Marco Incomparable

Menores expuestos

El presidente estadounidense con sus hijas Sasha y Malia.
El presidente estadounidense con sus hijas Sasha y Malia.

 

Cuando una madre o un padre se lleva a sus hijos al trabajo pueden ocurrir dos cosas: 1) Que se aburran media hora después de comprobar que aparte de boli y subrayador amarillo hay poco más que utilizar; y 2) Que aparezcan en la prensa y se vean expuestos a todo tipo de comentarios pese a ser menores de edad. Obviamente, el segundo caso sucede sólo si uno de los padres es famoso.

 

Los políticos de primera línea en España, como casi siempre ha ocurrido en la mayoría de países europeos, han mantenido a sus hijos al margen de la vida pública. Con sonadas excepciones como la de José María Aznar (que proporcionó carnaza a cascoporro con aquel espantajo de boda repleta de gürtelianos), la mayoría de presidentes ha tratado de proteger la intimidad de su descendencia.

 

En EEUU, la tradición es la contraria. Todo político que se precie aspira a presentar ante la sociedad estadounidense una familia perfecta con esposa abnegada, completamente volcada en la carrera de su marido, y unos hijos a los que poder utilizar para enternecer a los indecisos.

 

Este hábito es más que discutible y se puede volver peligroso -mucho más que subir las fotos de tus hijos a Facebook- cuando al frente de los medios o de la oposición hay idiotas como la republicana Elizabeth Lauten, dispuesta a criticar públicamente por su forma de vestir a las hijas de Barack Obama por su atuendo.

 

"Queridas Malia y Sasha, sé que ambas estáis en esos terribles años de adolescentes, pero formáis parte de la familia del presidente, así que intentad mostrar un poco de clase", "como si merecierais respeto" y no como si estuvierais "en un bar". Lauten dixit. Por más que ella se haya visto obligada a dejar su cargo, sus lindezas han dado pie a todo tipo de comentarios y opiniones absurdas sobre si las hijas de Obama, menores de edad, deberían ir así o asá. Pero, aparte de la vestimenta, ¿alguien se han planteado si deberían siquiera asistir a ese tipo de actos públicos?

 

Hala venga, que sólo son menores de edad. ¡Barra libre! El caso de Obama es el de un político que ha convertido a sus hijas en famosas. Caso bien distinto fue el de José Luis Rodríguez Zapatero, que trató de salvaguardar la intimidad de sus dos hijas hasta que ellas mismas quisieron volar a EEUU en un viaje del presidente para conocer al mismo Obama. No estaba previsto que salieran en la foto oficial, pero al final la imagen se filtró. Aunque sólo fue un día, sus túnicas dieron para mucho. Seguro que él todavía se arrepiente del único día en el que dio su brazo a torcer.