Marco Incomparable

Raphael, ídolo 'hipster'

 

Me encanta.
Mírale qué entusiasmo le pone

 

El tuit que anunciaba esta semana que Raphael iba a ser cabeza de cartel de Sonorama me pareció en un primer momento tan verídico como si hubiera leído una noticia sobre la detención de Justin Bieber por conducir sobrio uno de sus deportivos horteras.

 

Hay vestigios de nuestro pasado que han envejecido muy mal. Ana Belén y Victor Manuel, Luis Cobos, el botijo, la yogurtera, Cobi… la lista es muy larga. Sin embargo, hay otros que caminaron por el filo de la navaja de lo freak para acabar siendo objeto de culto: Alfredo Landa, Rocío Jurado, Naranjito, Raphael, etc.

 

El Ruiseñor de Linares se merece un respeto. Y no sólo por haber mantenido tantos años una carrera discográfica en la que este septuagenario -que ha grabado duetos con Tom Jones, Celia Cruz y Paul Anka- ha llegado al simbólico disco de uranio. Este hombre, que fue un guaperas en sus años mozos, no se ha cortado un pelo en su vida.

 

Le ha dado igual darnos el coñazo año tras año en La1 para cantarnos la zambomba que hacer una versión de Aquarius que desata la locura. Es un divo capaz de declarar que para él es "un sueño" actuar en Aranda de Duero y al mismo tiempo admitir que no sabía qué era el festival. Yo tampoco lo tenía muy claro, la verdad.

 

Lleva muchos años intentando conectar con "la juventud" y, admitámoslo, tiene mucho mérito que alguien que pasó por el Festival de Benidorm y por Eurovisión lo haya conseguido. De hecho, ¿hay algo mejor que tener a Raphael en las fiestas de tu pueblo y poder ir a verle gesticular más que La Máscara de Jim Carrey mientras canta greatests hits?

 

En serio, ¿no tenéis en vuestro iPod ninguna canción suya? Venga, yo doy el primer paso. Admito tener Aquarius y Como yo te amo, pero las he eliminado de la opción de 'aleatorio', para evitar sustos. Son canciones perfectas para acabar una fiesta por todo lo alto. Aunque, ahora que lo pienso, me faltan unas cuantas (Yo soy aquel, por ejemplo).

 
Los hipster tendrán en agosto su gran noche. ¿Concluirá este espectáculo vintage con el "Lalalalalaaaaa, la laaa laaaaaa" del anuncio de Navidad?