Opinion · Palabra de artivista

Humor ateo ayer «Llueves Santo»

Ayer jueves diluvió en Madrid, impidiendo que las procesiones católicas saliesen a la calle. Pero también diluvió en otro sitio, diluvió… humor ateo en twitter. Fue una forma muy creativa de  escupir la frustración, indignación e impotencia de ver los privilegios que la Iglesia Católica sigue gozando en este estado supuestamente aconfesional que prohibió la procesión laica.

Los más destacaron la lluvia torrencial que cayó sobre Madrid y que en algunos momentos dió miedo. Parecía un mensaje o una venganza divina por la prohibición de la procesión laica Yo aporté mi granito con esta preciosa metáfora ñoña-católica de cómo explicarían ellos lo que les viene bien:

Tanto llovió, que xinaski rebautizó la fiesta como «Llueves Santo».

Como la delegada del Gobierno en Madrid había prohibido antes la procesión laica, un modo bastante respetuoso de protestar por la falta de aconfesionalidad en la que seguimos viviendo, un twittero realmente ingenioso lo resumió con esta certera quiniela:

Por supuesto la casualidad de que llueva torrencialmente impidiendo que salgan los católicos a hacer labores de propaganda electoral no se le pasó a ningún ateo como una paradoja de lo más divertida. Muchos insinuaron lo que Mike:

Otros fuerom mucho más prácticos preservando el caracter festivo de la jornada:

En esta sección hubo quien aplicó conceptos mucho más sofisticados como el «darwinismo social» para subrayar la ironía de unos privilegios que la Iglesia que ni puede aprovechar. Maravilloso:

Aunque algunas acudieron al refranero popular para explicar la situación con innegable pragmatismo machismo:

Otra twittera destacó, sin embargo, que no todo es gozoso para nosotros los ateos:

Aunque hubo quien, imbuido en el espíritu de la Semana Santa, reflexionó profundamente sobre la pasión de Cristo y sus causas:

Y esto sólo es una muestra de la inteligencia y humor que los ateos derrocharon ayer jueves para contrarestar el inexplicable apoyo del gobierno a la caverna nacional-católica.

Pero hoy ya es Viernes Santo, o «Viernes Zampo» a juzgar por la variedad de platos, potajes y guisos que se cocinan hoy, así que, siguiendo con la descoordinación entre la Iglesia y su jefe celestial, seguro que Dios está ahora mismo zampándose una barbacoa en el cielo… bailando el A quién le importa con su novio Mahoma.