Ruido de fondo

La democracia es lo que tiene

Los 333.628 votos de Amaiur no son nada comparados con los diez millones largos obtenidos por el PP. Los independentistas vascos sólo han recibido cien mil votos más que EQUO, un partido recién nacido que se ha presentado a las elecciones deprisa y corriendo. Y sin embargo, los abertzales están recibiendo una atención enorme por parte de los medios. Han conseguido hacernos creer que la calidad de nuestra democracia depende de que ellos consigan grupo parlamentario propio. Pero mucho más importante para la democracia es corregir ese sistema de circunscripciones provinciales, que tanto les beneficia: 7 escaños es una representación desmesurada, si la comparamos con la tiene   EQUO.

Dicho lo cual, hay que añadir que las 333.628 personas que han votado a Amaiur llenarían cuatro estadios como el Santiago Bernabeu, y que todavía quedaría gente sin sentar. Amaiur es, nos guste o no, la cuarta fuerza política del Estado y la primera en el País Vasco. No parece lógico que el PNV, con menos votos, tenga grupo parlamentario y que los independentistas pasen a formar parte del grupo mixto. Estoy seguro de que hay normas y reglamentos que sostienen la decisión tomada el jueves por el Parlamento. Pero aquí no estoy hablando de normas, sino de sentido común, que es mucho más importante.

Y sentido común es precisamente lo que parece faltar en el PP y en el PSOE. Y no digamos ya en UPyD, que ha pedido la ilegalización de Amaiur. Llevamos toda la transición pidiéndole a ETA que cambie las balas por los votos; y cuando lo hace, parece que nos incomoda. Parece que somos nosotros, y no ellos, quienes están a disgusto en un lugar donde puedan defenderse todas las opiniones.