Marco Incomparable

Decoradoras de podios

Captura de pantalla 2015-06-19 a la(s) 01.11.53

 

Mujeres en bikini para decorar el podio. Qué gran idea. Tan buena que Lotto Cycling Cup, organizadora de la Flanders Diamond Tour, se tuvo que disculpar esta semana por haber utilizado a estas chicas para pasearse por la zona VIP y limitarse a figurar y sonreír en la entrega de premios durante el evento deportivo celebrado en Bélgica.

 

Fue un momento absurdo y ridículo para la mayoría del público, e incluso para el propio organizador, que echó la culpa de la brillante idea al responsable local del evento, quien cual Torrente belga se vio sorprendido por la polémica.

 

La noticia saltó a Twitter gracias a la ciclista Marijn de Vries. Inmediatamente llegaron los memes sobre qué ocurriría si una carrera masculina se viera coronada por hombres decoradores del podio en turbopacket. Ridículo, ¿verdad? ¡Pues utilizar a tías en bikini también lo es!

 

Captura de pantalla 2015-06-19 a la(s) 01.11.38

 

La relación entre algunos hombres que manejan los hilos del deporte con la igualdad roza lo enfermizo. Desde obligar a las jugadoras de balonmano playa a jugar en bragas -ellos en pantaloncito, nada de calzoncillos- hasta hacerles test de sexo a las futbolistas.

 

Como dijo la jugadora de la Roja Verónica Boquete esta semana en elmundo.es: que la FIFA se meta el test de sexo "por los genitales". ¿Ese reputado organismo va a verificar el sexo de las mujeres? ¿Ein?

 

Las polémicas por la desigualdad han llegado a afectar a figuras como Pep Guardiola (que perdió los papeles con sus gestos de desprecio hace un año hacia la cuarta árbitro del Borussia Monchengladbach-Bayern) o a grandes eventos como el Open de Australia, en el que el periodista encargado de realizar las entrevistas a pie de pista animó a la tenista canadiense Eugenie Bouchard que se diera la vuelta y enseñara su vestido a la audiencia. ¿Se lo hubiera pedido a Roger Federer?

 

El caso de Bélgica recuerda al lío que se montó en la Mutua Madrid Open al contratar modelos -hombres y mujeres- como recogepelotas. Torrentes hay, por desgracia, en todas partes.