Opinion · Marco Incomparable

Caitlyn sin K

caitlyn

 

Después de pasar 65 años viviendo como un hombre, Caitlyn Jenner, antes conocida como Bruce, ha afrontado un mediático y sumamente liberador cambio de género. Tanto, que en el reportaje que la revista Vanity Fair le dedica en su próximo número reconoce que “si estuviera en mi lecho de muerte y hubiera mantenido esto como un secreto y nunca hubiera hecho algo al respecto, estaría acostada allí diciéndome, arruinaste toda tu vida”.

 

Para quien no conozca a esta mujer, ­basta con decirle que, además de ser una de las medallistas olímpicas más populares en EEUU por su triunfo en Montreal en 1976, ha sido el padrastro de las archifamosas Kardashian. En EEUU se volvió a convertir en una celebrity (perdón, por culpa de Joaquín Reyes me encanta decir celebrity y lo seguiré haciendo) gracias a Keeping Up With The Kardashians, un reality sobre las venturas y desventuras de todo el klan familiar de Kim Kardashian, que actualmente se sigue emitiendo.

 

Muchas veces pensamos que los realities son algo controvertido que pocas veces tienen mucho que aportar. Podríamos pensar algo así del show de las Kardashian (todas con un nombre que empieza por k). Sin embargo, la renovada fama que este programa ha concedido a Caitlyn cuando aún era Bruce puede ayudar a que el cambio de género de esta mujer acelere en EEUU la aceptación de las personas transgénero.

 

Así lo cree la presidenta de la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación en EEUU, Sarah Kate Ellis, quien aplaudió la portada y agradeció a Caitlyn que haya recordado a todo el mundo “lo importante que es vivir como tu yo más auténtico”.

 

Kim Kardashian y su pandero anunciaron hace meses que romperían internet con un desnudo para la revista Paper. Pero quien lo ha hecho de verdad ha sido una mujer que con 65 años se ha liberado de la forma más elegante que puede hacerlo alguien en el entorno de Hollywood: con portadón en Vanity Fair, fotografías de Annie Leivobitz y artículo de Buzz Bissinger.

 

Las cosas están cambiando

En apenas dos días en Twitter ha batido todos los récord y suma ya más de dos millones de seguidores. Su «valentía», alabada por gran parte de la sociedad estadounidense -incluida la Casa Blanca- que no suele hablar de este asunto, está contribuyendo a normalizar un cambio de género que hasta hace poco en EEUU preferían ignorar o ver como algo un poco freak.

 

Pero la realidad es que en 2014 las cosas empezaron a cambiar en el mundo del show business. Por primera vez una actriz transgénero fue nominada a un premio Emmy: Laverne Cox, una de las protagonistas de Orange Is The New Black. Además, Amazon Studios encargó una serie que narra la vida de una familia de clase media en la que el padre cambia de género.

 

Pero nada más impactante que esta portada. Así que, gracias Caitlyn, no sólo por ayudar con este gesto a las mujeres y hombres transgénero, sino también por romper la agenda mediática de tus hijas e hijastras –Kim anunció embarazo el lunes, Kendall y Kylie presentaron colección para Top Shop- y ¡por salirte del klan con un nombre que empieza por la letra C!