Palabra de artivista

Jóvenes por la Renovación del PSOE

Algo se está moviendo en el PSOE. En las bases del PSOE más concretamente. Y si se quiere ser exacto, habría que señalar a las Juventudes del PSOE: más de 300 delegados elegirán, este fin de semana, al nuevo/a secretario/a general de Juventudes Socialistas de España.

Hay dos precandidatos que tendrán que conseguir avales hoy para formalizar su candidatura: por un lado tenemos al "oficialista" Nino Torre, un hombre de cúpulas que ya es diputado autonómico por Asturias y secretario general de las Juventudes Socialistas de Asturias, siento decir que otro síntoma de la rígida estructura piramidal que está asfixiando al PSOE, por el otro ha aparecido una grata y significativa sorpresa llamada a dar voz a las valiosas bases del PSOE, esas que reclaman un regreso a la izquierda y al ánimo democrático del partido de Pablo Iglesias: es Noelia García Palomares, una militante de base, feminista, republicana y convencida progresista que ha osado escuchar las voces de unas bases descontentas, que quieren una renovación, una mayor horizontalidad y poder participar más en un partido que les enamoró por su labor renovadora, haciendo de este un estado más democrático, igualitario y avanzado. Su candidatura se llama Jóvenes por la renovación. Su propuesta se resume en su presentación:

Somos un grupo de jóvenes socialistas que nos sentimos vinculados por una manera de ver y comprender la sociedad a través de una mirada fraguada a lo largo de muchos años de inquietud y compromiso intentando descifrar el mundo que nos toca vivir, y de algo fundamental para nosotr@s, una militancia cargada de tolerancia activa y compromiso.

Siempre hemos entendido que las Juventudes Socialistas y el PSOE eran las organizaciones más acordes con nuestro ideario político para transformar la sociedad, un fabuloso medio pero nunca un fin en sí mismo. Por tanto, asumimos que nada ni nadie se encuentra por encima de la sociedad y de la ciudadanía. El socialismo, por más que centenario sea en nuestro país, dejaría de tener sentido si abandonáramos sus principios motores; principios que se han ido enriqueciendo con el devenir histórico y que nos muestran que no hay debates estériles ni verdades absolutas, que la palabra de un dirigente no vale más que la de un afiliado y que cuando se coarta la libertad de expresión, sea sutil o manifiestamente, estamos desdibujando una de las señas de identidad del mismo desde su fundación: soñar con un mundo mejor y trabajar para lograrlo.

Yo tuve la suerte de conocerla en una charla debate que tuvimos en la sede de JSM del distrito Centro y me enamoró la ilusión, ganas y solidaridad que ella y su equipo destilan. Pero, sobre todo, me maravilló su compromiso feminista. En estos tiempos en que es más cómodo (y común) aprovechar los avances conseguidos por mujeres y hombres feministas que se dejaron la piel y la vida en el camino para optar por un ambiguo discurso populista que reniega de (y confunde) feminismo y machismo (la eterna trampa de hacer creer que lo uno sólo es la otra cara de lo otro), Noelia es convencida y orgullosamente feminista. Un posicionamiento que sólo se refuerza por su cercanía y conocimiento de los discursos y realidades LGTB, bien desde la teoría queer (se define a si misma como heterodisidente, negándose a alinearse frente a lo que lleva en el corazón), bien desde la convivencia con la comunidad.

He incidido especialmente en el aspecto feminista no sólo porque esté en mi sangre, sino porque me sorprendió (casi ofendió) descubrir que en 120 años de Juventudes Socialistas, esas que acogieron a luchadoras tan notables como las Trece Rosas, jamás una mujer ha sido secretaria general. ¿Cómo es eso posible?, me pregunté. En el partido que, con Zapatero, dio el mayor paso hacia la igualdad de géneros (entre otras muchas) de nuestra democracia, en el partido que ha luchado decididamente por sacar a este estado de su machismo patriarcal ancestral, que ha arriesgado más que ninguno (es fácil predicar desde la barrera) reivindicando ante la sociedad la dignidad de la mujer, que ha sido criticado y atacado ferozmente como "feminazi" por sus necesarias medidas para devolver a la mujer algo de dignidad, y no ha dado ni un paso atrás a pesar del acoso mediático y político, ¿cómo se permite que en su más importante cantera siga implantado un sigiloso machismo?

Esto tiene que acabar esta semana con una candidata excepcionalmente representativa de la dirección que el PSOE debería tomar si quiere recuperar su posición como faro del Estado de Derecho: Noelia García.

La ciudadanía pedimos a los socialistas que escuchen a los Jóvenes por el cambio. Piden cosas muy buenas y lógicas en el PSOE. Especialmente una reivindicación es imprescindible para reforzar las JSE y todo el PSOE: Jóvenes por el cambio piden la elección directa del o la secretario/a general de JSE de toda España por parte de toda la militancia de juventudes. Lo que viene a ser la fórmula de "un militante un voto". Hoy en día, por increíble que parezca, se elige por democracia indirecta, por representación de delegados, al igual que en el Congreso del Partido. Una fórmula que favorece la jerarquía y la rigidez que, repito, está asfixiando al PSOE y alejándolo de su electorado. Estxs jóvenes piden una renovación de las juventudes desde abajo a arriba, de lo local a lo federal.

Y, sobre todo, un giro a la izquierda, republicana, feminista que apuesta por una sociedad laica. Algo imprescindible si el PSOE, y recordemos que las JSE son su savia nueva, quiere recuperar su importantísimo papel en la izquierda y en la dignidad de su ciudadanía.

Si yo estuviese afiliado (frente a algún que otro ataque desde JSE acusándome de interferir en su proceso interno, mi independencia es mi más valioso y costoso tesoro), mi voto sería para Noelia Garcia. Esa elección mandaría un mensaje muy necesario a la ciudadanía escéptica, a la sociedad y, sobre todo, a sus bases: el PSOE sigue siendo ejemplarmente democrático, progresista y solidario. Queremos volver a la izquierda a la que pertenecemos y evitar este jerarquismo corporativo que nos ha cegado. Quizás muchxs desencantados e "indignadxs" volverían a creer.

Hace poco pude charlar animadamente con ella, pero creo que ya resume muy las posiciones de Noelia García esta entrevista: "Los jóvenes socialistas somos republicanos y estamos llamados a ser la vanguardia de la izquierda".

ACTUALIZACIÓN: En un desenlace que recuerda tristemente al de la propuesta de Chacón, a la candidatura de Noelia García y los Jóvenes por la renovación  no se le ha dado ni posibilidad de debatir. Como explica esta noticia:

El asturiano Nino Torre ha sido hoy finalmente el único candidato a dirigir Juventudes Socialistas de España. Por la mañana había conseguido el aval del 83,7% de los delegados que asisten este fin de semana en Madrid al 24 Congreso de la organización. Su oponente, Noelia García, al no llegar al 20%, se quedaba sin la posibilidad de defender su proyecto en este cónclave. Ya sin rival, en la votación, Torre ha conseguido 303 de los 337 votos emitidos. Del resto, 27 han sido en blanco y siete, nulos. Entre los mensajes a sus compañeros, uno de ánimo para "combatir el miedo que la derecha está inyectando en la ciudadanía" y "dar esperanza a los jóvenes".

Mucha suerte al PSOE con estas estrategias represoras de cualquiér movimiento crítico. La va  necesitar. Con el "coco" de "la derecha", ya no basta. Hace mucho.