Palabra de artivista

Orgullo Indignado

El sábado tuvo lugar el Orgullo Indignado o, como se llamaba en anteriores citas, Orgullo Alternativo Transmarikabolleroqueer. Yo, por supuesto, estuve. Esta marcha, que esta vez partió desde Lavapiés en lugar del tradicional recorrido por Vallecas de otras ocasiones, quería unirse al 15M y por eso sustituyó su tradicional alternativo por un actual Indignado y acabó en Sol.

La finalidad del Orgullo Indignado es plantear una alternativa a la comercialización del Orgullo Gay oficial. Volver a la esencia reivindicativa, combativa y alternativa del Orgullo. Por eso, estuve allí.

En palabras de mis queridas Valientas de RQTR:

Este Orgullo crítico, que viene organizándose desde hace años, es una alternativa al Orgullo Oficial, que se organiza de la mano de partidos políticos y el mundo comercial.

En él se reividicarán particularmente 4 puntos de los que incluimos ya en nuestro manifiesto:

Combatimos toda forma de sexismo, homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia en todos los ámbitos: institucionales, laborales, en la educación, en cárceles y comisarías, a nivel nacional e internacional, porque la violencia transmaricabollobifóbica en el actual contexto socioeconómico, lejos de haber desaparecido,  está cada día más presente, oculta o visible, en todos los estratos de la sociedad española y domina en la mayoría de países del mundo.

Defendemos la eliminación de la transexualidad de los manuales de enfermedades (DSM-V y CIE-11) en su próxima actualización. Demandamos la eliminación del requisito de diagnostico de "disforia de género" para el cambio registral de nombre y sexo, así como el acceso de las personas inmigrantes y de lxs menores al protocolo de cambio de nombre y sexo. Reclamamos el acceso universal a la salud para las personas trans desde una perspectiva de libertad, información y autonomía. Abogamos por el derecho de todas las personas que lo desean a no identificarse ni como hombre ni como mujer. Consideramos que no debe ser obligatoria la mención de sexo en los documentos oficiales. Reclamamos la eliminación de los protocolos médicos de normalización binaria para personas trans e intersexuales (como el test de la vida real, cirugías de normalización genital, etc.).

Exigimos que se respete el derecho de las personas a migrar y acogerse al estatus de asilada por motivos de orientación sexual y de género, eliminando todas las trabas existentes para ello. Abogamos por la abolición de los CIEs, y denunciamos los abusos que se producen con las personas transmaricabibollos internadas en los mismos.

Denunciamos la instrumentalización por parte de los partidos políticos y el mundo empresarial de ciertas asociaciones y federaciones LGTB, lo que domestica la lucha política y resulta en una falta de representatividad de la diversidad sexual.  Denunciamos la mercantilización de las sexualidades no normativas, que son reconocidas únicamente a través del consumo (capitalismo rosa) y nos posicionamos como transmaricabollosbiqueer anticapitalistas.

Os invitamos a todas y todos a participar en esta movilización que responde al espíritu de las luchas y reivindicaciones que se vienen haciendo en el movimiento 15M desde que empezamos a tomar las calles.

La marcha transcurrió sin incidentes por las calles de Lavapiés y, finalmente, desembocamos en Sol. He aquí algunas fotos.

Partimos desde la Plaza de Lavapiés y allí mi admirado Guille Tifoideo sostuvo una pancarta que denuncia la retirada de todas las subvenciones a la lucha contra el VIH/sida que ha llevado a cabo Esperanza Aguirre para dárselas a los grupos cristofascistas provida o contra el aborto.

Por las multiculturales calles de Lavapiés, la marcha transcurrió sin incidentes y con un tono festivo. Aunque el recorrido era un poco tortuoso, eso nos permitió saludar a los vecinos del barrio y conocer a algunos de los manifestantes. Como la encantadora pareja de dueños de la sauna gay que hay en Lavapiés y de un café delicioso.

Juanmi, abogado y generoso activista, lució una bandera gay con el "Pace" que en Italia se apropiaron para el pacifismo y un amigo gay le regaló para que la pusiese en su lugar: las marchas gays. Una anécdota divertida para un manifestante encantador y guapísimo.

Javi y Giulio, una pareja envidiable, me acompañaron toda la marcha.

Nuestra llegada a Sol levantó gran expectativa. Muchos curiosos se alegraron de volver a ver movimiento "indignado".

No quise irme sin hacerme una foto con los maravillosos voluntarios de MadVIHda. Repartían condones, una tradición que se ha ido olvidando: la prevención es lo esencial, no la medicación que está enriqueciendo a muchas farmacéuticas que intentan minimizar la presencia del condón. Gracias por vuestra generosidad MadVIHda.