Palabra de artivista

¿Policía Nacional o guardaespaldas del PP?

La indignación popular que ayer produjo el penúltimo coletazo de la corrupción Gürtel, o sea: la revelación de que nada más ni nada menos que el tesorero del Partido Popular tenía 22 millones en varias cuentas en Suiza (y eso, que se sepa), un verdadero escándalo sin precedentes en la democracia española que el Partido Popular no consigue esconder por más medios legales, estatales y mediáticos que derroche en ello, llevó a la ciudadanía a intentar plantarse frente a la sede del partido conservador (de sus patrimonios) para protestar por su bochornosa orgía saqueadora, despilfarradora, mientras deja a los ciudadanos desahuciados, despedidos gratis, sin escuelas, sin sanidad y sin derechos. El doble rasero es una verdadera tomadura de pelo: justifican todo con la palabra "crisis" pero su manantial de lujos, chanchullos y enriquecimiento inconmensurable no cesa. La ciudadanía empieza a estar cansada de ser tratados como idiotas.

Pero el Partido Popular, especialmente en Madrid, parece haber confundido mayoría absoluta con dictadura, #HolaDictadura, y, sin el más mínimo pudor, ha retrocedido 30 años en el tiempo y nos ha plantado en la hipócrita España tardofranquista que intentaba disimular su dictadura con pequeños guiños de modernidad que al final sólo eran folclore para turistas.

Este retroceso, por más que en una interesada estrategia promovida por el Partido popular y su afín UPyD se haya insistido en equiparar en todo PP y PSOE... y IU y todos los políticos y toda la política, ya puestos, abriendo las puertas al beneficioso "rio revuelto" o "todo da igual" que la derecha tan bien conoce y tanto le sirve, nos ha traido la España Equidistaní que no sólo ha desactivado a la izquierda, sino que usa y abusa del "tú más", la constante dispersión o distracción sacando siempre a colación, venga o no venga a cuento, cuatro medio verdades demagogas sobre Stalin, Cuba, Iran, Venezuela y una maraña de ignorancias cocinadas con mucho marketing para ser plantadas como perennes dudas-justificaciones a todo lo que haga la derecha.

Pero por más dinero que hayan gastado, y se han gastado MUCHO, en manipular al pueblo, en confundir, relativizar y distorsionar los discursos democráticos para empeñarse en hacer creer absurdos como que  represor, dictatorial, ladrón, cateto, pacato, abusador, verdugo, ahora se llama "liberal", el pueblo está empezando a darse cuenta.

Y es aquí donde echan manos, una vez más, de la violencia que les caracteriza y convierten los cuerpos de seguridad del estado en simples guardaespaldas de los oligarcas. Y eso es lo que se vio claramente anoche en Madrid.

Por supuesto, los medios endulzarán mucho, incluso silenciarán este atropello, pero tenemos la suerte de contar con artivistas tan rigurosos, generosos y activos como Jaime Alekos para da fe de ello. Con una limpieza admirable, con un montaje quirúrgico, con una imagen exquisita (vamos, que tengo serias sospechas de que haya sido uno  de los despedidos de Telemadrid), nos muestra el maltrato, chulería y prepotencia que la policía se gastó anoche para impedir al pueblo que usase sus espacios públicos y su soberanía ante los que ha elegido y puesto ahí. Creo que ninguna palabra pueden resumir mejor la tragedia que la democracia vivió anoche frente a la sede del PPrepotente que este impresionante documento.

http://youtu.be/VMrmw9uI6iM

Está claro, el PP ha decidido que la policía es ahora su guardaespaldas, una privatización conceptual ha obrado el milagro: ya no están para servir al estado sino a un partido en concreto, a un jefe.  Y como guardaespaldas, sus reglas son otras. Que se lo pregunten a las mafias búlgaras o rusas que tanto han sido puesto como ejemplo de violencia privada contratada en la noche de Madrid, Barcelona o España en general. ¿Cual es la diferencia entre esas redes y nuestra policía?, llega a preguntarse uno cuando ve la deriva que está tomando últimamente el cuerpo creado para proteger a la ciudadanía. A veces se duda.

Y el aire se llena de preguntas: ¿gentuza como Bárcenas, Rodrigo Rato, Díaz Ferran... no reciben ni un rasguño de la policía y algunos manifestantes que gritan su impotencia son los que tienen barra libre de maltratos? ¿No se olvida la policía, incluso el PP, de quién les contrata? Ellos no mandan sobre el pueblo, es el pueblo el que debe mandar sobre ellos y a quien tienen que rendir cuentas y explicaciones. Y esto es mucho más aplicable a la Policía, son los ciudadanos que respetan la constitución ---y la constitución recoge ampliamente el derecho a manifestarse--- los que les han contratado, no algún partido puesto ahí por el pueblo.

Pero, como denunciaba en topico dominante en tuiter ayer, esta es la #CorruPPlandia a la que hemos llegado: la Policía es ahora un mero guardaespaldas del PP que no permite a la "chusma" acercarse a la estrella de la corrupción. #HolaDictadura