Opinion · Marco Incomparable

El silencio que pesa sobre el libro de la ex de Bono

El club de las perfectas divorciadas, libro que ha escrito la ex de José Bono, Ana Rodríguez, parece estar encontrándose con algunas piedras en el camino.

 

Primero fue la fecha de la presentación. Hubo que posponerla porque, acostumbrada a ser siempre correcta y educada, dejó al que fuera presidente del Congreso, ministro de Defensa y jefe del Ejecutivo de Castilla-La Mancha leer y meter la tijera en el texto. Un poco obsesionado consigo mismo sí que está.

 

Después, por fin, llegó la presentación, a la que no asistieron los hijos de la autora, influenciados por su exmarido. A las memorias de él, que también publica la editorial Planeta, sí fueron.

 

Los problemas que se ha encontrado Ana Rodríguez no han acabado ahí. La promoción de El club de las perfectas divorciadas, pese a ser un libro que está teniendo una buena venta, no está teniendo demasiada repercusión. ¿Casualidad?

 

Esta mujer nacida en Guatemala y afincada casi toda su vida en España ha visto cómo se cancelaban de repente actos de promoción del libro, que fue lo que le ocurrió en el programa Las mañanas de La 1.  TVE contactó con Ana Rodríguez para hacerle una entrevista. Todo estaba cerrado. Esa misma mañana, cuando estaba a punto de montarse en el coche que la llevaría a los estudios de televisión, su asistente recibió una llamada que le indicaba que la entrevista no se celebraría.

 

La excusa fue un cambio en la escaleta del programa debido a una noticia de última hora. El scoop era que había «dos heridos» por asta de toro. Esa era la versión oficial, la extraoficial habla de la larga mano del exministro y su interés por minimizar, desde antes de salir, la repercusión del libro de su ex.

 

Una publicación en la que ella, fiel a sí misma, tampoco hace demasiada sangre de su divorcio. Eso sí, da consejos que dan que pensar. «Es mejor evitar que tu expareja trate de manejar y controlar tu vida a través de tus hijos, ellos no tienen que ser su fuente de información. Las personas no suelen cambiar con el paso del tiempo; quizá es que nunca fueran lo que nosotras imaginamos que eran. Tampoco esperes conseguir en el divorcio cambios que no conseguiste que sucedieran mientras duró la relación. Y, por último, recuerda que un ex es para toda la vida». Y más si es influyente.