Opinion · Consumidor indignado

Cuidado con los contratos de permanencia que incluyen ¡dos penalizaciones!

Entro en una tienda Phone House. Hay una cola tan larga que parece que están regalando los móviles. Así que mientras espero, tomo nota de su teléfono de información y les hago una llamada sin salir de la tienda.

Me intereso por varios modelos y pregunto a la operadora qué penalización tiene darme de baja antes de que acabe el compromiso de permanencia si ellos me gestionan la portabilidad de mi línea a otra compañía para beneficiarme (o perjudicarme) de una de sus ofertas en la adquisición de móviles.

La señora (o supera los 50 años o fuma mucho) me indica que no tiene ni idea de qué multa aplicará cada compañía (empezamos bien), pero que Phone House me cobrará una si cancelo el contrato antes de seis meses.

¿Cómo? ¡Dos penalizaciones! Clavo el dedo índice en mi oído y lo meneo hasta sentir dolor por si lo tengo taponado y he escuchado mal. Vuelvo a preguntar y la respuesta de la comercial es la misma:

“Si realiza una portabilidad a través nuestra, sea cual sea el terminal que escoja, en caso de que se dé de baja sin que hayan transcurrido seis meses tendrá que abonarnos una penalización de 150 euros, independientemente de la que le aplique la compañía de móvil”. Toma ya.

¿Acaso va a salirme el móvil 150 euros menos caro que si lo compro directamente a la compañía? Pregunto a la operadora cuánto me cuesta un Samsung Galaxy Note 3 si me llevo mi línea a Yoigo a través de Phone House: “20 euros al mes durante veinticuatro meses”. Entro en la web de Yoigo y veo que si lo hago directamente con ellos, el precio es un pago inicial de 120 euros y dos años abonando 15 euros mensuales.

Realizo una serie de complejas operaciones matemáticas aplicando las habilidades que adquirí con 6 años en 1º de EGB y descubro que tanto Phone House como Yoigo van a cobrarme 480 euros por el teléfono.

Así que advierto a la comercial que es ilegal secuestrarme la línea durante seis meses exigiendo un rescate por su libertad a cambio de nada. Me contesta que sí ofrecen algo que mejora la oferta de Yoigo: el ingreso de 70 euros en mi cuenta en cuanto pague las tres primeras facturas. Le aclaro que eso es menos de la mitad de los 150 euros con los que me pretenden multar si me voy antes de seis meses. ¿Qué pasa si no estoy contento con el servicio que me presta la compañía o decide subir las tarifas?

La teleoperadora se despide deseándome buena suerte en mi búsqueda de ofertas mientras veo que ha llegado mi turno en la tienda. Creo que voy a pedirles que me tramiten la portabilidad para hacerme con un contrato. Esto va a ser divertido.

DEFIÉNDETE, un libro de Rubén Sánchez

_____

Este texto es uno de los #101fraudes del libro de Rubén Sánchez DEFIÉNDETE.