Rosas y espinas

El algoritmo Almeida

A veces nos sorprende, y no sin razón, la cerrilidad manifiesta de algunos de nuestros representantes políticos. Lo digo sin inquina, pues les hemos votado. Pero, en este sistema nuestro de listas cerradas, a veces te dan ganas de ponerte conspiranoico y pensar que las fuerzas oscuras que nos gobiernan desde el Íbex o desde cualquier otro Mordor más o menos imaginado juegan a denigrar la democracia aupando al más incapaz de entre nosotros, situándolo al frente de los partidos y los parnasos de decisión, para así poner más en evidencia la bajeza intelectual y ética de nuestra llana estirpe. Mira, tú eres así. ¿Te crees que vamos a dejar el mundo en manos de alguien como éste, como tú?, parece decirnos una voz del más allá, desde un rascacielos con eco, cada vez que Donald Trump declara una guerra por tuiter o que José Luis Martínez Almeida hace de alcalde de Madrid. Son como seres artificiales que nunca te encontrarías en el bar o en el supermercado. Tipos y tipas que no existen por la calle. Y sin embargo están ahí. En los palacios y en los platós. Diciendo y haciendo cosas. Y qué cosas.

Nos cuenta eldiario.es que el alcalde de la villa y corte ha decidido excluir unos versos de Miguel Hernández del ya medio desgraciado memorial por las víctimas del franquismo del cementerio de La Almudena.

Mi vida es una herida de juventud dichosa.
¡Ay de quien no esté herido, de quien jamás se siente
herido por la vida, ni en la vida reposa
herido alegremente!

Si hasta a los hospitales se va con alegría,
se convierten en huertos de heridas entreabiertas,
de adelfos florecidos ante la cirugía.
de ensangrentadas puertas.

No se le observa al poema vocación de áspid vengativo por parte alguna, palabra que pueda ofender ni al más asténico de los sensibles fascistas, pero al alcalde Almeida esos versos le molestan, le irritan, le hieren. ¿Qué le dirán esos versos a un ser imaginario como Almeida para que los trate así? ¿Qué arcano peligroso malicia que esconden? Ya os digo que a esta gente no se la encuentra fácilmente por la calle.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

No se puede tomar esta censura a los versos de Miguel Hernández como síntoma de odio a la cultura, pues para gente como Almeida la cultura son los toros. Es algo más profundo e inextricable lo que le inspira, algo ininteligible que habita más allá del bien y del mal. Algo que ni está al alcance del verso denunciativo del más fino de los poetas. Es, realmente, actitud de algoritmo. Al final va a ser que Almeida es un algoritmo. Una secuencia compleja que conduce al absurdo cuántico. Si no, es que no se explica.

La cultura, tanto la científica como la poética, lleva siglos luchando contra la tiranía del algoritmo. El algoritmo máximo, por ejemplo, es la fe, sobre todo cuando es utilizada para quemar herejes o sentar willies toledos en los banquillos. Un sabio dijo un día que dios fue el tío que más se esforzó en hacer creer que no existe. De ahí su paradójico éxito en distintas versiones por todo el orbe. Otro algoritmo, como Almeida.

Acabarán quitando a Miguel Hernández, a Lorca, a Quevedo y a Cervantes de las escuelas, pues el algoritmo manda y detecta en sus versos algo sospechoso. ¿Qué? Eso nunca se lo preguntes a un algoritmo.

Miguel Hernández ofende al alcalde por su propia existencia. Esa es una batalla que la izquierda tenemos perdida. Porque no puedes vencer a lo que no te puedes explicar. Al algoritmo.  A Trump. A Almeida.  A los 451 grados en la escala de Farenheit que tienen de temperatura cerebral. Terminator era un aficionado.