Ruido de fondo

El 'responsable' ha muerto

Yo pensaba que la única profesión inmune al fracaso era la de entrenador de fútbol; que una figura como la de Javier Clemente, en activo pese a su historial, era inconcebible en otros campos.Pues no es así. La madre de todas las crisis económicas aún no se ha cobrado una sola dimisión en todo el mundo. No digo ya que metan en la cárcel a los estafadores hasta que devuelvan lo robado, eso ni se me pasa por la cabeza. Digo que alguien habrá hecho mal su trabajo a juzgar por cómo estamos. Algún supervisor en algún banco esquilmado, en alguna compañía quebrada, alguna autoridad monetaria del mundo... Pues no. El responsable, como sucedió con Dios, ha muerto. Y el día de la nevada lo mismo. Alguien, algún gestor que cobra dinero público o privado, habrá hecho algo mal o dejado de hacer algo bien. Si no, no se explica el desastre de Barajas. Pues tampoco. El caos simplemente se produjo.Es la meteorologización del mundo financiero, que ha llegado a la política. Hace mucho tiempo que los economistas nos engañan con su discurso impersonal y nos hacen creer que una menor producción conduce inexorablemente al despido de trabajadores. Nadie lo puede remediar: si llueve te mojas. Pero la economía no es la naturaleza. Detrás de un ERE siempre hay codicia, nombres y apellidos.Ahora la meteorologización llega a la política. No importa que se trate de una guerra en busca de armas inexistentes, de una corrupción financiera universal o de una nevada que atrapa a los viajeros en Barajas. Nadie se ha equivocado. Esas cosas, como la lluvia, el frío o el sol, simplemente suceden.