Marco Incomparable

Johnny Depp y los niños enfermos

 

Los famosos, además de algunos disgustillos, a veces nos traen buenas noticias. Es el caso de uno de los actores mejor pagados de Hollywood, Johnny Depp, que esta semana sorprendió a los niños enfermos del Hospital Lady Cilento Children de Brisbane (Australia) con la visita de Jack Sparrow, el protagonista de Piratas del Caribe.

 

Aprovechando que estaba terminando en el país el rodaje de Los hombres muertos no cuentan cuentos, la última película de la saga, Depp-Sparrow se fue con sus dientes de oro, su eye-liner y sus características rastas a alegrar el día a los pequeños ingresados y pasó allí todo el tiempo que quiso haciéndose selfies con ellos y con sus familias. Un tiempo que le permitió entrar también en las habitaciones de los niños que no podían moverse.

 

Se da la circunstancia de que recientemente Depp tuvo un pequeño enfrentamiento con el Gobierno australiano por introducir a sus dos perros en el país sin respetar las leyes. Los animales debían haber pasado por los controles fronterizos que incluyen un permiso especial y diez días de cuarentena.

 

El ministro de Agricultura aprovechó la ocasión para hacer unas declaraciones que incluían una invitación para que los perros abandonaran el país bajo la amenaza de que, si no lo hacían, serían sacrificados. Depp cogió su avión de vuelta con Boo y Pistol. Posteriormente su mujer, Amber Heard, llegó a decir que no volverían al país de los canguros. Sin embargo, el rodaje ha servido para incumplir esa intención y para que, de paso, el actor mejore su imagen en el país con la visita al hospital infantil.