Opinion · Marco Incomparable

TVE no encontró a nadie que hablara inglés

 

EDURNITY

He tenido pesadillas esta noche. No tenía ninguna intención de ver Eurovisión ooootra vez porque, lo sé, es estúpido. Me importaba un pito la canción de Edurne y me parecía un poco coñazo para un concurso tan histriónico. Pero al final piqué, me senté delante de la tele, me lo pasé bien y hasta creí que la representante de España estaba entre las diez mejores. Error.

 

Entonces empezaron las votaciones. Lo de los 12 puntos había que revisarlo porque siempre van a parar al país vecino, sobre todo para quienes viven en Europa del Este. Mejor cambiar a escondidas las normas del concurso: que todos manden sus SMS amigos y luego empezamos a contar a partir de los 10 puntos, ¿no?

 

Y para ser coherente con mis propios argumentos: ¿Qué me decís de Portugal? ¿Tres puntos de mierda? ¿Los puntos de San Marino cuentan lo mismo que los de Italia? ¿Australia e Israel en Eurovisión? ¿Estamos de coña? Que esto nos cuesta dinero, oigan.

 

Por no hablar de lo que fue realmente Eurovisión: una competición de tintes rubios con raíz negra y escotes que ganó el estilismo delirante de la presentadora de la televisión polaca con corona de flores y corpiño yorolei. Todo un hallazgo.

 

Mi único consuelo al comprobar desde las primeras votaciones que Edurne las iba a pasar canutas fue que el intérprete sueco finalmente se alzó con la victoria frente a la cantante rusa disfrazada de Marilyn Monroe que cantó en inglés y se inspiró en la escenografía de American Idol en la que Jennifer López cantó Feel the light. Todo cosecha propia de Moscú, vamos.

 

Qué tontería más grande, lo sé. Pero de todo lo que ocurrió anoche, sólo hay una cosa que me quita el sueño, y con razón: que TVE no fuera capaz de encontrar entre su amplia plantilla de trabajadores a un periodista que hablara dignamente inglés ante millones de espectadores.

 

Querida representante de TVE, Lara Siscar: lo del saludo de Star Trek no lo entendí, seguro que lo explicarás en alguna entrevista, como aquella en la que nos anunciaste que el inglés no iba a ser un problema en la conexión con Madrid. Era un vacile, ¿no? Porque encima hablaste con un aire de sobrada que me hizo dudar cuando pronunciaste “go tu”*. ¿Go tu? ¿Tú sabes, Lara Siscar, la de periodistas que no tienen trabajo?

 

*Nota final: He corregido esta última parte del artículo. En la primera versión de mi post dije que Lara Siscar dijo durante la retransmisión de Eurovisión ‘oit points’ cuando en realidad fue Carolina Casado quien pronunció esas palabras en 2014.