Opinion · Palabra de artivista

Oyarzabal y la ola absurdigay

Otra semana, otro absurdigay que entra a concursar en el reality de Telecirco-pepero Absurdigays bollirepris y viceversa. En este episodio, la prensa anuncia con gran alborozo y presunción del avance de los tiempos la salida del armario de Iñaki Oyarzábal, secretario general del PP vasco. Entre los que más se han señalado en este grupo de palmeros que quiere convertir en heroico acto lo que es una compra-venta ajustadita (os compramos una remesa de gays obedientes que lo de las mujeres ya lo tenemos cubierto) está Alberto Ruíz Gallardón que, una vez más, hace gala de su falta de escrúpulos elogiando la «autenticidad y coherencia» del ‘número dos’ del PP vasco, miembro de la ejecutiva nacional. Escuchar a Gallardón hablar de “autenticidad y coherencia” es como escuchar a un cajero automático recitar El capital de Marx, da más grima que el código deontológico de la Troika leído por Breivik mientras Merkel pasa las páginas. Uno se acuerda de aquél Gallardón pre-quieroserpresi que derrochaba buenrrollismo y guiños progresistas (que no lo eran) mientras ponía caritas de mártir de la tolerancia de su partido. El mismo que en cuanto recibió la orden (y la motivación) tiró al cubo de la basura toda su “tolerancia” y se convirtió, cual gremlin bañado, en el más extremista de los intolerantes cristofascistas. Cada vez queda más claro que está haciendo méritos para suceder a Rajoy al frente de un PP más radical y cristofascista.

Lo que queda claro es que el PP sigue su campaña de apropiación de lo “gay” para poder distorsionarlo hasta convertirlo en una enfermedad con tratamiento que ellos suminsitrarn con compasión, limosneo y caridad cristiana. Ahora han animado/utilizado a un absurdigay que se les ha colado en el partido para que  salga del armario entre sonoros aplausos, alborozo y loas de los dirigentes.

Habrá que ver si a Oyarzabal no le pasa como a Mario Vaquerizo que se cansaba de alabar la “tolerancia”, “respeto” y “talante” de la extrema derecha con la que colabora (a buen precio, claro) hasta que se lo creyó (más bien cayó víctima de su ego)  y le despidieron de modo fulminante de la COPE por hacerse unas fotos que eran más circo que otra cosa (es lo que tiene la pose sin fondo). Por supuesto Mario & Alaska se callaron la boca, agacharon la cabeza y sonrieron ante papá homófobo y juraron ir con más cuidado en adelante en el paripé “todo vale” que están haciendo a modo de campaña pro-PP-Iglesia-fascistas para que sepamos lo “tolerantes y guays que son” (y, sobre todo, la de dinero que saquearon durante el franquismo; porque el dúo bimánico -ellos ponen la mano por la izquierda y por la derecha- todo lo hacen con cheque por delante que sabemos que son los ideales de los activistas vendidos a la derecha).

Pero lo cierto es que eso de hacerle campaña de limpieza a los extremistas homófobos cristofascistas es muy rentable, como se puede ver con la presencia de Mario y Alaska en esa nueva franquicia que el Orgullo no-Gay del PP ha abierto ahora en Alicante. Como ya denunciaba yo en mi entrada anterior y explica meridianamente Isaac Llopis en su entrada Un Orgullo a la medida del PP, el Partido Popular está muy interesado en apropiarse del movimiento gay haciendo pasar por avances y apoyo lo que es un enorme desprecio. En este Orgullo no-Gay que la alcaldesa ha montado, por supuesto ha llevado a los colaboracionistas favoritos de la corporación pepera:

Es una vergüenza que personas que no representan ni forman parte de la comunidad LGTB estén cobrando jugosísimas sumas mientras a los artistas que han sido discriminados desde el principio de su carrera por ser abiertamente homosexuales o negarse a perpetuar estereotipos homófobos, se les niega ni un mediano sustento (me incluyo, por supuesto). Por no mencionar el detalle obviado por muchos de que Vaquerizo es, ante todo, un manager que lleva una cartera de artistas a los que impone en un circuito asfixiado por la precariedad, apoyándose en la figura de su esposa con técnicas de monopolio. Nada que cualquier manager no haga, diréis muchos con razón. Sí, pero los demás no han usado las reivindicaciones de la comunidad LGTB para imponerse, ni han copiando lo que otros artistas genuinos crearon, rebajándolo para hacerlo más digerible, menos amenazante y más insultante. Retirando el incómodo fondo o reivindicaciones que llevaron a los artistas genuinos a  crear eso. Y, sobre todo, para hacer caja coqueteando con el enemigo de los derechos LGTB que dice representar o defender. El caso de Alaska y Mario no es meramente artístico, lo que les ha dado fama y seguimiento ha sido su imaginería, guiños y mensajes robados a la comunidad para beneficiarse sin los estigmas de lxs que son realmente LGTB . nada que no hayan hecho Madonna, Lady GaGa o las Tatu.

Yo ya traté el tema en mi espectáculo “Burgayses” como podéis ver:

Dejaré para otro episodio a las alcaldesas lesbianas del PP que se van a tomar tintorros de verano con su novia y luego ensalzan a los cristofascistas más homófobos o se callan mientras recortan nuestros derechos.