Opinion · Marco Incomparable

Pilar Rubio, estamos de saldos

 

Eran los orígenes de Pilar Rubio como reportera. Amagaba con hacer sombra a Patricia Conde en ‘Sé lo que Hicisteis’ y Telecinco empezaba a impacientarse con las bromitas de la nueva cadena a costa de su programación. Y su impaciencia se centraba en Pilar Rubio, a la que la cadena de Mediaset incordiaba un poco mientras trabajaba.

 

Mi jefe me pidió una entrevista con la prometedora morena de La Sexta: era un buen momento y ella parecía ser alguien lo suficientemente interesante. Parecía. Interesante. Pero no.

 

Ignoro si tenía un mal día o si cuando la llamé estaba incómoda porque acababa de hablar con Paolo Vasile de largarse de ‘Sé lo que Hicisteis’, pero creo recordar que lo más de lo más que me dijo aquel día en nuestra conversación fue “yo sólo hago mi trabajo”.

 

Menuda mierda de entrevista. Y, ya sé lo que me vais a decir: ¿culpa del periodista o del personaje? Pues, en este caso, no me voy a fustigar. Qué sosez. Me esperaba algo más de una tía que, además de ser un cañón, aparentaba tener cierta gracia y que, en vez de escuchar a Dani Martin, presumía de ir a conciertos de heavy metal.

 

Su gracia, para qué engañarnos, venía de las preguntas ingeniosas que le redactaban los guionistas de La Sexta –grandes, por cierto-. Ese ingenio –el de los guionistas- y el descaro de Pilar Rubio en los reportajes –que ni Berta Collado ni Cristina Pedroche ni ninguna otra consiguieron emular después, y esto es una verdad como un templo- le valieron un fichaje en Telecinco con un buen cheque al portador ante el pasmo de sus compañeros de programa, que intentaron reírse de la situación. A ella, sin embargo, de repente se le apagó la chispa.

 

Y tanto que se le apagó. Ni siquiera regalarle programas de audiencia segura como ‘Operación Triunfo’ o la copia de ‘Mira quién Baila’ sirvió de nada. Telecinco intentó amortizar el gasto con las campanadas de nochevieja, el mundial de Sudáfrica… Nada. Ella no era Sara Carbonero2.

 

Después del bache de Telecinco, cadena a la que, tal vez, nunca debió de ir, El Corte Inglés ha elegido a Pilar Rubio como imagen de sus rebajas. Es enero, época de saldos.