Marco Incomparable

El Rivera feo

Sucede hasta en las mejores familias. Convocas una reunión y te toca aguantar al primo pesao al que no puedes ni ver. Y es que, aunque él tampoco te soporte a ti, hay reuniones demasiado golosas para perdérselas por muy mal que te lleves. Sobre todo si de por medio hay una exclusiva y un bodorrio de los buenos. A mí me pasa mucho con las elegantes convocatorias que realizo en mi casa y en las que los camareros pasan bandejas de Ferrero Rocher. Quieren venir hasta los feos de los Bulos.

 

kikorivera
DJ Paquirrín

El caso de Kiko Rivera, más que el del pariente plasta, es de ese familiar al que todos tenemos cariño porque es muy majo, pero al que preferimos no lucir demasiado. No por miedo a que venga vestido con una camiseta que diga: 'F*** me I'm famous'. Ni por si aparece con una choni a medio vestir. Tampoco por sus idas y venidas con su hijo y su ex pareja, sus líos de novias y derivadas, que también. No es que caiga mal. El problema de Kiko es que es el hermano feo de los Rivera.

 

Y qué mal queda en Hola llevar a portada el reportaje de la boda de Francisco Rivera junto al guapo del clan, Cayetano, (tan estupendos, tan de alta alcurnia) con el hijo menos agraciado de Paquirri. La diferencia entre estos hermanos deja bien clara la importancia de los genes maternos, en este caso los de Carmen Ordóñez frente a los de una estrella de la canción española condenada por blanqueo de dinero.

 

Cuando un pariente te va a estropear la foto o te la va a liar, pronuncias el clásico "ya si eso te llamo" y luego que no se queje que a un hermano, en realidad, no hace falta mandarle invitación certificada. Eso lo entiende cualquiera.

 

¿Alguien se imagina al DJ con chistera en el reportaje vintage de Fran Rivera, tan ñoño él, y de Lourdes Montes, tan boring, con todos esos invitados disfrazados? Los novios tampoco.