Marco Incomparable

Panamá y las Antillas Holandesas, son dos paraíiiisos...

 Torroja

 

 

... que a veces yo me monto en mi piiiso.

 

Ana Torroja se baja las canciones de iTunes. Presume de pagar por la música -de la que ella misma se lucra-. Incluso, hace unos años, pedía una solución "drástica" para acabar con la piratería y se quejaba de que "la gente", al descargarse discos, perjudicaba a muchos artistas y a toda una cadena de personas que trabajan en el backstage de la industria musical.

 

Vaya.

 

¿A cuántos ciudadanos afecta aproximadamente que una acaudalada cantante decida dejar de pagar sus impuestos a Hacienda por consejo de un bufete de abogados especialista en esquivar inspectores?

 

Exactamente a todos los españoles.

 

La excomponente de Mecano ha tardado AÑOS en admitir que defraudó al fisco y ha accedido a pagar 1,2 millones de euros después de pelear para irse de rositas. Sólo ha dado el paso de confesar cuando ha visto que iba de cabeza a la cárcel.

 

¿Es este el mensaje que mandan "los artistas"? Porque el de Torroja no es el primer nombre que se relaciona en un titular con las palabras "evasión de impuestos". Cuando hablamos de este tipo de problemas con Hacienda, nos vienen a la cabeza personajes como Isabel Pantoja, Bertín Osborne, Pedro Ruiz, Joaquín Cortés, Alejandro Sanz...

 

¿Defrauda la mayoría de los artistas? Sería muy injusto hacer una afirmación así. Es más, sería falso y demagógico. ¿Podemos decir que todos son iguales, que todos evaden impuestos, que todos nos engañan? No.

 

El ingenio de Amaral

 

En un mundo dominado por 140 caracteres,  una denuncia sin demasiado fundamento puede colar. Los gestos de cara a la galería funcionan. Sin embargo, hacer una acusación de este tipo a un colectivo como "los artistas", así, en genérico, sería absurdo. ¿Qué pensarían por ejemplo, grupos como Amaral?

 

Una memez casi tan cateta como el nuevo vídeo del grupo maño titulado Ratonera, canción mediocre con la que han conseguido salir en los medios a costa de llamar la atención poniendo el ojo morado a "los políticos". Qué gran ingenio. Qué gran mensaje.

 

Caras ensangrentadas y... ¿algo más? No. P'a qué, si con esa imagen ya te has colado en los telediarios. Qué rebeldes. Qué alternativos. Y además, como somos guays, tabla rasa con la derecha y la izquierda. Total, todos son iguales. O eso es lo que queda bien decir.

 

Lo dicho, que "los artistas" defraudan.