Opinion · Marco Incomparable

Feminista con clase

 

watsondetalle

 

Paso de Harry Potter, de las pelis y de los libros de J. K. Rowling. No soy fan de los niños prodigio que a cada generación nos han intentado meter por los ojos los productores de turno. Pero Emma Watson es un caso aparte. Ella es una mujer que desborda inteligencia, sentido común y… aunque parezca una chorrada irrelevante, clase.

 

El discurso que pronunció el pasado lunes en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York en su condición de embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres (si no lo habéis escuchado, os invito a hacerlo pinchando aquí) es tan feminista como integrador con los hombres en una causa que no debería ser exclusiva de las mujeres.

 

Que la mitad de la población mundial no viva en igualdad de condiciones, debería afectar a la otra mitad. Más que nada porque son sus hijos, sus padres, sus hermanos, sus parejas… y por lo tanto les atañe.

 

Capaz de reconocer con humildad que ni siquiera ella misma sabe muy bien por qué han llamado a la actriz de Harry Potter para hablar sobre la igualdad, lo cierto es que ha pronunciado un discurso tan contundente y eficaz en sus argumentos, que sus palabras han dado la vuelta al mundo. Incluso han servido de forma colateral para promover una campaña viral que ha denunciado a aquellos que distribuyen fotografías robadas de famosas desnudas.

 

Watson ha defendido su condición de «feminista» pese a que este término se esté empezando a percibir como algo «demasiado fuerte, agresivo, antimasculino o incluso sinónimo de mujer poco atractiva» y ha pedido a los hombres que den un paso al frente para unirse a esta lucha de igualdad de géneros de la que ellos mismos se beneficiarán.

 

De esta forma presentó esta joven británica nacida en París la campaña #HeForShe de Onu Mujeres. Ya veréis cuando Toni Nadal se entere de que una mujer puede dirigir un equipo de tenis masculino y de que, además, un hombre puede luchar por la igualdad de género.