Marco Incomparable

Te entiendo Casillas

 

Navegan por las redes sociales idiotas de alto copete capaces de soltar las mayores sandeces sin siquiera tener gracia. El último en sufrir a este tipo de seguidores ha sido el portero del Real Madrid y de la selección Iker Casillas.

 

Un tal "dany_81" celebró que el guardameta compartiera en Instagram una tierna fotografía de su hijo y de Sara Carbonero juntos en la playa con un "Tíralo pal agua haber si flota topó!". Aparte del "haber", del "pal" y del "topó" (???? menudo récord de burradas en una frase tan corta, creo que esto ni lo voy a comentar), este simpático internauta tiene la gracia en el culo.

 

Algunos medios han considerado que Casillas respondió al seguidor con un insulto grave. Juzgad vosotros: "Tienes que ser un hijo de la gran puta para poner ese comentario.. espero que tengas vergüenza de pensar 3 minutos lo que has escrito... GILIPOLLAS!!!"

 

¿Grave? Pues a mí me parece bastante suave teniendo en cuenta el comentario del troll. Si yo me encuentro en alguna de mis redes sociales algo así sobre una de mis hijas, "hijo de la gran puta" y "gilipollas" me parecen más bien unas palabras dulces. Sí, es que le han sugerido tirar a su hijo -por cierto, una monada y un calco de su madre- al mar.

 

Estamos acostumbrados a que alguien con tantos followers en las redes sociales no dedique ni un minuto a responder chorradas. Uno de los principales motivos para ello es no dar a quien pone algo así la satisfacción de haber recibido una respuesta, de convertirse en alguien de repente, de ser seguido por otros.

 

Intentar acabar con los imbéciles entre tantos seguidores es como intentar poner puertas al campo. Sin embargo, una hostia bien dada a tiempo viene bien de vez en cuando. Lo siento por los megaeducados, pero entiendo a Casillas.