Marco Incomparable

Lactancia obscena

Dar el pecho es la mejor forma de alimentar a un bebé. Es, no sólo la más natural, sino también la más sana y beneficiosa para un hijo. Pero puede ser muy duro, especialmente para una madre primeriza sin experiencia que muchas veces recibe las opiniones del resto como críticas veladas o intromisiones en la forma de cuidar a su recién nacido.

 

Por más que amamantar sea una experiencia maravillosa y una elección personal para cada mujer, aquellas que deciden hacerlo se ven muy condicionadas a la hora de moverse libremente, de tener tiempo para hacer las cosas más básicas, sufren dolores en el pecho y tienen la responsabilidad y, muchas veces, la preocupación añadida de preguntarse si su bebé ha comido suficiente o no. Todo muy estresante.

 

Cuando, además, una observa en los demás una actitud de censura, una mal disimulada incomodidad y miradas de desaprobación  por no esconderse cuando alimenta a su pequeñín, la cosa se vuelve muy agobiante.  ¿Quién no ha escuchado alguna vez criticar a una mujer que da el pecho en mitad de la calle? Muchas veces por parte de hombres que se creen que lo que hace esa madre es provocarles. Glup. Cuánto pirado.

 

Sí, porque somos mamíferos. No pasa nada. Las mujeres que amamantan a sus hijos no quieren enseñaros las tetas. Hay que ser un enfermo para pensar así. Todos los que os encontráis en este grupo de gente peculiar estáis condicionando a muchas mujeres a quedarse en casa y a convertir la lactancia en un insufrible secuestro.

 

Este acoso encubierto a las madres que dan el pecho no está sólo en la calle, en los centros comerciales. También existe en las redes  sociales. Hasta ahora, Facebook consideraba obscena una imagen en la que una mujer amamantara a su hijo si en ella aparecía su pecho. La censuraba. Fuera de la red.

 

Parece ser que ahora alguien (¿una mujer, tal vez?) ha puesto sentido común en Facebook -que no tiene problema alguno en mostrar fotos de menores con armas, por ejemplo-, que ha decidido en 2014 y no antes que dar el pecho a tu bebé no es porno. Gracias. Quizás ahora empiece a cesar el acoso a las mujeres que han elegido no dar a sus bebés un biberón.