Rosas y espinas

La cobardía de ERC

Lo que no queremos entender, aquí, es el concepto de una puta democracia. ¿Qué cojones hace Esquerra Republicana diciendo que el PSOE es su antagonista máximo y telúrico en el Parlament catalá cuando ha votado un gobierno del PSOE en el Parlamento español? Oriol Junqueras es un fraude dentro de una ilusión, y te juro, amigo Junqueras, que siento decir esto. No estoy opinando. Estoy sollozando.

Habría muchas maneras de entender un gobierno de PSOE, ERC y Comuns en Catalunya. Y ahora nos encontramos con que ERC veta al PSOE, pero no a los herederos del pujolismo. No es que el PSOE haya sido un partido demasiado modélico, pero a lo mejor con un poco de ayuda catalana y vasca, quizá podamos devolver a ese PSOE a los tiempos en los que era socialista y llevaba en su programa el derecho a la autodeterminación, a una consulta, a una desguerra incivil, a lo que se razone. Pero no a esta cerrazón sin alegría ni hermosura.

Yo no voy a ser como esos periodistas que dicen sin pudor que "la mayoría de españoles piensan que...". No sé llenar esos puntos suspensivos. Ni quiero llenarlos. Eso lo tenéis que hacer vosotros: los representantes electos de los pueblos catalán y español. Pero creo que hay mucha izquierda que os va a llenar esos puntos suspensivos.  Quizá también en Catalunya.

Ha habido un empate en las elecciones catalanas entre un partido que hoy gobierna el Estado y otro que no quiere ese Estado. Y funciona. El PSOE y Podemos asumieron el coste de integrar a ECR como socio enemigo para formar gobierno español. Con todo lo que eso costaba  a la hora de escuchar a los periódicos decir que se había vendido España a los separatistas y que Navarra iba a ser anexionada a Abu Dabi. No os riais. Hay gente que se cree estas cosas. Mucha gente. España se rompía porque ERC apoyaba la investidura. Pero la Gürtel es un discreto secretito entre unos chicos muy bien vestidos que luchan, mientras se forran, por la unidad de España.

Ahora, quizá sea el momento en que ERC, en vez de seguir maridándose con el pujolismo, con el juncarlismo pujolista (Pujol y Juan Carlos comparten testaferro), tenga que tomar una opción que cambie al PSOE y nos cambie a todos nosotros. Y que el a por ellos se convierta en un con ellos. Nunca en España ha habido una situación tan proclive para que eso suceda. Y si ERC la desperdicia, nos está desperdiciando a todos. Españoles y catalanes.  A no ser que, en lugar de humanidad e inteligencia, se esté basando la actuación del catalanismo no corrupto en tacticismo. Con lo que también sería susceptible de ser calificado de corrupto.

Si ERC apoya al gobierno del PSOE y Podemos en España, y pone vetos a dejarse apoyar por el PSOE en Catalunya, es que su hipocresía identitaria los descalifica para cualquier opción: ni son de esquerra ni son republicanos.

El PSOE no es ejemplo de izquierdismo ni de republicanismo, sino todo lo contrario. Pero al PSOE lo pueden volver socialista, obrero, izquierdista y republicano los partidos que están gobernando con él. El PSOE, en democracia, nunca pudo ser lo que sus siglas le dicen. Porque el PSOE ha gobernado solo hasta ahora. Hoy, con la sola presencia de Podemos, el PSOE es otra cosa (o no, pero tiendo a ser optimista). No imaginemos lo que sería si entrara a gobernar Catalunya con ERC. Yo, aunque soy muy paleto, creo que no estaría porno que ERC y PSOE se repartieran los cuatro años de legislatura en Catalunya: dos años para la presidencia de cada partido. Y a ver qué pasa. Porque eso de entenderse catalanes y madrileños nunca lo hemos probado. Y a lo mejor nos pone.