se dedican a amplificar no ya lo que sucede, sino lo que pueda suceder en Catalunya, creando una atmósfera de inquietud que nos hará más tragadera la manta de hotias que quizá nos dé la policía. Los periodistas lo sabemos de primera mano. Las agresiones a reporteros por parte de uniformados tras la sentencia del procés han sido derivadas, por las teles y los grandes medios, a la sección de Indiferencia.

Aunque Los Violentos no han hecho ningún  comunicado sobre si reventarán o no el partido del Camp Nou, ya están ahí como imaginario colectivo, con el difuso rostro del Tsunami Democràtic, pero extensible por contagio a toda la sociedad catalana, y no digamos ya a la culé.

Se acaba de suspender un partido porque los seguidores del Rayo Vallecano afearon a un jugador rival su ideología nazi. En un país que no suspendió partidos ni cuando hubo asesinatos en los alrededores de los estadios. Pero esos asesinos no pertenecían a Los Violentos. Eran lobos solitarios, con la paradójica peculiaridad de que actuaban en manada y, en muchos casos, se adornaban con esvásticas y otras lindezas.

El Barça-Madrid de hoy fue aplazado por capricho de Javier Tebas, presidente de la Liga, viejo flecha de Fuerza Nueva y, ahora, confeso simpatizante de Vox. La de Tebas también fue una estrategia para meter miedo en el cuerpo. Un 155 al fútbol. Que dio tiempo a los presuntos Violentos a preparar mejor sus boicotes y sus cosas. ¿Habrá violencia ciudadana? No lo sé, pero tanto Tebas como los segurólogos y sus grandes medios han trabajado todo lo posible para alimentar las neuras agresivas de los más pirados. Que no pase nada, aunque se les caigan las audiencias. Porque lo que no se les caerá nunca es la cara de vergüenza.