Opinion · Palabra de artivista

Las vallas de Mordor asesoran a Gallardón

Hace unos días el PSOE pidió a Gallardón que revelase quién le está asesorando en su brutal reforma de la Ley del Aborto. Fue la histórica activista feminista y diputada socialista Ángeles Álvarez, portavoz de la Comisión de Igualdad, la que presentó en el Congreso una petición por escrito al Gobierno para conocer la lista de expertos que están trabajando con Gallardón en la reforma de la Ley del Aborto.

“¿Quién asesora a Gallardón? ¿Quién le ha recomendado devolver al Código Penal el derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad? se pregunta Álvarez que ironiza con la presión de la Iglesia. “Ya sabemos que uno de los asesores es Rouco Varela pero esto no es un tema de pecados sino de derechos”. La diputada duda de que el ministro tenga realmente un grupo de especialistas trabajando sobre la reforma y exige “transparencia para que la sociedad sepa quién está detrás de la contrarreforma más retrógrada de la UE”.

La diputada le pide al ministro Gallardón que tome ejemplo de lo que hizo el anterior gobierno socialista. Recuerda que para aprobar la actual ley de plazos convocó publicamente a un comité de expertos. Además se constituyó en el Congreso una subcomisión que trabajó durante cinco meses en la que comparecieron 29 especialistas a favor y en contra de la reforma.

El ministro no ha revelado aún el nombre de ese gabinete de expertos que afirmó estar asesorándole. Ahora sabemos por qué: le asesoran las vallas de los fanáticos. Le asesora el ala más extrema de la derecha que ha visto en el ex alcalde a su nuevo lider fanatico: Gallardón, el pastor de la extrema derecha misógina.

Las vallas son creación de la asociación Derecho a Vivir (DAV, siglas que muchos pensamos en un primer momento que correspondían, por las propuestas que defienden, a ‘Derecho a Violar’), un lucrativo negocio que lidera esa gran adalid de la libertad (del macho) que es Gádor (se pronuncia Mordor) Joya (en su tierra el apellido del hombre siempre precede al nombre de la sumisa esclava, así que se dice correctamente: Joya de Mordor). Así que ya sabemos que las vallas de Mordor asesoran a Gallardón.

Pero no está nada clara la implicación del Ministro de Justicia en toda esta campaña de la “Tierra Negra”, que eso quiere decir en élfico ‘Mordor’,  la tierra del mal por excelencia en la obra de Tolkien. De hecho, ayer mismo Elena Valenciano preguntó a Gallardón si los antiabortistas “tienen permiso para usar su imagen” en las vallas.

GALLARDONaborto

¿Acaso el ministro de Justicia está alentando la utilización de su imagen por parte de un grupo radical extremista? ¿No es ese un escrache mil veces peor que cualquier pegatina en su casa? ¿Qué pueden pensar sus hijos si ven de vuelta del colegio alguna de las 150 vallas que la organización cristofascista ha puesto por 17 ciudades españolas? ¿Quién paga la orgía escracheadora? ¿Eso no lo consideran los del PP “acoso”, “violencia”, “nazismo”, “terrorismo”? ¿Esos adjetivos sólo son aplicables cuando el pueblo protesta? ¿Las élites financiadas por una Iglesia cada vez más intervencionista pueden utilizar la imagen de un ministro a su antojo acusándole de traicionar? ¿No es eso muy similar a lo que hacen los tan criminalizados escraches, pero sin el dineral que parecen tener los extremistas cristofascistas?

La Joya de Mordor, dijo con gran orgullo que es una campaña para defender la vida. Seguro que también defiende la libertad. La milicia Derecho a Violar, uy, digo a Vivir, lo ha llamado este escrache/campaña ‘#Borraelaborto’. ¿La siguiente será #BorralaHomosexualidad?, nos preguntamos muchos. Y es que son todo preguntas con este ejecutivo.

Los ciudadanos y ciudadanas de a pié estamos deseando que alguien conteste alguna de esas preguntas. Con una nos vale.

Y, por favor, que esta vez no sea en una valla o una pantalla de plasma, que a veces nos gusta que den la cara y escuchen al pueblo. Por mucho que hayan decidido que los únicos que preguntan son unos rojos, etarras, violentos, antisitemas, radicales… Se equivocan, cada vez más son sus votantes los que preguntan. A los que pueden perder si se empeñan en complacer sólo a los extremistas, el ala dura, los que no son mayoría de votantes del PP. La mayoría, según ellos dicen, son de centro. Y se preguntan si el Ministro de Justicia sólo está para los extremistas de derechas que le usan en vallas pagadas por vete a saber quién.

Porque hasta los del PP de centro le temen a Mordor.