Palabra de artivista

Despeñaperros pasa a llamarse Despeñapeperos

La izquierda revivió anoche en Andalucía. Cual jazmín, azahar o dama que adorna alguna tapia de Andalucía una noche de verano, tras un duro invierno floreció, abrió sus fragantes flores, liberó ese perfume milenario de lo libre y embriagó con su perfume las calles de la política de toda España.

Ayer Andalucía marcó el camino y lo dijo claro: la izquierda está más a la izquierda del PSOE, la puerta es Izquierda Unida. Y si el PSOE no va a querer recordar que es de izquierdas, le pondremos a un garante que le recuerde cuál es el camino por el que queremos que transite.

Tras tanto chiste, tópico e insulto de los clasistas, machistas y catoliquísimos señoritos de toda España, queriendo despreciar al pueblo andaluz, este nos dio la sorpresa, el ejemplo y la dignidad de un pueblo que ha sabido poner "aliquindoi" (malagueñísima expresión derivada del inglés a look and doing it que viene a decir: "atento" o "al loro") tanto al PP como al PSOE, devolviendo a IU el importantísimo papel que debe jugar en la salida de esta trampa social, propagandística y financiera que el neoliberalismo cristofascista nos ha puesto.

La unión de PSOE e Izquierda Unida, con un muy decente Griñan al frente, puede desmontar toda la mentira de la derecha (amplificada por su poderoso monopolio mediático). Mientras en el resto de España los neoliberales intentan convencer a un masacrado pueblo de que seguir robando los derechos y las arcas públicas en favor de los bancos es lo que va a solucionar la crisis, en Andalucía pueden dejar constancia de que todas esas mentiras de que la culpable de una crisis internacional fue el estado de bienestar, que no se puede vivir dignamente y dueño de su economía, son eso: mentiras. Incluso puede que Griñan surja como candidato a un nuevo PSOE nacional que gobierne España desde la izquierda, o al menos la social-democracia.

Y, sobre todo, IU va a demostrar que es la llave de nuestra salvación, que es la fuerza clave de una izquierda plural y no bipartidista. El ejemplo de la importancia de ese partido rico en devenires y retóricas, aglutinando a su vez a muchas formaciones, cundirá en las próximas generales y cesarán los peligrosos experimentos, bastante bañados en soberbia, de mil pequeños partidos dispersando el voto de izquierdas.

Como me contestó Fran Villagran tras tuitear yo la magnífica afirmación de Cayo Lara "la ola azul se ha estrellado en Despeñaperros y en Picos de Europa": Despeñaperros pasará a llamarse ahora despeñapeperos.

Y en medio de todo este entusiasmo fue emocionante ver y escuchar al coordinador de IU en Andalucía, Diego Valderas, grande, muy grande, llamar a la huelga general el próximo 29 de marzo. Coherente declaración en su momento de máxima audiencia (justo en su primer discurso tras duplicar sus escaños) que llevó a un ultraconsevador comentarista de La noche en 24 a atacarle por hacer su trabajo, horrorizado de que la izquierda haga declaraciones de izquierdas, parece ser, protestando porque "se ha metido a sindicalista". patético lo mal acostumbrados que están los conservadores. Valderas, ha vuelto a dar un ejemplo de lucidez y honestidad esta mañana al responder a la pregunta sobre si pactarán con PSOE o con PP un rotundo "Aquí nadie tiene  cheque en blanco, ni nosotros vamos a luchar por sillones". En esa fantástica entrevista en RNE llama la atención ese maravilloso: "En mi pueblo me enseñaron hace tiempo que ni arre que trote ni so que pare" con el que deja claro que van a mantener el paso justo para avanzar hacia la izquierda real. También aclaró, en un ejemplo de pluralidad, que "lo primero que hay que hablar es con la gente que han construido con nosotros esta victoria electoral de Izquierda Unida, esta recuperación de la fortaleza de la  izquierda en el conjunto de Anadalucía en tiempos difíciles. Sobre todo yo quiero hablar con las más de 20 organizaciones que han construido el programa político con IU". Muy grande IU Andalucía, muy grande IU federal.

Al final todo ha sido para mejor, e incluso ese disparate que fue el pacto de IU con el PP en Extremadura va a ser muy útil para que el PSOE sepa que, como djo un comentarísta aqui: "A IU no le va a temblar el pulso si tiene que hacerlo". El PSOE debe saber que no son la única opción y que deben tomarse muy en serio a IU.

Gracias a Andalucía, gracias a la izquierda y, sobre todos, gracias, gracias, gracias a Izquierda Unida. Seguimos siendo la pluralidad que representa a España frente a los intereses de las oligarquías.